Enfermedad de Alzheimer | Complicaciones

Compartir:

¿Cuáles son las complicaciones de la enfermedad de Alzheimer?

Las complicaciones de la enfermedad de Alzheimer, por lo general, son el resultado de los cambios que ocurren en el cerebro a medida que la enfermedad avanza. Estos cambios pueden provocar otros problemas de salud, entre los que se incluyen:

  • Depresión. La depresión es común en las personas que tienen enfermedad de Alzheimer. Muchas personas se deprimen cuando reconocen que sus recuerdos y capacidades de funcionar están empeorando. Es difícil determinar si una persona que tiene Alzheimer está deprimida. Muchos de los síntomas de la depresión son muy similares a los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, entre los que se incluyen el abandono de las actividades cotidianas, los cambios en el estado de ánimo y los problemas para dormir.
  • Dolores, enfermedades o efectos secundarios de los medicamentos que no son informados. Es posible que la enfermedad de Alzheimer dificulte la comunicación de una persona. De este modo, es posible que una persona que tiene Alzheimer no sea capaz de decirle a su cuidador si siente dolor, está enferma o está experimentando efectos secundarios de un medicamento.
  • Caídas. La enfermedad de Alzheimer puede provocar cambios en el equilibrio y la coordinación. Es posible que esto provoque un mayor riesgo de fracturas óseas, traumatismos de cráneo u otras lesiones derivadas de las caídas.
  • Neumonía u otras infecciones. Es posible que la enfermedad de Alzheimer provoque una pérdida del control de determinadas funciones corporales, como tragar o controlar la vejiga. Los problemas para tragar podrían provocar que la persona, accidentalmente, inhale alimentos o bebidas. Esto puede provocar neumonía. Si la persona tiene problemas para controlar la vejiga, podría necesitar una sonda urinaria. Una sonda es un tubo que se coloca en la vejiga para drenar y recolectar la orina. Tener una sonda aumenta el riesgo de tener infecciones en el tracto urinario y de tener otras infecciones graves.
  • Desnutrición o deshidratación. Es posible que las personas que tienen enfermedad de Alzheimer no ingieran los alimentos o el agua suficientes porque rechazan los alimentos cuando están confundidas o alteradas; porque no reconocen ni son capaces de comunicar que tienen hambre o sed; o porque les resulta difícil tragar. Es importante estar atento a los signos de desnutrición.

Si cree que un ser querido podría estar experimentando alguna de las complicaciones antes mencionadas, consulte con el médico de su ser querido. Él puede proporcionarle medicamentos u otros tratamientos para ayudar a mantener cómodo a su ser querido.

Bibliografía

Vea una lista de los recursos que se usaron para desarrollar esta información.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 08/12
Creado: 02/12

Compartir: