Cáncer | Causas y factores de riesgo

Compartir:

¿Quién tiene riesgo de tener cáncer?

Todas las personas tienen algún riesgo de tener cáncer. En los Estados Unidos, es probable que el cáncer afecte a 1 de cada 2 hombres y a 1 de cada 3 mujeres al menos una vez en la vida. El grado de riesgo que usted tiene depende de una serie de factores. Estos factores incluyen el consumo de tabaco, las elecciones del estilo de vida (como seguir una dieta y hacer ejercicio), los antecedentes familiares y los factores en su lugar de trabajo y entorno.

¿Cómo sé si estoy en riesgo de tener cáncer?

Hable con su médico. Su médico puede ayudarlo a entender su riesgo de tener cáncer, en especial si otros integrantes de su familia tienen antecedentes de cáncer. Su médico también puede ayudarlo a entender cómo afectan las siguientes situaciones el riesgo de tener cáncer:

  • Consumir o haber consumido productos derivados del tabaco, como fumar cigarrillos o tabaco para mascar.
  • Beber bebidas alcohólicas
  • Haber seguido una dieta alta en grasas durante mucho tiempo de su vida.
  • Estar expuesto a sustancias químicas que pueden provocar cáncer.
  • Tener riesgo de tener cáncer de piel.

Según su edad y sus factores de riesgo, su médico puede comenzar a hacerle pruebas de detección de determinados tipos de cáncer. Hacer pruebas de detección significa buscar determinados tipos de cáncer antes de que provoquen algún síntoma. Algunos médicos recomiendan que las personas que tienen un riesgo alto o que tienen antecedentes familiares de cáncer se realicen pruebas de detección más a menudo, o a una edad más temprana, que las personas con riesgo promedio de tener cáncer. Las recomendaciones para las pruebas de detección varían para los diferentes tipos de cáncer.

¿Cómo afectan el hábito de fumar y otros tipos de consumo de tabaco al riesgo de tener cáncer?

Si fuma, dejar el hábito de fumar es lo más importante que puede hacer por su salud. El hábito de fumar cigarrillos es una de las principales causas del cáncer de pulmón, de laringe (cuerdas vocales), de boca y de esófago, y también puede contribuir con demás tipos de cáncer en otras partes del cuerpo.

Según la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society), las personas que dejan de fumar a cualquier edad viven más tiempo que aquellas que continúan fumando. Por ejemplo, los fumadores que dejan el hábito antes de los 50 años tienen la mitad del riesgo de morir en el término de 15 años, comparado con los que continúan fumando. Y cuanto más fume, más daño hace. Las personas que fuman 2 atados o más por día tienen 20 veces más probabilidades de desarrollar cáncer que los no fumadores.

Otras formas de tabaco también pueden provocar cáncer, como los cigarros, el tabaco para mascar y el rapé (tabaco en polvo). Si usted consume productos derivados del tabaco y quiere dejarlos, hable con su médico de familia. Este puede ayudarlo a elaborar un plan para dejar el hábito.

¿Cómo afectan los antecedentes familiares al riesgo de tener cáncer?

Desafortunadamente, algunos tipos de cáncer parecen ser hereditarios. Las personas de una determinada raza o grupo étnico también pueden tener un riesgo más alto de tener algunos tipos de cáncer.

Su médico le preguntará si otras personas de su familia han tenido cáncer. Si algún familiar inmediato (uno de sus padres, un hermano, una hermana, un hijo o una hija) ha tenido cáncer, es probable que usted también tenga un riesgo más alto de tener cáncer.

Usted no puede cambiar sus antecedentes familiares, pero es aconsejable estar atento a ellos. Si usted y su médico saben que tiende a haber cáncer en su familia, pueden prestar especial atención a los signos tempranos de la enfermedad. Por ejemplo, si usted es mujer y tiene antecedentes familiares de cáncer de seno, su médico podría recomendarle empezar a hacerse mamografías más a menudo o a una edad más temprana.

¿Qué sucede con los factores en mi lugar de trabajo o entorno?

Es posible que haya sustancias en su entorno que provoquen cáncer o que aumenten el riesgo de desarrollar cáncer. Estas pueden incluir polvo y vapores que se encuentran en al aire que usted respira y sustancias químicas que entran en contacto con la piel. La exposición al sol sin protección puede provocar cáncer de piel y respirar humo de tabaco (fumando usted mismo o respirando humo de segunda mano) lo pone en riesgo de tener cáncer de pulmón y otros tipos de cáncer.

Pregunte a su empleador si hay algún material en su lugar de trabajo que puede provocar cáncer. Estos pueden incluir asbesto, solventes y sustancias químicas usadas en la fabricación o la limpieza, humo o emanaciones de los materiales que se queman y muchos otros. Su empleador debe tener una hoja de datos de seguridad del material (MSDS, por sus siglas en inglés) para cada sustancia que podría dañar su salud. Por ley, se exige a todos los empleadores que completen estos formularios y usted tiene derecho a verlos. Su empleador también debe proporcionar equipos de seguridad, como una mascarilla y ropa de protección, para ayudar a disminuir su exposición a cualquier material perjudicial.

También observe los entornos donde pasa tiempo fuera de su lugar de trabajo. Demasiada exposición al sol puede provocar cáncer de piel, la forma más común de cáncer. Evite estar al sol todo lo que pueda. Si debe pasar tiempo al sol, use ropa de protección y protector solar con un FPS (factor de protección solar) de, al menos, 15.

Inhalar humo de un cigarrillo, un cigarro o una pipa (incluso si usted no es la persona que está fumando) provoca daño al cuerpo, que puede provocar cáncer. Si fuma, necesita dejar de hacerlo. Si algún familiar fuma, ofrézcale su ayuda para dejar de hacerlo, o pídale que no fume cuando usted esté cerca. El humo de cigarrillo que se impregna en superficies como las alfombras o la ropa también puede representar un riesgo, en especial para los lactantes y los niños pequeños.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 02/14
Creado: 06/02

Compartir: