Bursitis de la cadera | Tratamiento

Compartir:

¿Cómo se trata la bursitis de la cadera?

Por lo general, el tratamiento para la bursitis implica tener la articulación en reposo en la mayor medida posible. Pueden usarse fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno (marcas: Advil, Motrin) o el naproxeno (marca: Aleve) para aliviar el dolor y la hinchazón. También podría convenirle usar una compresa de hielo en el área para reducir la hinchazón. Durante este tiempo, asegúrese de evitar las actividades que puedan hacer que los síntomas empeoren.

Es posible que su médico le recomiende ejercitar el área una vez que su dolor disminuya. Esto ayuda a prevenir la atrofia muscular. Pregunte a su médico sobre los ejercicios para ayudarlo a fortalecer el área. Si la bursitis afecta su capacidad de funcionar con normalidad, es posible que necesite fisioterapia para ayudarlo a moverse de nuevo. Esto es especialmente cierto para las personas que tienen bursitis crónica.

Si estos tratamientos no ayudan, es posible se deba extraer líquido de la bolsa o que deba recibir inyecciones de corticosteroides para reducir el dolor y la hinchazón. Por lo general, las inyecciones de corticosteroides son muy eficaces para tratar la bursitis. Es posible que necesite otra inyección después de algunos meses.

Rara vez se necesita cirugía para tratar la bursitis. Solo se usa cuando todos los otros tratamientos fallan. Para las personas que necesitan cirugía, esta es un procedimiento simple. El médico extrae la bolsa de la cadera. La cadera puede funcionar con normalidad sin la bolsa. Por lo general, la cirugía no requiere una larga estadía en el hospital y el período de recuperación es breve.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 02/11
Creado: 11/09

Compartir: