Depresión en niños y adolescentes

Compartir:

¿En qué se diferencian los síntomas de depresión en los niños y adolescentes?

Los niños y los adolescentes podrían no presentar todos los síntomas habituales de depresión que se observan en los adultos, pero, generalmente, presentan algunos de ellos. Los niños pequeños que están deprimidos podrían:

  • Tener poco apetito y/o bajar de peso.
  • Sentirse tristes o desesperanzados.
  • No disfrutar tanto del juego como habitualmente lo hacen.
  • Preocuparse más.

Los niños mayores que están deprimidos podrían:

  • Estar enojados (perder los estribos) o ansiosos.
  • Tener cambios en el apetito (comer más de lo habitual o comer menos).
  • No querer ir a la escuela o hacer otras actividades sociales.
  • Parecer menos confiados o sentir que no pueden hacer nada bien.

Si usted nota estos signos todos los días por varias semanas, ello podría implicar que su hijo está deprimido.

¿Por qué se deprimen las personas jóvenes?

Muchos factores pueden provocar depresión, incluidos la genética, las afecciones médicas y los acontecimientos de la vida. A continuación, se incluyen algunos de los motivos por los cuales los niños y los adolescentes podrían deprimirse:

  • La familia se muda a un nuevo lugar para vivir.
  • El niño tiene que cambiarse a una escuela nueva.
  • Muere una mascota, un amigo o un familiar.
  • Alguien de la familia está muy enfermo.
  • El niño experimenta los cambios hormonales de la pubertad.
  • Problemas de conducta o afecciones, como el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés).

¿Qué debo hacer si pienso que mi hijo está deprimido?

Pregunte a su hijo sobre sus pensamientos o sentimientos. También podría ser una buena idea hablar con su médico sobre la conducta de su hijo y sobre las inquietudes que tiene sobre la depresión. En la mayoría de los casos, llevar a su hijo a su médico de familia es una buena idea. Podría haber un problema médico que provoque la depresión. Es posible que su médico desee realizar un chequeo médico general a su hijo.

¿Qué se puede hacer para ayudar a los niños y adolescentes deprimidos?

La mayoría de los niños y adolescentes deprimidos deberían hablar con un consejero, un terapeuta, un psicólogo o un psiquiatra sobre aquello que los está haciendo sentir del modo en que se están sintiendo. La asesoría familiar puede ayudar a todos los miembros de la familia. Su médico de familia puede remitirlos a usted y a su hijo a alguien para recibir asesoría. La mayoría de los niños y adolescentes deprimidos tienen los mejores resultados cuando obtienen tanto asesoría como medicamentos.

 

 

Forest Laboratories Inc. ha patrocinado este contenido.

Bibliografía

Vea una lista de los recursos que se usaron para desarrollar esta información.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 08/12

Compartir: