Infecciones del oído | Tratamiento

Compartir:

¿Cuál es el tratamiento para las infecciones del oído?

El tratamiento para las infecciones del oído puede incluir cualquiera de los siguientes:

  • Si su médico piensa que la infección es provocada por bacterias, es posible que le recete un antibiótico. (Los antibióticos no funcionan para infecciones provocadas por virus). Es muy importante seguir las instrucciones para dar el medicamento a su hijo.
  • Los analgésicos como acetaminofén (marcas: Children's Tylenol o Infants' Tylenol) e ibuprofeno (marcas: Children's Advil o Children's Motrin) pueden ayudar a su hijo a sentirse mejor y reducir la fiebre. Nunca dé aspirina a su hijo. La aspirina se ha asociado con el síndrome de Reye. El síndrome de Reye es una enfermedad grave que puede provocar la muerte. Los médicos recomiendan que los padres no den aspirina a niños menores de 18 años.
  • Una almohadilla térmica tibia (no caliente) sostenida sobre el oído también puede ayudar a aliviar el dolor provocado por el dolor de oído.
  • También es posible que su médico le recete gotas para el oído, a fin de aliviar el dolor.

Advertencia de la FDA

La Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los EE. UU. no aconseja el uso de velas para el oído. Las velas para el oído pueden provocar lesiones graves, y no existe evidencia que apoye su eficacia. Para obtener más información, visite el sitio web de la FDA. 

¿Cómo se trata la otitis media con derrame?

Si su hijo es mayor de 6 meses y solo tiene síntomas leves, el mejor tratamiento es dejar que el líquido desaparezca por sí solo. Usted puede dar a su hijo un analgésico de venta libre, como acetaminofén (una marca: Children's Tylenol), si está incómodo. Es posible que colocar un paño tibio y húmedo sobre el oído también ayude.

Por lo general, el líquido desaparece en el término de 2 a 3 meses y la audición regresa a la normalidad. Es posible que su médico desee revisar a su hijo de nuevo en ese momento para ver si aún queda líquido.

¿Necesitará antibióticos mi hijo?

Es posible que su hijo necesite antibióticos si el líquido aún se encuentra presente después de algunos meses y está provocando pérdida de la audición o problemas en ambos oídos. Por este motivo, los oídos de su hijo deben ser revisados algunos meses después de una infección del oído. Si aún queda líquido, es posible que el próximo paso sea una prueba de audición. También es posible que su médico recomiende antibióticos si su hijo tiene menos de 6 meses o tiene infecciones frecuentes del oído medio.

¿Por qué no probar con antibióticos en este momento?

Dar antibióticos innecesarios a su hijo puede ser perjudicial. Después de cada curso de tratamiento con antibióticos, los gérmenes en la nariz y la garganta tienen más probabilidades de volverse resistentes. Los gérmenes resistentes no pueden ser destruidos por los antibióticos habituales. Se deben utilizar antibióticos más costosos y potentes. Algunos de estos antibióticos deben darse en el hospital y sus efectos secundarios pueden ser muy desagradables o incluso peligrosos. Debido a que, por lo general, el líquido en los oídos no causa molestias a los niños, es mejor esperar y solo dar antibióticos cuando sean necesarios.

¿Qué sucede si el líquido no desaparece por sí solo?

Si el líquido permanece por más de algunos meses, es posible que su médico desee revisar la audición de su hijo. Es posible que su médico le recomiende tubos de los oídos (que también se llaman tubos de timpanostomía) para drenar el líquido. Es posible que los tubos de los oídos también disminuyan la cantidad de infecciones del oído que tenga su hijo.

¿Qué son los tubos de los oídos?

Los tubos de los oídos son diminutos tubos de plástico que ayudan a equilibrar la presión en los oídos de su hijo. Permiten el paso de aire al oído medio para que el líquido pueda drenar de la trompa de Eustaquio. Se colocan en el tímpano (que también se llama membrana timpánica) durante una cirugía y permanecen en el lugar por un promedio de 6 a 9 meses.

Por lo general, los tubos se dejan en el lugar hasta que se caen por sí solos o su médico decide que su hijo ya no los necesita. A veces, es posible que se necesite otro par de tubos.

Para colocar los tubos en los oídos se requiere una operación que tiene algunos riesgos. Su hijo necesitará anestesia general cuando se introduzca el tubo. Su médico hablará con usted acerca de los riesgos si piensa que su hijo necesita tubos de los oídos.

¿Cómo se trata la otitis de nadador?

Su médico observará el conducto auditivo y eliminará cualquier drenaje o pus. Su médico revisará el tímpano para asegurarse de que no haya otra infección. La mayoría de las infecciones de otitis de nadador pueden tratarse con gotas para el oído que contengan antibióticos para combatir las infecciones y medicamentos para reducir la comezón y la hinchazón. Usted también puede tomar un medicamento para el dolor de venta libre, a fin de aliviar el dolor, como ibuprofeno (algunas marcas: Advil, Motrin).

¿Cómo debo usar las gotas para el oído?

Su médico le dirá por cuánto tiempo y con qué frecuencia utilizar las gotas para el oído. Caliente el frasco con las manos antes de colocar las gotas en el oído. Utilizar gotas para el oído tibias puede prevenir las molestias cuando las gotas entran. Mover el lóbulo de la oreja para atrás y para adelante después de colocar las gotas también ayudará a que el medicamento llegue al fondo del conducto auditivo.

¿Qué más puedo hacer para la otitis de nadador?

Siga las indicaciones de su médico cuidadosamente y utilice todo(s) su(s) medicamento(s). La otitis de nadador puede ser difícil de tratar. A continuación le indicamos algunas cosas que lo ayudarán mejorarse:

  • Mantenga el oído lo más seco posible por 7 a 10 días. Dese baños en lugar de duchas. Intente mantener el agua fuera de los oídos cuando se lava el cabello. Utilice una bola de algodón para proteger el oído del agua mientras se baña (pero no lo coloque en el conducto auditivo). No nade ni practique otros deportes acuáticos. Si usted es parte de un equipo de natación, pregunte a su médico antes de volver a nadar.
  • No se coloque nada, excepto los medicamentos recetados, en los oídos. Rascarse y frotarse solo empeorará la otitis de nadador.

Por lo general, los síntomas mejoran mucho en 3 días. Deben desaparecer por completo en 10 días. Si no mejora para ese entonces, llame a su médico.

Bibliografia

Vea una lista de los recursos que se usaron para desarrollar esta información.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 02/10
Creado: 01/99

Compartir: