Disfunción eréctil | Causas y factores de riesgo

Compartir:

¿Cuál es la causa de la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil puede ser provocada por:

  • Diabetes (nivel alto de azúcar en la sangre).
  • Hipertensión (presión arterial alta).
  • Aterosclerosis (endurecimiento de las arterias).
  • Estrés, ansiedad o depresión.
  • Consumo de alcohol y tabaco.
  • Algunos medicamentos de venta con receta, como los antidepresivos, los analgésicos y los medicamentos para la presión arterial alta.
  • Fatiga.
  • Lesiones cerebrales o de la médula espinal.
  • Hipogonadismo (lo que provoca niveles más bajos de testosterona).
  • Esclerosis múltiple.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Terapia de radiación a los testículos.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Algunos tipos de cirugía de próstata o de vejiga.

Si usted no puede mantener el nivel de azúcar en la sangre o la presión arterial bajo control, puede tener disfunción eréctil. Es importante que tome los medicamentos para estos problemas exactamente de la manera en que su médico le indica.

A veces, las hormonas se desequilibran y esto provoca disfunción eréctil. Su médico decidirá si necesita realizarle análisis de sangre para examinar los niveles hormonales.

Algunos medicamentos pueden provocar disfunción eréctil. Si este es su caso, es posible que su médico le suspenda ese medicamento o que le dé uno diferente.

Tomar demasiado alcohol, fumar demasiado y abusar de las drogas también pueden provocar disfunción eréctil.

Los problemas en la relación con su pareja sexual también pueden provocar disfunción eréctil. Mejorar la relación podría ayudar en la vida sexual. Si usted decide buscar terapia, probablemente sea más eficaz si se incluye a la pareja sexual. Las parejas pueden aprender nuevas maneras de complacerse mutuamente y de mostrar afecto. Esto puede reducir la ansiedad con respecto a tener erecciones.

Sentimientos que pueden provocar la disfunción eréctil

  • Sentirse nervioso sobre las relaciones sexuales, tal vez debido a una mala experiencia o a un episodio anterior de impotencia.
  • Sentirse estresado, incluido el estrés proveniente del trabajo o situaciones familiares.
  • Estar preocupado por problemas en la relación con su pareja sexual.
  • Sentirse deprimido.
  • Sentirse tan tímido que no pueda disfrutar de las relaciones sexuales.
  • Pensar que su pareja está reaccionando en forma negativa hacia usted.

Fuente

Newer Pharmacologic Alternatives for Erectile Dysfunction by Anthony J. Viera, LT, MC, USNR, Timothy L. Clenney, LCDR, MC, USNR, Donald W. Shenenberger, LT, MC, USNR, and Gordon F. Green, CDR, MC, USNR (American Family Physician septiembre 15, 1999, http://www.aafp.org/afp/990915ap/1159.html)

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 03/14
Creado: 09/00

Compartir: