Dolor pélvico crónico | Causas y factores de riesgo

Compartir:

¿Cuáles son las posibles causas del dolor pélvico crónico?

Algunas de las causas más comunes del dolor pélvico crónico incluyen:

Afecciones ginecológicas

  • Endometriosis: La endometriosis es un problema en el recubrimiento del útero. El tejido del recubrimiento del útero se mueve por las trompas de Falopio y llega a los ovarios, la pelvis, la vejiga y a otras áreas. Cuando tiene el periodo, este tejido se hincha y sangra, como lo hace el recubrimiento del útero. Esto, a menudo, es doloroso, y se puede formar tejido cicatricial en el área pélvica.
  • Enfermedad inflamatoria pélvica: La enfermedad inflamatoria pélvica (PID, por sus siglas en inglés) es una infección en los órganos reproductivos femeninos (el útero, las trompas de Falopio y los ovarios). Normalmente, el cuello uterino (la abertura hacia la matriz) evita que las bacterias en la vagina se propaguen a estos órganos. Sin embargo, si el cuello uterino está expuesto a una infección de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés), como la gonorrea o la clamidia, contrae la infección. Esto puede permitir que las bacterias asciendan a los órganos internos, y que estos se inflamen y se infecten. Si esto se produce, es posible que las trompas de Falopio de la mujer se dañen y que sea difícil para ella quedar embarazada.
  • Fibromas: Los fibromas son crecimientos benignos (no cancerosos) en la pared muscular del útero. Estos crecimientos pueden ser muy diminutos o tan grandes como un melón cantalupo.
  • Restos ováricos: Durante una histerectomía completa, se extirpan el útero y los ovarios. A veces, queda una pequeña parte del ovario y se puede desarrollar un quiste doloroso.

Otras afecciones médicas

  • Síndrome del intestino irritable: El síndrome del intestino irritable (IBS, por sus siglas en inglés) es un problema común de los intestinos. En las personas con IBS, los intestinos aprietan demasiado o no aprietan lo suficiente y hacen que los alimentos se muevan demasiado rápido o demasiado lento por los intestinos.
  • Cistitis intersticial: La cistitis intersticial es un problema crónico de la vejiga. Las personas con cistitis intersticial tienen una pared de la vejiga que está inflamada e irritada (enrojecida y con llagas). Esta inflamación puede formar cicatrices en la vejiga o ponerla rígida. Una vejiga rígida no puede expandirse a medida que se llena de orina. En algunos casos, es posible que las paredes de la vejiga sangren levemente. Algunas pocas personas tienen llagas en el recubrimiento de la vejiga.
  • Abuso sexual pasado o presente: Si ha sido víctima de abuso sexual, tiene más probabilidades de experimentar dolor pélvico crónico.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 01/11
Creado: 01/96

Compartir: