Disfunción sexual (mujeres) | Tratamiento

Compartir:

¿Qué puedo hacer?

Si el deseo es el problema, intente cambiar su rutina habitual. Pruebe tener relaciones sexuales en diferentes momentos del día o pruebe una posición sexual diferente.

A menudo, los trastornos de excitación pueden tratarse si usa una crema vaginal o un lubricante sexual para la sequedad. Si ha atravesado la menopausia, hable con su médico sobre la posibilidad de tomar estrógeno o usar una crema de estrógeno.

Si tiene problemas para tener un orgasmo, es posible que no esté recibiendo suficiente estimulación erótica u otro tipo de estimulación antes de que comience la relación sexual propiamente dicha. La estimulación adicional (antes de tener relaciones sexuales con su pareja) con un vibrador puede ser útil. Es posible que necesite frotarse o estimularse incluso durante una hora antes de tener relaciones sexuales. Muchas mujeres no tienen un orgasmo durante las relaciones sexuales. Si desea tener un orgasmo en la relación sexual, se recomienda que usted o su pareja estimulen suavemente el clítoris. Es posible que la masturbación también sea útil, dado que puede ayudarla a aprender las técnicas que le den mejor resultado.

Si siente dolor durante la relación sexual, pruebe diferentes posiciones. Cuando está encima de su pareja, usted tiene más control sobre la penetración y el movimiento. Vaciar la vejiga antes de tener relaciones sexuales, usar lubricación adicional o tomar un baño tibio antes de tener relaciones sexuales pueden ayudar. Si aún siente dolor durante las relaciones sexuales, hable con su médico. Este puede ayudarla a encontrar la causa de su dolor y decidir cuál es el mejor tratamiento para usted.

¿Los medicamentos pueden ayudar?

Si ha atravesado la menopausia o le han extraído el útero y/o los ovarios, tomar la hormona estrógeno puede ayudar a tratar los problemas sexuales. Si aún no está tomando estrógeno, pregunte a su médico si este es una opción para usted.

Es posible que haya escuchado que tomar sildenafilo (Viagra) o la hormona masculina testosterona puede ayudar a las mujeres con los problemas sexuales. No se han realizado muchos estudios sobre los efectos del Viagra ni de la testosterona en mujeres, de modo que los médicos desconocen si estos pueden ayudar o no. Tanto el Viagra como la testosterona pueden tener efectos secundarios graves, por lo tanto, usarlos probablemente no justifique el riesgo.

¿Qué otra cosa puedo hacer?

Obtenga más información sobre su cuerpo y sobre cómo funciona. Pregunte a su médico sobre cómo los medicamentos, las enfermedades, las cirugías, la edad, el embarazo o la menopausia pueden afectar las relaciones sexuales.

Practique los ejercicios de "enfoque sensorial" en los que un integrante de la pareja hace masajes, mientras que el otro dice qué cosas le gustan y pide cambios (ejemplo: "más suave", "más rápido", etc.). Tener fantasías puede aumentar su deseo. Apretar bien los músculos de la vagina (que se llama ejercicios de Kegel) y, luego, relajarlos también puede aumentar su excitación. Pruebe actividades sexuales distintas de la relación sexual, como masajes, sexo oral o masturbación.

¿Qué sucede con mi pareja?

Hable con su pareja sobre las cosas que les gustan o no a cada uno, o sobre lo que desearía probar. Pida ayuda a su pareja. Recuerde que es posible que su pareja no desee hacer algunas cosas que usted desea probar, y es posible que usted no desee probar lo que su pareja desea. Deben respetar las cosas que hacen sentir cómodos e incómodos a cada uno. Esto ayuda a que usted y su pareja tengan una buena relación sexual. Si siente que no puede hablar con su pareja, es posible que su médico o un consejero puedan ayudarla.

Si siente que su pareja está abusando de usted, informe a su médico.

¿Cómo puede ayudar mi médico?

Su médico puede sugerir maneras de tratar sus problemas sexuales o puede remitirla a un terapeuta o a un consejero sexual, si fuera necesario.

Fuente

Female Sexual Dysfunction: Evaluation and Treatment by Nancy A. Phillips, M.D. (American Family Physician julio 01, 2000, http://www.aafp.org/afp/20000701/127.html)

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 04/14
Creado: 09/00

Compartir: