Disfagia | Causas y factores de riesgo

Compartir:

¿Cuál es la causa de la disfagia?

La disfagia puede presentarse a cualquier edad, pero es más común en personas mayores. Muchas cosas diferentes pueden provocar disfagia:

Hábitos de alimentación deficiente. Comer demasiado rápido, comer bocados grandes, comer acostado o no beber suficiente agua al comer pueden provocar disfagia. Es posible que también experimente disfagia si no puede masticar en forma adecuada debido a dolor de dientes o dientes faltantes, o dentaduras postizas.

Trastornos nerviosos y musculares. Es posible que las personas que tienen un accidente cerebrovascular, o las personas que tienen enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, distrofia muscular o miastenia grave tengan problemas para tragar. Estos trastornos pueden impedir que los nervios y músculos del esófago (el conducto que se extiende desde la boca, a lo largo de la garganta, hasta el estómago) funcionen bien. Esto puede hacer que el alimento se mueva lentamente o incluso que quede atascado en el esófago.

Problemas en el esófago. Por ejemplo, afecciones como reflujo ácido pueden dañar el esófago y provocar la formación de tejido cicatricial. El tejido cicatricial puede estrechar la abertura del esófago y puede provocar disfagia.

Otros trastornos. Determinados tipos de cáncer, el agrandamiento de la tiroides o el agrandamiento del corazón pueden ejercer presión en el esófago y provocar disfagia.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 02/11
Creado: 09/09

Compartir: