Anemia | Causas y factores de riesgo

Compartir:

¿Qué factores pueden provocar niveles bajos de hierro?

Una serie de factores pueden provocar niveles bajos de hierro en el cuerpo:

Dieta. Es posible que usted tenga niveles bajos de hierro si no come suficientes alimentos altos en hierro. Esto es un problema principalmente para los niños, las mujeres jóvenes que siguen las dietas "de moda" y las personas que no comen carne.

Incapacidad para absorber hierro. El hierro de los alimentos es absorbido por el cuerpo, en el intestino delgado. Las enfermedades que afectan la capacidad del intestino delgado de absorber nutrientes, como la enfermedad de Crohn o la enfermedad celíaca, pueden provocar niveles bajos de hierro en el cuerpo. Algunos alimentos o medicamentos, incluidos la leche, los antiácidos o los medicamentos para reducir el ácido estomacal, también pueden impedir que el cuerpo absorba el hierro.

Estirones de crecimiento. Los niños menores de 3 años crecen tan rápido que el cuerpo puede tener dificultades para mantener la cantidad de hierro que necesita.

Los lactantes que beben leche de vaca en el primer año de vida están en riesgo de tener anemia por deficiencia de hierro. Es la causa alimentaria más común de la deficiencia de hierro en los lactantes. La leche de vaca no tiene una cantidad suficiente del hierro que los lactantes necesitan para crecer y desarrollarse. No dé leche de vaca a su lactante en el primer año de vida. Los lactantes amamantados que no comen alimentos ricos en hierro, como cereal fortificado con hierro, ni toman un suplemento de hierro después del cuarto mes de vida también están en riesgo de tener anemia por deficiencia de hierro.

Los niños pequeños (entre los 12 y los 24 meses) que beben mucha leche de vaca, tienen una dieta baja en hierro o ya han tenido deficiencia de hierro cuando eran lactantes también tienen riesgo.

Embarazo. Las mujeres que están embarazadas o que están amamantando necesitan más hierro que las mujeres que no están embarazadas ni amamantando. Por este motivo las mujeres embarazadas, a menudo, son evaluadas para determinar si tienen anemia y necesitan comer más alimentos ricos en hierro o tomar una píldora de hierro al día.

Cuando usted está embarazada, el cuerpo produce más sangre para compartir con su bebé. Es posible que tenga hasta un 30% más de sangre que cuando no está embarazada. Si usted no tiene suficiente hierro, el cuerpo no puede producir los glóbulos rojos que necesita para producir esta sangre adicional.

Los siguientes factores pueden aumentar su riesgo de tener anemia durante el embarazo:

  • Vomitar mucho por náuseas matutinas.
  • No consumir suficientes alimentos ricos en hierro.
  • Tener periodos abundantes antes del embarazo.
  • Tener 2 embarazos muy seguidos.
  • Estar embarazada de mellizos, trillizos o más niños.
  • Quedar embarazada durante la adolescencia.
  • Perder mucha sangre (por ejemplo, a causa de una lesión o durante una cirugía).

Si está embarazada y no está consumiendo suficiente hierro, usted tiene riesgo de desarrollar anemia por deficiencia de hierro.

Pérdida de sangre. Los periodos abundantes pueden provocar niveles bajos de hierro en las mujeres. El sangrado interno, por lo general en el tubo digestivo, también puede provocar pérdida de sangre. Una úlcera estomacal, la colitis ulcerosa, el cáncer, o el consumo de aspirina o medicamentos similares durante mucho tiempo pueden provocar sangrado en el estómago o en los intestinos.

Enfermedades genéticas. Si usted tiene enfermedad de células falciformes o talasemia, el cuerpo tiene problemas para producir glóbulos rojos sanos, lo que puede provocar anemia. También tiene riesgo de transmitir estas enfermedades a su bebé por nacer. Si usted o algún integrante de su familia tienen una de estas enfermedades, hable con su médico sobre cómo prevenir o tratar la anemia durante el embarazo.

¿Cuál es la causa de la anemia normocítica?

La anemia normocítica puede ser un problema de nacimiento (que se llama congénito) o puede ser provocada por una infección o una enfermedad (que se llama adquirida).

La causa más común de la forma adquirida de la anemia normocítica es una enfermedad crónica (a largo plazo). Las enfermedades crónicas que pueden provocar anemia normocítica incluyen enfermedades de los riñones, cáncer, artritis reumatoide y tiroiditis. Algunos medicamentos pueden hacer que usted tenga anemia normocítica, pero esto no sucede a menudo.

Bibliografia

Vea una lista de los recursos que se usaron para desarrollar esta información.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 02/14
Creado: 01/96

Compartir: