Neumonía | Tratamiento

Compartir:

¿Cómo se trata la neumonía?

El tratamiento depende del tipo de neumonía que tiene, de cuán grave son los síntomas, de cuán sano está en general y de su edad.

Para la neumonía bacteriana, es probable que su médico recete antibióticos. La mayoría de los síntomas deben mejorar en el término de algunos días, aunque la tos puede durar varias semanas. Asegúrese de seguir con cuidado las indicaciones de su médico. Use todo el medicamento antibiótico que recete su médico. De lo contrario, pueden permanecer algunas bacterias en el cuerpo. Esto puede hacer que reaparezca la neumonía. También puede aumentar el riesgo de resistencia a los antibióticos.

Los antibióticos no funcionan para tratar las infecciones virales. Si usted tiene una neumonía viral, es probable que su médico hable con usted sobre las maneras de tratar los síntomas. Hay medicamentos de venta libre (OTC, por sus siglas en inglés) disponibles para bajar la fiebre y aliviar el dolor y la tos. Sin embargo, tener algo de tos está bien dado que puede ayudar a limpiar los pulmones. Asegúrese de hablar con su médico antes de tomar un inhibidor de la tos.

Si la neumonía es provocada por un hongo, es posible que su médico le recete un medicamento antimicótico.

Si su caso de neumonía es grave, es posible que necesite ser hospitalizado. Si está experimentando falta de aire, pueden darle oxígeno para ayudar a su respiración. También podría recibir antibióticos por vía intravenosa (por vía IV). Las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado, alguna enfermedad cardíaca o alguna afección pulmonar, y las personas que ya estuvieron muy indispuestas antes de desarrollar neumonía tienen más probabilidades de ser hospitalizadas. Los bebés, los niños pequeños y los adultos que tienen 65 años o más también tienen un mayor riesgo.

¿Qué puedo hacer en el hogar para sentirme mejor?

Además de tomar cualquier antibiótico y/o medicamento que recete su médico, debe hacer lo siguiente:

  • Descanse mucho. El reposo ayudará al cuerpo a combatir la infección.
  • Beba abundante cantidad de líquido. Los líquidos lo mantendrán hidratado y pueden ayudar a aflojar la mucosidad de los pulmones. Intente tomar agua, té tibio y sopas claras.
  • Si fuma, deje de hacerlo y evite el humo de segunda mano. El humo puede hacer que sus síntomas empeoren. Fumar también aumenta su riesgo de desarrollar neumonía y otros problemas pulmonares en el futuro. También debe evitar las chimeneas encendidas u otras áreas donde es posible que el aire no esté limpio.
  • No vaya a la escuela ni al trabajo hasta que desaparezcan los síntomas. Esto, por lo general, significa esperar hasta que se vaya la fiebre y la tos con mucosidad. Pregunte a su médico cuándo está bien que regrese a la escuela o al trabajo.
  • Use un humidificador de vapor frío o tome un baño de agua tibia para ayudar a limpiar los pulmones y hacer que sea más fácil respirar.

¿Necesitaré hacer un seguimiento con mi médico?

Su médico puede programar una cita de seguimiento después de diagnosticarle neumonía. En esta visita, su médico podría realizarle otra radiografía de tórax para asegurarse de que la infección por neumonía está desapareciendo. Tenga en cuenta que los resultados de la radiografía de tórax pueden tardar meses en volver a ser normales. Sin embargo, si los síntomas no mejoran, su médico puede decidir intentar con otra forma de tratamiento.

Aunque puede sentirse mejor, es importante que asista a las citas de seguimiento, en especial si fuma. La infección puede seguir en los pulmones incluso si ya no experimenta ningún síntoma.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 02/11
Creado: 03/09

Compartir: