Culebrilla | Prevención

Compartir:

¿Existe una vacuna contra la culebrilla?

Se recomienda la vacuna contra la culebrilla para los adultos de 60 años o más. La vacuna puede prevenir la culebrilla, pero no puede tratar la culebrilla activa ni la neuralgia posherpética.

Los efectos secundarios comunes de la vacuna son dolor de cabeza y enrojecimiento, hinchazón, comezón y dolor en el lugar de la inyección. Las personas que han tenido culebrilla deben aplicarse la vacuna para ayudar a evitar que la enfermedad reaparezca. La vacuna protege durante, al menos, 6 años, pero es posible que dure mucho más.

No se recomienda la vacuna contra la culebrilla para los siguientes grupos:

  • Personas que han tenido una reacción alérgica a la gelatina o al antibiótico neomicina.
  • Personas que tienen una alergia a cualquier componente de la vacuna contra la culebrilla.
  • Personas que tienen un sistema inmunitario debilitado a causa de afecciones como la leucemia, el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).
  • Personas que reciben tratamiento para el cáncer.
  • Personas que reciben tratamiento con fármacos que deprimen el sistema inmunitario, incluidos los corticosteroides en dosis altas.
  • Mujeres embarazadas o que podrían quedar embarazadas en el término de 4 semanas después de aplicarse la vacuna.

¿Puedo prevenir el HZO?

No hay nada que usted pueda hacer para prevenir el HZO.

Bibliografia

Vea una lista de los recursos que se usaron para desarrollar esta información.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 01/11
Creado: 09/00

Compartir: