Cáncer | Preparación para el tratamiento para el cáncer

Compartir:

Poco después de que se le diagnostique cáncer, usted y su médico deben analizar las diversas opciones de tratamiento. Mientras decide qué curso de tratamiento es adecuado para usted, puede sentir como si hubiera perdido el control del cuerpo y de la vida. Es normal sentirse ansioso y estresado en este tiempo. Sin embargo, es posible que sea más fácil manejar los aspectos físicos y emocionales de su tratamiento si asume un papel activo en la preparación para este.

Haga preguntas

Es fácil sentirse abrumado por la noticia de que usted tiene cáncer y de lo que sucederá durante su tratamiento. No dude en hablar con su médico sobre todas las preguntas y las inquietudes que tenga. Si está pensando en algo, pregunte al respecto. Al obtener respuestas a sus preguntas, puede participar en forma más activa en su atención.

Antes de visitar a su médico, puede resultarle útil anotar sus preguntas para no olvidarse lo que quiere preguntar durante la cita. La Sociedad Americana del Cáncer y el Instituto Nacional del Cáncer ofrecen herramientas de utilidad para ayudar a organizar sus pensamientos y sus preguntas antes de realizar su visita. (Vea "Otras organizaciones"). Para ayudarse a recordar lo que dice su médico, tome nota o pregunte si puede usar un grabador.

También podría convenirle pedir a un familiar o a un amigo que lo acompañe cuando usted hable con su médico. Esta persona puede proporcionar apoyo emocional y ayudarlo a recordar lo que se dice durante la visita.

Conozca cuáles son los efectos secundarios que podría experimentar y planifique cómo los manejará

Los tratamientos para el cáncer más comunes son la quimioterapia (el uso de fármacos para destruir las células cancerosas), la radioterapia (el uso de radiación para destruir las células cancerosas), la cirugía y la terapia biológica (el uso de proteínas para estimular el sistema inmunitario). En la quimioterapia y la radioterapia se destruyen las células cancerosas, pero, en el proceso, también se pueden dañar algunas células sanas. Eso es lo que provoca los efectos secundarios del tratamiento para el cáncer, como fatiga, caída del cabello, náuseas, fiebre e infecciones.

Usted no sabrá exactamente qué efectos secundarios experimentará hasta que comience su tratamiento. Una manera de prepararse es preguntarle a su médico sobre sus probabilidades de tener efectos secundarios y cuáles podrían ser. Planificar maneras de manejar los posibles efectos secundarios puede ayudarlo a sentir que tiene más control de su situación. Además, tener una actitud positiva, hablar sobre sus sentimientos y obtener toda la información que pueda sobre su cáncer y su tratamiento pueden ayudarlo a sentirse menos ansioso con respecto a los efectos secundarios. Tenga en cuenta que la mayoría de los efectos secundarios del tratamiento para el cáncer pueden controlarse y que desaparecerán después de que finalice el tratamiento.

Coma de forma adecuada

Normalmente, una dieta saludable incluye comer muchas frutas, verduras y granos enteros, y una cantidad moderada de carne baja en grasas y productos lácteos, y también limitar las grasas y el azúcar. Sin embargo, las recomendaciones de nutrición para las personas que se están preparando para recibir un tratamiento para el cáncer son diferentes. Estas están diseñadas para que el cuerpo se fortalezca lo suficiente para que pueda manejar los efectos del cáncer y del tratamiento.

Por este motivo, es posible que deba aumentar la cantidad de calorías y proteínas que come. Por ejemplo, es posible que deba incluir más leche, queso y huevos cocidos en su dieta. También deberá cambiar su métodos de cocción. Su médico puede proporcionarle recomendaciones específicas sobre cómo debe cambiar su dieta antes del tratamiento y durante este, o puede remitirlo a un dietista. Una nutrición adecuada es muy importante para las personas que están recibiendo tratamiento para el cáncer, y un dietista puede ofrecerles información y consejos.

Pida a su médico que lo ayude a hacer un plan de comidas que no contribuyan a aumentar determinados efectos secundarios del tratamiento, como el estreñimiento o las náuseas. Luego, antes de empezar su tratamiento, abastézcase de alimentos que sean parte de su plan de comidas, así no necesita ir de compras tan a menudo. Además, usted, un amigo o un familiar pueden decidir cocinar con anticipación y congelar los alimentos en porciones para facilitar las cosas durante su tratamiento.

Obtenga la ayuda de familiares y amigos

Durante su tratamiento para el cáncer, es posible que necesite ayuda con tareas que está acostumbrado a hacer por su propia cuenta. Es recomendable analizar con familiares y amigos cómo cambian sus necesidades antes de que comience su tratamiento, de modo tal que pueda implementar un plan. Por ejemplo, alguien puede necesitar que otra persona se encargue temporalmente de tareas domésticas como cocinar, cortar el césped, lavar la ropa o lavar el coche. Todas las personas involucradas deben analizar los cambios que deben hacerse en la rutina de su familia. Es importante que todos estén de acuerdo y que se sientan cómodos con la nueva rutina.

Piense en su horario de trabajo

El hecho de que pueda continuar o no trabajando durante su tratamiento para el cáncer dependerá de su estado de salud y de cómo se sienta durante el tratamiento. Si su tratamiento lo cansa mucho o provoca efectos secundarios molestos, podría considerar ajustar su horario de trabajo durante un tiempo. Aunque no sabrá que ajustes son necesarios hasta que comience su tratamiento, puede ser útil considerar las posibilidades con anticipación.

Encuentre un grupo de apoyo

El hecho de recibir un diagnóstico de cáncer y de atravesar un tratamiento es una experiencia difícil que puede hacerlo sentir abrumado, asustado y solo. Aun con el apoyo de familiares y amigos, muchas personas necesitan ayuda adicional para manejar el impacto emocional y físico de tener
cáncer. Un grupo de apoyo puede proporcionarle esta ayuda. Los grupos de apoyo están diseñados para ofrecer una atmósfera en la que pueda hablar sobre sus sentimientos y compartir información con otras personas que están atravesando una experiencia similar. También hay grupos de apoyo disponibles para los familiares de las personas que tienen cáncer.

Hay muchos tipos diferentes de grupos de apoyo disponibles. Es importante encontrar uno que lo haga sentirse cómodo y que satisfaga sus necesidades individuales. Su médico o el personal de un hospital local pueden sugerirle maneras de encontrar un grupo de apoyo o usted puede comunicarse con el personal de su filial local de la Sociedad Americana del Cáncer (busque en el directorio telefónico). El Instituto Nacional del Cáncer es otro recurso para obtener información sobre grupos de apoyo. Una cantidad cada vez mayor de recursos en los medios sociales brindan servicios para que las personas que tienen cáncer puedan obtener ayuda y apoyo de otras personas con más facilidad. Se encuentran disponibles herramientas en línea y aplicaciones telefónicas para ayudar a los pacientes con cáncer a manejar la información sobre su atención, dar actualizaciones sobre su estado y organizar la ayuda de los voluntarios como la familia, los amigos y demás personas de la comunidad.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 05/10
Creado: 06/02

Compartir: