Demencia | Depresión y enfermedad de Alzheimer

Compartir:

¿Qué es la depresión?

Cuando los médicos hablan sobre la depresión, se refieren a la enfermedad clínica que se llama depresión grave. Alguien que tiene depresión grave tiene síntomas como los que están enumerados en el cuadro que aparece a continuación casi todos los días, todo el día, durante 2 semanas o más. También existe una forma menor de depresión que provoca síntomas menos graves. Ambas tienen las mismas causas y el mismo tratamiento.

Si está deprimido, también puede tener dolores de cabeza, otras molestias y otros dolores, problemas digestivos y problemas con las relaciones sexuales. Una persona mayor que tiene depresión podría sentirse confundida o tener problemas para entender pedidos simples.

Síntomas de depresión.

  • No tener interés ni obtener placer por las cosas que usted solía disfrutar, incluidas las relaciones sexuales.
  • Sentirse triste o atontado.
  • Llorar con facilidad o sin ningún motivo.
  • Sentirse más lento, o inquieto e irritable.
  • Sentirse sin valor o culpable.
  • Aumento o pérdida de peso involuntarios.
  • Problemas para recordar cosas, concentrarse o tomar decisiones.
  • Dolores de cabeza, de espalda o problemas digestivos.
  • Dormir demasiado o tener problemas de sueño.
  • Sentirse cansado todo el tiempo.
  • Tener pensamientos sobre la muerte o el suicidio.

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer es el tipo más común de demencia. La demencia es un trastorno cerebral provocado por el daño de las neuronas que hacen que sea difícil para las personas recordar, aprender y comunicarse. Estos cambios finalmente hacen que sea difícil para las personas cuidarse a sí mismas. La enfermedad de Alzheimer también puede provocar cambios en el estado de ánimo y en la personalidad.

¿Se deprimen las personas que tienen enfermedad de Alzheimer?

Sí. La depresión es muy común entre las personas que tienen enfermedad de Alzheimer. En muchos casos, pueden deprimirse cuando se dan cuenta de que su memoria y su capacidad de funcionar están empeorando.

Desafortunadamente, la depresión puede hacer que sea aún más difícil para una persona que tiene enfermedad de Alzheimer funcionar, recordar cosas y disfrutar la vida.

¿Cómo puedo determinar si mi familiar que tiene enfermedad de Alzheimer está deprimido?

Puede resultarle difícil saber si su familiar está deprimido. Puede buscar algunos de los signos típicos de depresión, entre los que se incluyen los siguientes:

  • No querer moverse ni hacer cosas (que se llama apatía).
  • Expresar sentimientos de falta de valor y tristeza.
  • Perder peso o aumentar de peso en forma involuntaria.
  • Dormir demasiado o tener problemas para dormir.

Otros signos de depresión incluyen llorar y estar inusualmente emocionado, enojado o agitado, y estar confundido. Su familiar que tiene enfermedad de Alzheimer puede negarse a ayudar en su cuidado personal (por ejemplo, tareas como vestirse o tomar medicamentos). Puede irse del hogar sin rumbo más a menudo.

La enfermedad de Alzheimer y la depresión tienen muchos síntomas que son similares. Puede ser difícil diferenciarlas. Si cree que la depresión es un problema para su pariente que tiene enfermedad de Alzheimer, hable con su médico de familia.

¿Cómo puede ayudar el médico?

El médico hablará con su pariente. El médico también preguntará a usted y a otros familiares y cuidadores si la persona tiene alguna conducta nueva o si hay algún cambio en su conducta. El médico examinará a su pariente y es posible que quiera hacer algunas pruebas para descartar otros problemas médicos. Este puede sugerir medicamentos para ayudar a sus familiares a sentirse mejor. El médico también puede tener consejos para usted y otros familiares sobre cómo sobrellevar la enfermedad. Este puede recomendar grupos de apoyo que pueden ayudarlo.

¿Qué medicamentos pueden ayudar a reducir la depresión?

Los medicamentos antidepresivos pueden ser muy útiles para las personas que tienen enfermedad de Alzheimer y depresión. Estos medicamentos pueden mejorar los síntomas de tristeza y apatía, y también pueden mejorar el apetito y los problemas de sueño. No se preocupe, estos medicamentos no son adictivos. El médico también puede sugerir otros medicamentos que pueden ayudar a reducir los problemas molestos, como las alucinaciones o la ansiedad.

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi familiar?

Intente seguir una rutina diaria para su familiar que tiene enfermedad de Alzheimer. Evite los ruidos fuertes y la sobreestimulación. Un entorno agradable con caras y objetos conocidos ayuda a aliviar el miedo y la ansiedad. Tenga una expectativa realista de lo que su familiar puede hacer. Esperar demasiado puede hacer que ambos se sientan frustrados y molestos. Permita que su familiar ayude en las tareas simples y placenteras, como preparar comidas, hacer tareas de jardinería, hacer manualidades y clasificar fotografías. Más que nada, sea positivo. Los elogios frecuentes a su familiar lo ayudarán a sentirse mejor y también lo ayudarán a usted.

Como cuidador de una persona que tiene enfermedad de Alzheimer, también debe cuidarse a usted mismo. Si se cansa y se frustra demasiado, será menos capaz de ayudar a su familiar. Pida ayuda a sus parientes y amigos, y a organizaciones locales de la comunidad. Es posible que haya servicio de relevo (atención a corto plazo que se brinda al paciente que tiene enfermedad de Alzheimer, a fin de aliviar el trabajo del cuidador) disponible en su grupo local de personas de la tercera edad o de una agencia de servicios sociales. Busque grupos de apoyo para el cuidador. Otras personas que están manejando los mismos problemas pueden tener algunas ideas buenas sobre cómo puede sobrellevar mejor la enfermedad y sobre cómo hacer que el cuidado de personas sea más fácil. Los centros de cuidado diurno para adultos también pueden ser útiles. Pueden brindar a su familiar un entorno adecuado y la posibilidad de sociabilizarse.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 01/11
Creado: 09/00

Compartir: