Cáncer | Después del tratamiento para el cáncer

Compartir:

A partir del día en el que le diagnosticaron cáncer, probablemente usted ha estado esperando que su vida vuelva a la "normalidad". Sin embargo, podría llevarle un tiempo volver a su rutina regular después de que haya finalizado su tratamiento. Es importante que usted y sus seres queridos tengan tiempo de adaptarse. A continuación, se analizan algunos de los desafíos a los que podría enfrentarse después de que finalice su tratamiento para el cáncer.

¿Deberé ver a mi médico para las citas de seguimiento?

Sí. Después de que finalice su tratamiento, deberá asistir a citas de seguimiento en forma periódica. Al principio, es posible que deba consultar a su médico cada 3 a 4 meses. Después de un tiempo, es posible que solo deba hacerse 1 ó 2 chequeos por año. Su médico le dirá con qué frecuencia deberá asistir a las citas de seguimiento.

Visitar a su médico para una cita de seguimiento puede hacerlo sentir preocupado y disgustado. Usted puede tener miedo de que su médico le diga que ha regresado su cáncer. Estos sentimientos son normales y deberían disminuir con el tiempo. Puede resultarle útil llevar con usted a un amigo o un familiar para que le proporcione bienestar y apoyo. Sin embargo, parte del mantenimiento de su salud después del tratamiento consiste en conocer los signos que podrían indicar que ha regresado su cáncer. Si no conoce estos signos, es fácil suponer que cualquier cambio en el cuerpo significa que ha regresado su cáncer. Pida a su médico que le explique a qué signos específicos debe prestar atención. Este puede proporcionarle información para que usted pueda mantenerse atento a los problemas sin tener que vivir con el constante miedo de que su cáncer haya regresado. Además, sigue siendo importante que se haga las pruebas necesarias para detectar otras formas de cáncer. Su médico puede decirle qué pruebas son necesarias, si es que se requieren.

¿Debo hacer cambios en mi dieta después del tratamiento?

Durante su tratamiento para el cáncer, es posible que su médico le haya recomendado aumentar la cantidad de proteínas y calorías en su dieta. Después de que finalice su tratamiento para el cáncer, puede volver a seguir una dieta más equilibrada. Coma abundante cantidad de frutas, de verduras y de granos enteros, y una cantidad moderada de carne baja en grasas y productos lácteos. Limite la cantidad de grasas y de azúcar en su dieta. Una dieta saludable ayudará a que su cuerpo mejore después de recibir el tratamiento para el cáncer. También es importante para usted hacer ejercicio en forma regular y dormir lo suficiente.

Es posible que deba comenzar gradualmente a seguir una rutina de comidas con horarios específicos. Empiece con alimentos simples y recetas familiares. Si cocina para usted o su familia, puede ahorrar esfuerzo cocinando alimentos suficientes para dos o tres comidas y congelando las porciones adicionales para usarlas en el futuro.

La mayoría de los efectos secundarios relacionados con la alimentación desaparecerán después de que finalice su tratamiento para el cáncer. Sin embargo, algunas personas continúan teniendo problemas como falta de apetito, pérdida de peso o náuseas. Si experimenta efectos secundarios que no desaparecen después del tratamiento, hable con su médico. Este puede ayudarlo a manejar los problemas relacionados con la alimentación.

¿Qué sucede si tengo problemas sexuales después del tratamiento?

Si experimenta problemas sexuales después de su tratamiento para el cáncer, no crea que es la única persona. Muchas personas tienen poco deseo de tener relaciones sexuales o se sienten ansiosas sobre cómo sentirán las relaciones sexuales después de haber recibido tratamiento para el cáncer. Si su tratamiento ha cambiado su aspecto físico, usted puede sentirse incómodo con estos cambios o preocupado sobre la reacción de su pareja. En esta situación, es importante ser honesto con su pareja sobre sus sentimientos. Podría resultarle útil pedir consejos a su médico o a un consejero. Además, recuerde que las relaciones sexuales son solo una de las muchas maneras de estar cerca y en intimidad con su pareja.

Determinados efectos secundarios del tratamiento pueden hacer que la actividad sexual sea difícil. Por ejemplo, algunos fármacos para el cáncer pueden provocar sequedad vaginal en las mujeres, aun después de dejar de tomar los fármacos. Algunos hombres experimentan impotencia después de la cirugía para el cáncer de próstata. Por lo general, su médico puede sugerirle maneras de manejar los efectos secundarios sexuales. Intente no sentirse avergonzado por pedir ayuda a su médico.

¿Puedo regresar al trabajo después del tratamiento?

Para algunas personas, regresar a trabajar es una prioridad después de que finalice el tratamiento para el cáncer. Otras eligen no volver a sus trabajos o no se sienten físicamente capaces de regresar a trabajar. Si decide regresar a trabajar, tenga en cuenta que le puede llevar un tiempo adaptarse.

Algunas de sus relaciones de trabajo pueden haber cambiado. Por ejemplo, es posible que su empleador no sepa si usted puede realizar las mismas tareas que hacía antes de recibir su tratamiento para el cáncer. Algunos de sus compañeros de trabajo al principio pueden sentirse incómodos a su alrededor. Maneje esta situación de una manera que a usted le parezca adecuada. Podría preferir no hablar sobre su enfermedad con sus compañeros de trabajo o podría desear contarles sobre sus experiencias y responder sus preguntas. La elección es suya.

¿Cómo se sentirán mis seres queridos después del tratamiento?

Incluso después de que finalice su tratamiento para el cáncer, sus seres queridos pueden atravesar una serie de emociones, desde alivio hasta ansiedad. En especial, los niños pueden sentir miedo de que regrese su cáncer y necesitarán que se los tranquilice. Si sus familiares se sienten incómodos hablando sobre su enfermedad y su tratamiento, podría convenirle empezar una conversación haciéndoles preguntas abiertas. Por ejemplo, pregunte: "¿Cuál pensabas que era la peor parte cuando yo tenía cáncer?", en lugar de preguntar simplemente: "¿Estás bien?"

¿Cómo me sentiré a nivel emocional después del tratamiento?

Aunque tener una actitud positiva es importante para superar el cáncer, no espere sentirse optimista todo el tiempo. Dese tiempo para curarse a nivel emocional y físico. A veces, podrá sentirse enojado por haber tenido cáncer o triste por los cambios que ha provocado su tratamiento. Estos sentimientos son normales. Sin embargo, si tiene sentimientos negativos que le impiden disfrutar la vida y estos sentimientos no desaparecen, es importante que obtenga ayuda. Es posible que su médico pueda sugerirle opciones de tratamiento para ayudarlo a manejar los problemas emocionales. Hablar abiertamente con un ser querido, un consejero o un asesor espiritual también podría resultarle útil. Un grupo de apoyo para personas que superaron el cáncer puede ser un buen lugar para expresar sus emociones y obtener ayuda de personas que entienden lo que usted está atravesando.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 09/10
Creado: 06/02

Compartir: