Cáncer de próstata | Tratamiento

Compartir:

¿Cuáles son algunas de las opciones de tratamiento para el cáncer de próstata?

Las opciones de tratamiento para el cáncer de próstata dependen en parte de la edad, del estado de salud general y de si el tumor se ha propagado. En el caso de los tumores que aún se encuentran dentro de la próstata, la terapia de radiación (uso de un tipo de rayos X para destruir las células cancerosas) y una cirugía que se llama prostatectomía radical son opciones de tratamiento comunes. La "conducta expectante" también es una opción de tratamiento. Desde este enfoque, no se realiza ningún tratamiento hasta que se agrande el tumor. La conducta expectante puede ser la mejor opción para un hombre mayor que tiene un riesgo más alto de morir de otra causa distinta del cáncer de próstata.

Por lo general, los tumores que han traspasado la próstata no pueden curarse con radiación ni con cirugía. Pueden tratarse con hormonas que hacen más lento el crecimiento del cáncer.

¿Qué es la prostatectomía radical?

La prostatectomía radical es una cirugía que se realiza para extirpar toda la próstata y los ganglios linfáticos cercanos. Después de que se extrae la próstata a través de una incisión, se introduce un catéter (un tubo delgado de caucho) por el pene en la vejiga para que salga la orina del cuerpo hasta que se cure el área.

Otros tipos de cirugía de próstata son menos invasivas y tienen diferentes riesgos y tasas de recuperación. Su médico lo ayudará a determinar qué tipo de cirugía es la mejor opción para usted. La cirugía laparoscópica ayuda al cirujano a observar el interior del cuerpo usando un tubo delgado con una cámara diminuta conectada. Se realizan pequeños cortes cerca del lugar del tumor, y se usan herramientas delgadas para extirpar el tumor y el tejido que lo rodea. Algunos hospitales también tienen robots que ayudan en este tipo de cirugía. El médico maneja el brazo del robot desde una computadora.

Su médico hablará con usted sobre el tipo de anestesia usada durante la cirugía. Es posible que le den anestesia general, que lo pone en un estado similar al del sueño. Si no, pueden darle una anestesia epidural o espinal. Este tipo de anestesia bloquea las vías nerviosas que salen de la columna vertebral y entumece el área.

¿Cuáles son los riesgos y los beneficios de la prostatectomía radical?

Si usted es joven y tiene buena salud, los riesgos a corto plazo de esta cirugía son bajos. La estadía en el hospital, por lo general, se extiende de 2 a 3 días, y el catéter se deja puesto durante 2 a 3 semanas. Por lo general, puede volver a trabajar en alrededor de 1 mes. No debería sentir ningún dolor intenso con esta cirugía. La mayoría de los hombres demoran de algunas semanas a varios meses después de la cirugía en recuperar el control de la vejiga.

La principal ventaja de la cirugía es que ofrece el tratamiento más seguro. Esto significa que, si se extirpa todo el cáncer durante la cirugía, es probable que se cure. Además, la cirugía proporciona a su médico información precisa sobre el avance del cáncer, dado que se extraen los ganglios linfáticos cercanos junto con el tumor.

La cirugía sí tiene riesgos. Los principales riesgos de la prostatectomía radical son la incontinencia (pérdida del control de la vejiga) y la impotencia (pérdida de la capacidad de lograr una erección y mantenerla el tiempo suficiente para tener relaciones sexuales). La mayoría de los problemas de la vejiga y la impotencia mejoran con el tiempo.

Afortunadamente, solo un porcentaje muy bajo de hombres tienen incontinencia grave después de la prostatectomía radical. Hasta el 35% de los hombres tienen algún escape accidental de orina cuando levantan objetos pesados, tosen o se ríen. La probabilidad de impotencia (disfunción eréctil) es más baja si el cirujano puede evitar cortar los nervios. Esto podría no ser posible si el tumor es grande. La edad y el grado de función sexual antes de la cirugía también son factores importantes. Si, cuando le hacen la cirugía, usted es menor de 50 años, tiene más probabilidades de recuperar la función sexual. Si es mayor de 70 años, tiene más probabilidades de perder la función sexual. Recuerde: Aunque se corten los nervios, la sensibilidad del pene y los orgasmos siguen siendo normales. Solo se pierde la capacidad de endurecer el pene para tener relaciones sexuales. Sin embargo, hay medicamentos y dispositivos que pueden ayudar a endurecer el pene.

Usted podría perder mucha sangre durante esta cirugía. Antes de la cirugía, es recomendable que guarde alrededor de 2 unidades de su propia sangre en caso de que necesite una transfusión.

¿Qué es la terapia de radiación? ¿Cuáles son sus riesgos y sus beneficios?

Existen 2 tipos de terapia de radiación. En un tipo, que se llama terapia de radiación de haz externo, la radiación se administra desde una máquina similar a una máquina para tomar radiografías. En otro tipo, la terapia de radiación interna, se inyectan bolitas radiactivas (que se llaman "semillas") en la próstata. A veces, esto se llama terapia con semillas o braquiterapia. Ambos tipos tienen casi los mismos resultados en la cura del cáncer de próstata.

Por lo general, la terapia de radiación de haz externo solo dura alrededor de 10 minutos, pero se administra 5 días a la semana durante 6 a 8 semanas. Algunas personas podrían considerar que esto requiere mucho tiempo. Sin embargo, no se necesita ninguna anestesia para este tipo de tratamiento. Los efectos secundarios son más leves que los efectos secundarios que puede tener la terapia con semillas.

La terapia con semillas puede hacerse con solo una visita al hospital. Para la terapia con semillas, necesitará anestesia durante algunos minutos, pero debería poder volver al hogar inmediatamente después del tratamiento. En la terapia con semillas, pueden administrarse dosis más altas de radiación justo en el cáncer. Es posible que sienta más molestias después de este tratamiento.

Estudios más antiguos indican que alrededor de la mitad de los pacientes se vuelven impotentes en el término de 5 años de recibir terapia de radiación, pero formas más nuevas de radiación pueden tener resultados diferentes. Muchos hombres se sienten muy cansados al final del período de tratamiento. Alrededor del 15% al 30% de los hombres que reciben terapia de radiación tienen efectos secundarios como ardor al orinar, sangrado al orinar, orinar con frecuencia, sangrado rectal, molestias en el recto o diarrea durante el tratamiento o poco después de este. La disfunción eréctil (impotencia) es un efecto secundario común y, a menudo, empeora con el tiempo. Las complicaciones más graves son poco frecuentes. Sin embargo, el tratamiento de radiación va acompañado de un grado de incertidumbre. Dado que no se extraen la próstata ni los ganglios linfáticos, su médico no puede determinar el tamaño exacto del tumor. El cáncer podría reaparecer muchos años después del tratamiento de radiación.

Diez años después del tratamiento, las tasas de curación son casi iguales para la terapia de radiación y la prostatectomía radical. Los hombres que reciben terapia de radiación evitan los riesgos de la cirugía. Tampoco tienen riesgo de sangrado. No tienen que permanecer en el hospital y se recuperan en forma más rápida. Por lo general, las actividades cotidianas pueden continuar durante el tratamiento. La incontinencia es extremadamente poco frecuente después de la terapia de radiación. La cirugía, sin embargo, puede darle más probabilidades de curarse a largo plazo.

¿Cuáles son los riesgos y los beneficios de la conducta expectante?

Por lo general, el cáncer de próstata es pequeño y crece en forma lenta. Dado que muchos hombres con un tumor que crece en forma lenta tienen la misma expectativa de vida que los hombres que incluso no tienen cáncer de próstata, es posible que no sea necesario tratar los tumores de próstata que son muy pequeños y que crecen en forma muy lenta. Además, para algunos hombres, los efectos secundarios del tratamiento superan los beneficios. Durante el período de conducta expectante, usted no recibe tratamiento, pero consulta a su médico a menudo. Si no hay ningún signo de que el cáncer esté creciendo, usted sigue sin recibir tratamiento. Puede empezar a administarse la terapia hormonal si el cáncer empieza a crecer.

Puede ser difícil de determinar si un tumor pequeño crecerá en forma lenta o rápida. Su médico obtendrá indicios sobre la forma en que crecerá el tumor verificando el nivel del antígeno prostático específico (PSA) con un análisis de sangre, examinando el tejido de la biopsia y haciéndole un examen rectal. La elección de la conducta expectante depende de usted.

¿Cuál es el objetivo de la terapia hormonal? ¿Tiene efectos secundarios?

El objetivo de la terapia hormonal es reducir el nivel de hormonas masculinas, que se llaman andrógenos, que se producen en mayor medida en los testículos. Los andrógenos, como la testosterona, ayudan a que crezca el tumor de la próstata. Pueden administrarse inyecciones o píldoras durante un período de varios meses, o pueden extirparse los testículos en forma quirúrgica. Una vez que la testosterona está fuera del cuerpo, por lo general, se reduce el tamaño del cáncer de próstata y se hacen más lentas las nuevas neoplasias. Los tratamientos hormonales se usan a menudo combinados con otros tipos de tratamientos para el cáncer de próstata.

La terapia hormonal no tiene efectos secundarios. Algunos de los efectos secundarios más graves incluyen pérdida del impulso sexual, debilitamiento de los huesos, disfunción eréctil, fatiga y osteoporosis.

Los tratamientos hormonales también se usan en pacientes que tienen cáncer que se ha propagado más allá de la próstata. Aunque el cáncer de próstata que se ha propagado por lo general responde a 1 ó 2 años de terapia hormonal, no cura la enfermedad y la mayoría de los tumores finalmente comienzan a crecer nuevamente. Una que esto sucede, el objetivo del tratamiento es controlar los síntomas. Ningún tratamiento actual puede curar el cáncer de próstata una vez que ha dejado de funcionar la terapia hormonal. Sin embargo, en forma reciente, se ha demostrado que la quimioterapia ayuda a algunas personas que tienen cáncer de próstata avanzado a vivir más tiempo.

¿Qué sucede después del tratamiento para el cáncer de próstata?

Hable con su médico sobre la frecuencia con la que deberá realizarse análisis de sangre de PSA de seguimiento u otros exámenes.

¿Dónde puedo obtener más información sobre el cáncer de próstata?

Su médico de familia, su oncólogo (médico especialista en cáncer), el radioterapeuta y su urólogo pueden brindarle información. Su hospital local o centro contra el cáncer local podrían remitirlo a un grupo de apoyo local para personas con cáncer de próstata, donde puede encontrar otros hombres que han tenido este tipo de cáncer.

Fuente

Treatment Options for Prostate Cancer: Evaluating the Evidence by V Bhatnagar, RM Kaplan (American Family Physician mayo 15, 2005, http://www.aafp.org/afp/20050515/1915.html)

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 01/11
Creado: 01/99

Compartir: