Adenovirus

Compartir:

Sobre las infecciones por adenovirus

Los adenovirus son un grupo de virus que pueden infectar las membranas (tejido de revestimiento) de las vías respiratorias, los ojos, los intestinos y las vías urinarias. Permiten explicar en torno al 10% de las infecciones respiratorias agudas que afectan a la población infantil y son una causa habitual de diarrea.

Las infecciones por adenovirus afectan a los bebés y a los niños pequeños mucho más que a los adultos. Las guarderías y escuelas a veces tienen múltiples casos simultáneos de infecciones respiratorias y diarreas provocadas por adenovirus.

Las infecciones por adenovirus pueden ocurrir en cualquier momento del año, pero:

  • los problemas en las vías respiratorias provocadas por adenovirus son más frecuentes a finales del invierno, en primavera y a principios del verano
  • la conjuntivitis y la fiebre faringoconjuntival provocadas por adenovirus tienden a afectar a niños mayores, mayoritariamente en verano

Las infecciones por adenovirus pueden afectar a niños de cualquier edad, pero la mayoría tienen lugar en los primeros años de vida y la mayoría de los niños ha contraído por lo menos una antes de cumplir 10 años. Hay muchos tipos distintos de adenovirus, de modo que algunos niños pueden tener varias infecciones repetidas provocadas por este tipo de virus.

Signos y síntomas

Los signos y los síntomas de la infección por adenovirus varían en función de cuál sea la parte del cuerpo afectada:

Enfermedad febril respiratoria. La consecuencia más habitual de una infección por adenovirus en la población infantil es una infección de las vías respiratorias que cursa con fiebre. Se trata de una enfermedad que suele parecer de tipo gripal y que puede incluir síntomas de faringitis (inflamación de la faringe o dolor de garganta), rinitis (inflamación de las mucosas nasales, congestión o moqueo nasal), tos y ganglios linfáticos inflamados. A veces esta infección respiratoria conlleva la aparición de una otitis media, o infección del oído medio.

Los adenovirus también afectan a menudo a las vías respiratorias bajas, pudiendo originar las siguientes enfermedades: bronquiolitis, crup y neumonía viral; esta última es menos frecuente y puede provocar problemas de gravedad en los lactantes. Los adenovirus también pueden producir una tos fuerte y seca, que puede recordar a la propia de la tos ferina.

Gastroenteritis. La gastroenteritis es una inflamación del estómago y del intestino delgado y grueso. Sus síntomas incluyen diarrea acuosa, vómitos, dolor de cabeza, fiebre y retortijones abdominales.

Infecciones genitourinarias. Las infecciones urinarias pueden cursar con micción frecuente, escozor y quemazón, dolor y sangre en la orina. Se sabe que los adenovirus también pueden ocasionar una afección denominada cistitis hemorrágica, caracterizada por la presencia de sangre en la orina. La cistitis hemorrágica suele remitir sin tratamiento.

Infecciones oculares:

  • La conjuntivitis es una leve inflamación de la conjuntiva (las membranas que recubren el ojo y la superficie interna de los párpados). Entre sus síntomas, figuran los siguientes: ojos rojos, legañas y otras secreciones oculares, lagrimeo y sensación de tener algo dentro del ojo.
  • La fiebre faringoconjunctival, que a menudo se presenta en forma de pequeños brotes en niños en edad escolar, tiene lugar cuando los adenovirus afectan tanto al revestimiento de los ojos como al de las vías respiratorias. Sus síntomas incluyen fuerte enrojecimiento ocular y fuerte dolor de garganta, a veces acompañados de fiebre baja, rinitis y ganglios linfáticos inflamados.
  • La queratoconjuntivitis es una infección de mayor gravedad que afecta tanto a la conjuntiva como a la córnea (la parte anterior y transparente del ojo) de ambos ojos. Este tipo de infección por adenovirus es muy contagiosa y afecta mayoritariamente a niños mayores y adultos jóvenes, cursando con enrojecimiento ocular, fotofobia (molestias oculares al exponerse a la luz), visión borrosa, lagrimeo y dolor.

Contagio

Los adenovirus son muy contagiosos, de modo que su infecciones tienden a repetirse en lugares donde se establece contacto entre los asistentes, como las guarderías, los centros de preescolar, las escuelas, los hospitales y los campamentos de verano.

Los tipos de adenovirus que provocan infecciones respiratorias e intestinales se contagian entre humanos a través de secreciones respiratorias (toses y estornudos) y también a través de la contaminación fecal. Las haces se propagan a través de agua contaminada, al ingerir alimentos contaminaos por moscas o por no lavarse las manos lo suficiente (como después de utilizar el váter, antes de preparar la comida o después de manipular pañales sucios).

Un niño también puede contraer una infección por adenovirus al dar la mano o al compartir juguetes con una persona infectada. Los adenovirus pueden sobrevivir encima de superficies durante largos periodos de tiempo, de modo que puede haber transmisiones indirectas al exponerse a superficies contaminadas, como las de los muebles o de otros objetos.

Los tipos de adenovirus que provocan conjuntivitis se pueden trasmitir a través del agua (en lagos o piscinas), al compartir objetos contaminados (como toallas o juguetes), o a través de tacto.

Una vez un niño se expone al adenovirus, los síntomas se suelen desarrollar desde dos días a dos semanas después.

Tratamiento

Las enfermedades por adenovirus se suelen parecer bastante a ciertas infecciones bacterianas, que se pueden tratar con antibióticos. Pero los antibióticos no van bien para tratar infecciones víricas. Para diagnosticar el origen verdadero de los síntomas a fin de recetar un tratamiento adecuado, es posible que el medicao de familia quiera analizar muestras de secreciones respiratorias o conjuntivales, de heces, de sangre o de la orina del paciente.

El medico de familia de su hijo decidirá un curso de acción a seguir en función de la afección que este padezca. Las infecciones por adenovirus no suelen requerir internamiento hospitalario. De todos modos, es posible que bebés y niños pequeños no puedan beber tanta cantidad de líquido como deberían para compensar las pérdidas ocasionadas por los vómitos y/o las diarreas y, por lo tanto, sea necesario hospitalizarlos para tratar su deshidratación o para impedir que se deshidraten. Asimismo, los lactantes de pocos días o meses (sobre todo los prematuros) con pulmonía suelen requerir internación hospitalaria.

En la mayoría de los casos, el organismo del niño, con la ayuda de su sistema inmunitario, acabará deshaciéndose del virus. Los antibióticos no permiten tratar ninguna infección vírica, de modo que lo mejor que puede hacer es intentar que su hijo esté lo más cómodo posible.

Si su hijo padece una infección respiratoria o tiene fiebre, es fundamental que repose y que ingiera abundante líquido. Un humidificador de vapor frío (vaporizador) puede ayudar a aliviar la congestión nasal del niño y a hacer que se sienta más cómodo. Asegúrese de limpiar y secar a conciencia el humidificador cada día para impedir la contaminación bacteriana y la formación de moho. Si su hijo todavía no ha cumplido 6 meses, tal vez deba limpiarle la nariz administrándole gotas de solución salina y utilizando un aspirador nasal.

No dé a su hijo medicamentos contra el catarro (anticatarrales) o contra la tos (antitusivos) de venta sin receta médica sin preguntárselo antes a su medico de familia. Puede utilizar el paracetamol para tratar la fiebre (el medico de familia le indicará cuál es la dosis adecuada); de todos modos, no administre a su hijo medicamentos que contengan salicilatos (como el ácido acetilsalicílico de la Aspirina) debido al riesgo de que desarrolle un síndrome de Reye, una enfermedad que puede poner en peligro la vida de un niño.

Si su hijo tiene diarrea o vomita, incremente su ingesta de líquidos y hable con su medico de familia sobre si es o no conveniente que le administre una solución de rehidratación oral para evitar que se deshidrate.

Para aliviar los síntomas de la conjuntivitis, utilice compresas tibias y, si el medico de familia lo recomienda, gotas oculares o una pomada ocular de uso tópico.

Duración

La mayoría de las infecciones por adenovirus duran de unos pocos días a una semana. De todos modos:

  • las infecciones respiratorias graves pueden alargarse más y provocar síntomas persistentes, como la tos
  • la neumonía puede durar entre dos y cuatro semanas
  • la conjuntivitis puede persistir entre varios días y una semana más
  • las queratoconjuntivitis graves pueden durar varias semanas
  • los adenovirus pueden provocar diarreas de hasta dos semanas de duración (más largas que las diarreas origen viral)

Prevención

No hay ninguna forma de prevenir por completo las infecciones por adenovirus en la población infantil. Para reducir su propagación, los padres y demás cuidadores deben fomentar que los niños se laven las manos con frecuencia, mantener limpias las superficies compartidas (como mesas, mármoles y juguetes) e impedir que los niños infectados entren en contacto con otros niños hasta que remitan sus síntomas.

Cuándo llamar a su medico de familia

La mayoría de las anteriores afecciones por adenovirus y sus síntomas también se pueden asociar a otras causas. Llame asu medico de familia de su hijo si:

  • su fiebre prosigue durante más de pocos días
  • sus síntomas parecen empeorar después de que haya transcurrido una semana
  • su hijo tiene problemas para respirar
  • su hijo todavía no ha cumplido los 3 meses
  • cualquier enrojecimiento y/o hinchazón alrededor del ojo se agrava o se vuelve más doloroso
  • su hijo presenta signos de deshidratación, como parecer cansado o con falta de energía, orinar menos de lo habitual o tener la boca seca o/y los ojos hundidos

Recuerde que usted es quien mejor conoce a su hijo. Si le parece que está muy enfermo, no dude en llamar a su medico de familia de inmediato.

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de revisión: julio de 2012

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

© 1995-2012 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.

Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

Revisado/actualizado: 07/12
Creado: 05/13

Compartir:

Enfermedades y Afecciones

Por Nombre

Por Edad

Por Síntoma

Adenovirus

Aneurisma aórtico abdominal

Sangrado uterino anormal

Acné

Anemia

Bronquitis aguda

Enfermedad de Addison

Capsulitis adhesiva

Abuso del alcohol

Conjuntivitis alérgica

Rinitis alérgica

Enfermedad de Alzheimer

Ambliopía

Amenorrea

Anafilaxia

Angina

Arritmia

Displasia ventricular derecha arritmogénica

Asma

Aterosclerosis

Trastorno de déficit de atención con hiperactividad (ADHD)

Autismo

Babesiosis

Endocarditis bacteriana

Vaginosis bacteriana

Esófago de Barrett

Quiste de la glándula de Bartolino

Chinches

Parálisis facial de Bell

Vértigo posicional paroxístico benigno

Hiperplasia prostática benigna

Trastorno bipolar

Sangrado en las primeras etapas del embarazo

Blefaroespasmo

Cáncer de seno

Dolor de senos en las mujeres

Bronquiolitis

Quemazón

Síndrome de ardor en la boca

Bursitis de la cadera

Cáncer

Úlceras bucales

Miocardiopatía

Síndrome del túnel carpiano

Enfermedad por arañazo de gato

Enfermedad celíaca

Parálisis cerebral

Cáncer de cuello uterino

Distonía cervical

Mielopatía cervical espondilótica

Clamidia

Bronquitis crónica

Tos crónica

Síndrome de fatiga crónica

Enfermedad crónica de los riñones

EPOC

Dolor crónico

Dolor pélvico crónico

Cirrosis e hipertensión portal

Fracturas de clavícula

Infección por Clostridium difficile

Drogas de club: Mitos y realidades

Resfriados y gripe

Cólicos

Cáncer colorrectal

Síndrome de dolor regional complejo

Conmoción

Hiperplasia suprarrenal congénita

Enfermedades cardíacas congénitas

Estreñimiento

Enfermedad de las arterias coronarias

Crup

Síndrome de Cushing

Citomegalovirus

Trombosis venosa profunda

Demencia

Fiebre del dengue

Depresión

Tenosinovitis de De Quervain

Diabetes

Diabetes insípida

Cetoacidosis diabética

Nefropatía diabética

Neuropatía diabética

Retinopatía diabética

Dermatitis del pañal

Enfermedades diverticulares

Síndrome de Down

Dismenorrea

Dispareunia

Dispepsia

Disfagia

Trastorno distímico

Infecciones del oído

Trastornos de la alimentación

Equinococosis

Infección por E. coli

Embarazo ectópico

Eccema y dermatitis atópica

Edema

Ehrlichiosis

Cáncer de endometrio

Endometriosis

Epilepsia

Disfunción eréctil

Atresia esofágica y fístula traqueoesofágica

Temblor esencial

Disfunción de las trompas de Eustaquio

Broncoespasmo inducido por el ejercicio

Urticaria (ronchas) inducida por el ejercicio

Desmayos

Convulsiones febriles

Incontinencia fecal

Tríada de la mujer deportista

Síndrome de alcoholismo fetal

Fiebre en lactantes y niños

Fibromialgia

La quinta enfermedad

Pie plano

Alergias a los alimentos

Intoxicación alimentaria

Galactorrea

Cálculos biliares

El juego

Gastroparesia

Trastorno de ansiedad generalizada

Verrugas genitales

Diabetes gestacional

Arteritis de células gigantes

Giardiasis

Glaucoma

Gota

Infección por estreptococo del grupo B

Ginecomastia

Caída del cabello

Halitosis

Dedo en martillo

Enfermedad de Hashimoto

Dolores de cabeza

Lesiones en la cabeza

Piojos de cabeza

Problemas de audición en niños

Ataque cardíaco

Acidez estomacal

Insuficiencia cardíaca

Soplos cardíacos

Palpitaciones cardíacas

Fiebre miliaria

La gonorrea

Síndrome HELLP

Síndrome urémico hemolítico

Hemorroides

Púrpura de Henoch-Schönlein

Hepatitis A

Hepatitis B

Hepatitis C

Hemocromatosis hereditaria

Hernia de disco

Herpes

Hidradenitis supurativa

Mal de altura

Presión arterial alta

Colesterol alto

Fracturas de cadera

Problemas de cadera en lactantes

Enfermedad de Hirschsprung

Hirsutismo

Histoplasmosis

VIH y SIDA

Virus del papiloma humano (HPV)

Hipercoagulabilidad

Hiperhidrosis

Hiperparatiroidismo

Hipertiroidismo

Insuficiencia adenohipofisaria

Hipotiroidismo

Púrpura trombocitopénica idiopática

Enfermedad inflamatoria intestinal

Uñas de los pies encarnadas

Abuso de inhalantes

Insomnio

Cistitis intersticial

Nefritis intersticial

Intertrigo

Marcha convergente

Retraso del crecimiento intrauterino

Intususcepción

Síndrome del intestino irritable

Ictericia

Artritis reumatoide juvenil

Enfermedad de Kawasaki

Queloides

Queratosis pilaris

Quistes en los riñones

Cálculos renales

Laberintitis

Alergia al látex

Lepra

Liquen plano

Liquen escleroso

Lipomas

Lumbalgia

Estenosis del canal espinal lumbar

Lupus

Enfermedad de Lyme

Malaria

Esterilidad masculina

Dedo en maza

Enfermedad psicógena masiva

Mastitis

Mastocitosis

Divertículo de Meckel

Melasma

Enfermedad de Meniere

Menopausia

Síndrome metabólico

Estafilococo áureo resistente a la meticilina (MRSA)

Hematuria microscópica

Migrañas

Prolapso de la válvula mitral

Mononucleosis

Náuseas matutinas

Esclerosis múltiple

Mieloma múltiple

Paperas

Infecciones micóticas en las uñas

Cáncer de nasofaringe

Pesadillas y terrores nocturnos en los niños

Enfermedad del hígado graso no alcohólico

Sangrados nasales

Trastorno obsesivo-compulsivo

Adicción a los opioides

Trastorno de oposición desafiante

Enfermedad de Osgood-Schlatter

Osteoartritis

Osteocondritis disecante

Osteopenia

Osteoporosis

Osteosarcoma

Quiste ovárico

Pancreatitis

Trastorno de pánico y ataques de pánico

Parafimosis

Enfermedad de Parkinson

Paroniquia

Síndrome de dolor rotulofemoral

Enfermedad inflamatoria pélvica

Enfermedad arterial periférica y claudicación

Absceso periamigdalino

Enfermedad de Peyronie

Sinovitis vellonodular pigmentada (PVNS)

Quiste pilonidal

Infección por oxiuros

Síndrome del piriforme

Pitiriasis rosada

Fascitis plantar

Neumonía

Hiedra venenosa

Enfermedad del riñón poliquístico

Síndrome de ovario poliquístico

Policitemia vera

Depresión posparto

Trastorno por estrés postraumático

Prediabetes

Hipertensión inducida por el embarazo

Eyaculación precoz

Trastorno disfórico premenstrual

Síndrome premenstrual (SPM)

Cáncer de próstata

Prostatitis

Prurito

Pseudogota

Psoriasis

Hipertensión pulmonar

Enfermedad de Raynaud

Artritis reactiva

Infecciones reiteradas en los niños

Síndrome de las piernas inquietas (RLS)

Artritis reumatoide

Raquitismo

Rosácea

Sarcoidosis

Esclerodermia

Escoliosis

Trastorno afectivo estacional (SAD)

Dermatitis seborreica

Disfunción sensorial

Enfermedad de Sever

Disfunción sexual (mujeres)

Infecciones de transmisión sexual (STI)

Culebrilla

Falta de aire

Inestabilidad del hombro

Enfermedad de células falciformes

Síndrome del seno enfermo

Sinusitis

Síndrome de Sjögren

Cáncer de piel

Apnea del sueño

Sonambulismo

Deslizamiento de la epífisis de la cabeza femoral

Enfermedad de los vasos sanguíneos pequeños

Fobia social

Trastornos somatomorfos

Dolor de garganta

Retraso del habla y del lenguaje en niños

Lesión de la médula espinal

Cáncer de estómago

Estrabismo (ojos bizcos)

Infección de la garganta por estreptococos

Orzuelo

Abuso de sustancias

Sífilis

Talasemia

Tiroiditis

Nódulos tiroideos

Codo de tenista

Cáncer de testículo

Torsión testicular

Toxocariasis

Fiebre recurrente transmitida por las garrapatas

Tics y síndrome de Tourette

Infecciones por tiña

Tinnitus

Adicción al tabaco

Amigdalitis

Toxoplasmosis

Sinovitis transitoria de la cadera

Lesión cerebral traumática

Diarrea del viajero

Neuralgia del trigémino

Tuberculosis

Esclerosis tuberosa

Fiebre tifoidea

Úlceras

Testículos no descendidos

Espasticidad en las extremidades superiores

Incontinencia urinaria

Infecciones del tracto urinario

Fibromas uterinos

Flujo vaginal

Várices

Infección por Vibrio vulnificus

Pérdida de visión

Vómitos y diarrea

Cáncer vulvar

Vulvodinia

Verrugas

Virus del Nilo Occidental

Tos ferina

Síndrome de Wolff-Parkinson-White

Infecciones por hongos en forma de levadura

Obesidad

Choosing Wisely: Exámenes y tratamientos que debe hablar con su médico