Tics y síndrome de Tourette | Descripción general

Compartir:

¿Qué son los tics?

Los tics son movimientos o sonidos rápidos que se repiten una y otra vez sin motivo. Cuando una persona tiene un tic, no puede controlar el movimiento ni los sonidos. Carraspear y parpadear son tics comunes. A menudo, los tics empeoran cuando una persona se siente estresada, cansada o ansiosa. Algunos medicamentos pueden empeorar los tics.

¿Qué es el síndrome de Tourette?

El síndrome de Tourette es un tipo de trastorno de tics. Los niños que tienen el síndrome de Tourette repiten tanto movimientos como sonidos. Pueden suceder varios tics distintos al mismo tiempo, pero es posible que no siempre se produzcan juntos.

Si un niño tiene el síndrome de Tourette, los tics por lo general comienzan cuando tiene entre 3 y 10 años. Los sonidos y movimientos aparecen y desaparecen, y por lo general no son un problema grave. Tenga en cuenta que es posible que su hijo tenga un tic, pero no tenga el síndrome de Tourette. Hable con su médico de familia si cree que su hijo podría tener el síndrome de Tourette.

En la televisión, en las películas y en las noticias, el síndrome de Tourette a menudo aparece asociado con el uso de malas palabras y comentarios racistas o sexuales ofensivos. Sin embargo, solo un pequeño porcentaje de las personas que tienen el síndrome de Tourette tienen este síntoma.

¿Superará mi hijo este problema?

La mayoría de los tics desaparecen después de algunos meses. Sin embargo, a veces una persona tiene 1 ó 2 tics durante muchos años. Los niños que tienen el síndrome de Tourette por lo general tienen los peores síntomas cuando tienen entre 9 y 13 años. Más de la mitad de estos niños mejoran mucho durante la adolescencia y los primeros años de la edad adulta. Menos de la mitad de las personas que tienen el síndrome de Tourette durante la niñez tienen tics de moderados a intensos cuando son adultos.

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo?

Obtenga información sobre los tics y el síndrome de Tourette y explíquelos a las personas que interactúan en forma regular con su hijo, como sus parientes, sus maestros y sus cuidadores de la guardería.

Entienda que su hijo tiene muy poco control sobre los tics provocados por el síndrome de Tourette. Si usted hace demasiado énfasis en los tics, es posible que empeoren. En la mayoría de los casos, animar a su hijo a que intente detener un tic no es útil. Su hijo puede contener los tics durante algún tiempo, pero los tics reaparecerán finalmente.

¿Qué más debo saber?

Muchos niños que tienen el síndrome de Tourette también tienen el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (que también se llama ADHD). Los niños que tienen el síndrome de Tourette también tienen discapacidades del aprendizaje o trastorno obsesivo-compulsivo (pensamientos o conductas que se repiten una y otra vez). Su médico puede ayudarlo a averiguar si su hijo tiene alguna de estas otras afecciones.

Los tics pueden afectar a más de una persona en una familia. Los tics y el síndrome de Tourette deben considerarse como una causa posible si un niño con un familiar que tiene el síndrome de Tourette tiene problemas de conducta o de aprendizaje.

Fuente

Recognition and Management of Tourette's Syndrome and Tic Disorders by MM Bagheri, J Kerbeshian, L Burd (American Family Physician abril 15, 1999, http://www.aafp.org/afp/990415ap/2263.html)

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 02/10
Creado: 04/99

Compartir: