Síndrome de Down | Complicaciones

Compartir:

¿Cuáles son los problemas de salud que podrían afectar a mi bebé?

Algunos bebés que tienen síndrome de Down tienen tono muscular deficiente. Esto les dificulta aún más aprender a darse vuelta, pararse y caminar. La fisioterapia puede ayudar a tratar estos problemas.

Alrededor de la mitad de los bebés que tienen síndrome de Down también tienen un problema cardíaco. Una ecografía del corazón de su bebé mostrará cualquier defecto. Es posible que sea necesario realizar una cirugía para solucionar los problemas cardíacos asociados con el síndrome de Down.

Algunos bebés con síndrome de Down tienen problemas para tragar o pueden tener obstrucciones en los intestinos. Es posible que sea necesario realizar una cirugía para solucionar estos problemas. Una vez solucionados, por lo general, no provocan ningún otro daño.

Algunos bebés tienen problemas en los ojos, como cataratas (cristalinos opacos) u ojos bizcos. Es posible que sean necesarios el uso de lentes correctivos o la realización de una cirugía para solucionar estos problemas.

Los niños con síndrome de Down pueden tener resfriados, infecciones en los oídos e infecciones de los senos paranasales más a menudo que otros niños. Tienen más probabilidades de tener problemas de la tiroides, pérdida de audición, convulsiones y problemas en los huesos y las articulaciones. También es común que estos niños tengan una dentición tardía.

¿Mi hijo tendrá problemas de aprendizaje?

Al momento del nacimiento, no es posible determinar cuán inteligente será un bebé que tiene síndrome de Down. En personas que tienen síndrome de Down, la inteligencia varía desde un nivel normal bajo hasta un retraso acentuado (lentitud para aprender). Si mantiene a su hijo físicamente sano y le brinda terapia o tratamiento para sus impedimentos, estará en mejores condiciones para aprender. Con terapia, muchos niños con síndrome de Down crecen y logran obtener un empleo y llevar una vida independiente.

Bibliografía

Vea una lista de los recursos que se usaron para desarrollar esta información.

Some of this content was developed by the University Centers for Excellence in Developmental Disabilities in CA (USC), MA (UMass Boston), IA (U of IA), KY (U of KY) and supported in part by the National Center on Birth Defects and Developmental Disabilities (NCBDDD) of the Center for Disease Control and Prevention through a cooperative agreement with Association of University Centers on Disabilities (AUCD). The opinions expressed are strictly those of the authors and do not necessarily reflect the opinions of the supporting organizations.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 02/14
Creado: 01/99

Compartir: