Obesidad | Tratamiento quirúrgico para la obesidad

Compartir:

¿Qué es la obesidad?

Mantener un peso corporal saludable es una de las mejores maneras para evitar los problemas de salud relacionados con el peso, tales como la diabetes tipo 2 o la enfermedad cardíaca. Pero, ¿qué es exactamente un peso corporal saludable? Una medición que se basa en su estatura y peso, llamada su índice de masa corporal o IMC, se considera como una mejor medida para los riesgos de la salud en lugar de simplemente su peso en libras. De hecho, los términos médicos "sobrepeso" y "obesidad" se basan en los valores de IMC. Un IMC entre 25 y 30 se define como sobrepeso, y un IMC de 30 o más se considera obesidad. Mientras más alto es su IMC, mayor es su riesgo de desarrollar una enfermedad relacionada con el peso.

¿Qué puedo hacer para perder peso?

Lo primero que debería hacer es hablar con el médico de su familia. Su médico le ayudará a desarrollar una dieta saludable y un plan de ejercicios que puedan ayudarle a perder peso, mejorar su estado físico y reducir las oportunidades de desarrollar una enfermedad cardíaca, hipertensión arterial o diabetes tipo 2. Sin embargo, en casos graves, es posible que la dieta y el ejercicio por sí solos no sean suficientes para ayudarle a perder peso. Si tiene un IMC de más de 40, o si tiene problemas de salud graves relacionados con el peso, tales como diabetes o enfermedad cardíaca, su médico puede hablarle acerca de si usted puede ser un candidato para una cirugía para perder peso.

¿Qué es una cirugía bariátrica?

La cirugía para perder peso (también llamada cirugía bariátrica) puede ayudarle a perder grandes cantidades de peso, si usted está obeso. La cirugía para perder peso es más satisfactoria cuando se utiliza como parte de un cambio de estilo de vida saludable a largo plazo, incluyendo la dieta y el ejercicio. Luego de la cirugía, con frecuencia la pérdida de peso es rápida, y luego comienza a ser más lenta después de dos años. La pérdida de peso puede mantenerse por muchos años luego de la cirugía. 

¿Cuáles son los diferentes tipos de cirugía para perder peso?

Existen varios tipos diferentes de cirugía para perder peso. La cirugía reducirá la cantidad de alimentos que usted puede comer, reducirá la cantidad de alimentos que su organismo puede absorber, o ambos.

Una cirugía para perder peso que funciona al restringir la cantidad de alimentos que puede comer se llama fijación de banda gástrica ajustable laparoscópica (también llamada banda gástrica). En esta cirugía, su médico hará varias incisiones pequeñas en su abdomen. En una incisión, se inserta un laparoscopio (un pequeño tubo delgado con una cámara en la punta, que se utiliza para ver dentro de su cuerpo) dentro de la incisión. Su médico colocará una banda, como un cinturón alrededor de su estómago, separándolo en dos bolsas. Hay un pequeño pasaje entre las dos bolsas. Los alimentos que coma, pasan lentamente a través de un pasaje angosto hacia el intestino. Un tubo se conecta a la banda, y al final del tubo hay un puerto, o un punto de acceso, que se deja justo debajo de la piel. Este punto de acceso permite que su médico ajuste la tirantez de la banda al inyectar solución salina (agua con sal) dentro del tubo. Al apretar la banda, hará que el pasaje sea más pequeño, lo que hace que la bolsa superior se llene más rápido, lo que permite que usted se sienta lleno más rápidamente.

Otras dos cirugías comunes para la pérdida del peso funcionan al reducir la cantidad de alimentos que su cuerpo puede absorber.

  • Cirugía de bypass gástrico. Durante esta cirugía, su médico hará una bolsita en la parte superior de su estómago. Esto reduce la cantidad de alimentos que puede comer antes de sentirse lleno. La conexión a su intestino delgado se mueve entonces de la parte inferior del estómago a la nueva bolsa. Cuando come, los alimentos que traga se van a la nueva bolsa y luego al intestino delgado, “desviando” a su estómago y a la parte superior de su intestino delgado, donde usualmente ocurre la absorción.
  • Derivación biliopancreática con desviación duodenal. Durante esta cirugía, su médico retirará la mayor parte de su estómago. Este tipo de cirugía raramente se utiliza debido a los posibles efectos secundarios, entre los que se incluyen ya no poder absorber todas las vitaminas y nutrientes que su cuerpo necesita. Si no tiene este tipo de cirugía, su médico controlará su progreso muy de cerca para asegurarse de que usted está obteniendo todos los nutrientes que su cuerpo necesita.

Si está interesado en la cirugía para perder peso, háblele a su médico. Su médico le puede explicar los diferentes procedimientos, decidir si usted es un buen candidato para la cirugía y decidir qué procedimiento que podría ser la mejor opción para usted.

¿Cómo será todo luego de la cirugía?

Es posible que experimente un poco de dolor o incomodidad luego de la cirugía. Esto es normal. Su médico le recetará medicamentos para el dolor, para que se sienta cómodo. También su médico le pondrá a dieta líquida durante las dos primeras semanas luego de su cirugía. Su médico le dirá cuánto líquido debería estar tomando a lo largo del día. Después que termine con la dieta líquida, se le pondrá en una dieta de alimentos blandos durante dos semanas. Cuatro semanas después de la cirugía, es posible que pueda volver a comer alimentos sólidos. Tendrá que recordar que sus hábitos alimenticios tendrán que ser ajustados luego de la cirugía. Tendrá que comer porciones de alimentos más pequeñas, tomar pequeños bocados y masticar completamente sus alimentos, y evitar los alimentos que tienen un alto contenido en grasa y azúcar.

Su médico también querrá que se levante de la cama y que empiece a caminar por los alrededores, el día después de su cirugía. Caminar o hacer ejercicios con las piernas le ayudarán a evitar que desarrolle coágulos de sangre en sus piernas. Trate de no quedarse en la cama por períodos largos de tiempo. Debería tener la capacidad de retomar sus actividades diarias normales aproximadamente el día después de su cirugía. Tomará algunas semanas antes de que pueda volver a hacer ejercicio o cualquier tipo de actividad extenuante. Su médico le dirá cuando puede volver a realizar ese tipo de actividades.

Después de su cirugía, tendrá citas frecuentes con su médico. Visitará a su médico cada cuatro a seis semanas durante los primeros meses luego de la cirugía. Este es el tiempo en que estará perdiendo peso rápidamente, así que su médico querrá controlar su progreso y se asegurará de que usted esté bien. Después que la pérdida de peso sea más lenta, verá a su médico cada seis a doce meses. En estas citas, se discutirán sus planes de alimentación y de ejercicio y se registrará su progreso. Es posible que también le hagan exámenes de sangre.

¿Qué cambios debería hacer luego de la cirugía?

La pérdida de peso solo es la mitad de la batalla. Mantener la pérdida de peso requerirá hacer cambios saludables permanentes en su estilo de vida. Junto con una dieta saludable a la que se puede ajustar y un programa de ejercicios que disfrute, aumentar su actividad diaria y encontrar apoyo entre sus amigos, familia o un grupo de apoyo serán las claves para un plan exitoso de pérdida de peso. Su médico probablemente le recomendará un suplemento vitamínico regular, si su cirugía también le causa que no absorba las vitaminas de los alimentos. Asegúrese de tomarlas siempre para evitar deficiencias vitamínicas.

 

Ser más activo

Los cambios en el estilo de vida no tienen que ser drásticos para ser efectivos. Medidas sencillas que se apliquen cada día pueden hacer una diferencia significativa con el pasar del tiempo. Entre algunos ejemplos se incluyen:

  • Aumente su actividad física actual al agregarle 10 minutos al día, o aumentar la intensidad de baja a moderada. Limite el tiempo que pasa en línea en la computadora, viendo la televisión o jugando videojuegos a menos de un total de dos horas al día.
  • Suba o baje las escaleras en lugar del elevador.
  • Estaciónese en el extremo opuesto del estacionamiento y camine a su destino, en lugar de estacionarse lo más cerca posible. También puede bajarse del autobús una parada antes y caminar el resto del camino.
  • Haga más quehaceres domésticos (como sacudir, aspirar o limpiar el jardín)
  • Camine o corra con el perro o los niños
  • Tome unas vacaciones "activas": dé largas caminatas o monte bicicleta
  • Compre un podómetro, que mida cuántos pasos da usted cada día. Gradualmente aumente su número diario de pasos. (Los podómetros se pueden comprar en las tiendas de accesorios deportivos).

Casi todas las personas pueden beneficiarse al reducir la grasa dañina. Si actualmente come mucha grasa, trate solo uno o dos de los siguientes cambios, o las sugerencias que se le presentan en su folleto en opciones de alimentos más saludables:

  • En lugar de freír la carne, hornéela, ásela o ásela a la parrilla. Retire la piel del pollo o del pavo antes de comérselo. Coma pescado por lo menos una vez a la semana.
  • Reduzca la grasa adicional, tal como mantequilla o margarina en el pan, crema agria en las papas horneadas o aderezos para la ensalada. Utilice versiones con un contenido bajo en grasa o sin grasa de estos condimentos.
  • Coma mucha fruta y vegetales con sus comidas y como bocadillos.
  • Cuando coma fuera de casa, ponga atención a las grasas "escondidas" (como las que están en los aderezos para la ensalada y los postres) y los tamaños más grandes de las porciones.
  • Lea las etiquetas con valores nutricionales de los alimentos antes de comprarlos. Si necesita ayuda para leer las etiquetas, pídasela a su médico o su dietista.
  • Tome bebidas sin calorías o de bajo contenido calórico, como agua, té sin endulzar y gaseosa de dieta. Las bebidas endulzadas con azúcar, como el jugo de frutas, bebidas de frutas, gaseosas regulares, bebidas deportivas, bebidas energizantes, leche endulzada o saborizada y té frío endulzado pueden agregar muchas cantidades de azúcar y calorías a su dieta.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Creado: 01/13

Compartir: