Depresión | Tratamiento

Compartir:

¿Cómo se trata la depresión?

La depresión puede tratarse con medicamentos, con asesoría o con ambos. También pueden ayudar una dieta nutritiva, hacer ejercicio en forma regular y evitar el alcohol, las drogas y el consumo excesivo de cafeína.

¿Tendré que ir al hospital?

Por lo general, la depresión puede tratarse por medio de visitas a su médico. Es posible que se necesite tratamiento en el hospital si usted tiene otras afecciones médicas que podrían afectar el tratamiento o si tiene un riesgo alto de suicidio.

¿Cuánto durará la depresión?

Esto depende de cuán pronto consiga ayuda. Si no se trata, la depresión puede durar semanas, meses o incluso años. El riesgo principal de no recibir tratamiento es el suicidio. El tratamiento puede ayudar a que la depresión desaparezca en 8 a 12 semanas, o menos.

¿Qué medicamentos se usan para tratar la depresión?

Los medicamentos que tratan la depresión se llaman antidepresivos. Ayudan a aumentar la cantidad de mensajeros químicos (serotonina, norepinefrina, dopamina) en el cerebro.

Los antidepresivos funcionan de manera distinta para personas distintas. También tienen efectos secundarios distintos. Por lo tanto, incluso si un medicamento le provoca molestias o no funciona en usted, es posible que otro lo ayude. Es posible que usted note mejoras apenas 1 semana después de que empiece a tomar el medicamento. Pero es probable que usted no observe los efectos completos durante alrededor de 8 a 12 semanas. Al principio es posible que tenga efectos secundarios, pero estos tienden a disminuir después de un par de semanas. No deje de tomar los medicamentos sin primero consultar a su médico.

¿De qué manera ayuda la asesoría?

Para la depresión leve a moderada, la asesoría podría ser una buena opción de tratamiento. Para la depresión mayor y para algunas personas con depresión menor, la asesoría podría no ser suficiente. Por lo general, una combinación de medicamentos y terapia de conversación es la manera más eficaz de tratar la depresión más grave. Si usted continúa el tratamiento combinado durante, al menos, un año tiene menos probabilidades de que la depresión reaparezca.

En la psicoterapia, usted habla con un terapeuta o un consejero capacitado sobre cosas que están pasando en su vida. Es posible que el enfoque esté puesto en sus pensamientos y creencias, en cosas que sucedieron en el pasado o en sus relaciones. O el enfoque podría estar puesto en su conducta, en cómo lo está afectando y en qué puede hacer en forma distinta. Por lo general, la psicoterapia dura por un tiempo limitado, como 8 a 20 visitas.

¿Qué es la terapia electroconvulsiva?

La terapia electroconvulsiva (que también se llama ECT, por sus siglas en inglés o terapia de electrochoque) es un procedimiento utilizado para ayudar a tratar determinadas enfermedades mentales. Se hace pasar una corriente eléctrica por el cerebro, a fin de desencadenar una convulsión (un período breve de actividad cerebral irregular) que dura alrededor de 40 segundos. Durante la ECT, se proporcionan medicamentos para ayudar a prevenir el daño a músculos y huesos. La terapia electroconvulsiva podría ayudar a las personas que tienen las siguientes afecciones:

  • Depresión mayor que no responde a los antidepresivos (medicamentos utilizados para tratar la depresión) ni a la asesoría.
  • Depresión mayor en pacientes que no pueden tomar antidepresivos.
  • Manía grave que no responde a los medicamentos. Los síntomas de manía grave podrían incluir agitación, confusión, alucinaciones o delirios.
  • Esquizofrenia que no responde a los medicamentos.

Consejos para superar la depresión

  • No se aísle. Manténgase en contacto con sus seres queridos y sus amigos, con su asesor religioso y con su médico de familia.
  • Tómese su tiempo. No espere hacer todo lo que normalmente puede hacer. Establezca un cronograma realista.
  • No crea en los pensamientos negativos que pueda tener, como culparse o esperar fallar. Esta forma de pensar es parte de la depresión. Estos pensamientos desaparecerán a medida que mejore la depresión.
  • No se culpe por la depresión. Usted no la provocó.
  • Involúcrese en actividades que lo hagan sentir bien o que lo hagan sentir que ha logrado algo.
  • No tome decisiones importantes sobre su vida (por ejemplo, sobre la separación o el divorcio). Es posible que usted no piense con claridad cuando está deprimido, por lo que es posible que las decisiones que tome en este momento no sean las mejores para usted. Si usted debe tomar una decisión importante, pídale ayuda a alguien en quien confíe.
  • Evite las drogas y el alcohol. Ambos empeoran la depresión. Ambos pueden provocar efectos secundarios peligrosos con los medicamentos antidepresivos.
  • Haga ejercicio a menudo para sentirse mejor. La actividad física parece provocar una reacción química en el cuerpo que puede mejorar el estado de ánimo. Hacer ejercicio de 4 a 6 veces a la semana durante, al menos, 30 minutos cada vez es una buena meta. Pero, incluso menos actividad, puede ser útil.
  • Consuma comidas equilibradas y alimentos saludables.
  • Duerma lo suficiente.
  • Tome los medicamentos y/o vaya a las sesiones de asesoría con la frecuencia que su médico le recomiende. Los medicamentos no funcionarán si usted solo los toma de vez en cuando.
  • Póngase metas pequeñas, debido a que es posible que tenga menos energía.
  • Dese ánimo.
  • Obtenga toda la información que pueda sobre la depresión y sobre cómo tratarla.
  • Llame a su médico o al centro local para crisis de suicidio de inmediato si empieza a pensar sobre el suicidio.
  • No se desanime. La depresión tardará en desaparecer por completo. Téngase paciencia.
  • No se rinda.

Bibliografia

Vea una lista de los recursos que se usaron para desarrollar esta información.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 08/12
Creado: 06/96

Compartir: