Vómitos y diarrea | Tratamiento

Compartir:

¿Cómo puedo prevenir la deshidratación?

Si su bebé o hijo han tenido varios ataques de vómitos o diarrea, necesitarán reponer los líquidos y los electrolitos perdidos.

Si usted está amamantando, continúe dándole leche materna a su bebé. La leche materna tiene líquidos y electrolitos necesarios para prevenir la deshidratación. También es posible que su médico desee darle a su bebé una solución de rehidratación oral (ORS, por sus siglas en inglés).

Si alimenta a su bebé con leche de fórmula, intente cambiar a una que no tenga lactosa mientras esté enfermo. La lactosa puede empeorar la diarrea. También es posible que su médico sugiera cambiar de la leche de fórmula a una ORS por 12 a 24 horas, y luego volver a la leche de fórmula.

Para los niños pequeños, use una ORS, que contiene la mezcla adecuada de sal, azúcar, potasio y otros nutrientes para ayudar a reponer los líquidos corporales perdidos. Es posible que los niños mayores de 1 año también tomen sopas o gaseosas claras, o jugo mezclado con agua para ayudar a prevenir la deshidratación. Usted debe evitar darle agua común y gaseosas oscuras a su hijo. El agua sola no contiene la suficiente sal ni los suficientes nutrientes como para ayudar con la deshidratación. Las gaseosas oscuras son, por lo general, muy altas en azúcar y pueden irritar el estómago de su hijo.

¿Qué es una ORS?

Una solución de rehidratación oral u ORS es una excelente manera de reponer los líquidos y nutrientes perdidos a través de los vómitos y la diarrea. Una ORS es segura para los bebés y los niños mayores. Una ORS puede presentarse en varias formas, entre las cuales se incluye un polvo que se mezcla con agua, un líquido que ya está mezclado y Popsicles congelados.

Las marcas de ORS incluyen Pedialyte, Ricelyte, Rehydralyte y la solución de rehidratación oral de la Organización Mundial de la Salud (OMS-ORS). Usted puede comprarlas en la mayoría de las tiendas de comestibles y farmacias. Si usted no tiene acceso a una ORS comprada en una tienda, puede mezclar 8 cucharaditas de azúcar y 1 cucharadita de sal en un cuarto de galón (4 tazas) de agua. Esta mezcla no tiene potasio pero, de todos modos, es una buena ORS. Usted puede proporcionar algo de potasio agregando una taza de jugo de naranja a la ORS casera o dándole a su hijo un poco de banana.

Si su hijo está vomitando, intente darle pequeñas cantidades de una ORS a menudo, como 1 cucharadita cada minuto. Cuando su hijo pueda mantener las bebidas en el estómago, aumente de a poco la cantidad que le da.

Si su hijo continúa vomitando, espere entre 30 y 60 minutos después de la última vez que vomitó y luego hágale beber algunos sorbos de una ORS. Es posible que pequeñas cantidades cada algunos minutos se mantengan mejor en el estómago que una gran cantidad a la vez.

Cuando su hijo deje de vomitar, usted podría aumentar la cantidad de ORS que le da cada vez y agregar caldos claros o gaseosas claras. Recuerde: las pequeñas cantidades tienen menos probabilidades de provocar malestar en el estómago de su hijo.

Si su hijo tiene diarrea y no está vomitando, hágale beber una ORS y otros líquidos. Es posible que su médico le pida que lleve un registro de la cantidad de líquido que su hijo bebe. Usted puede usar un gotero, una cuchara o una taza medidora para ayudarlo a llevar el registro.

¿Debo alimentar a mi hijo cuando tiene diarrea?

Sí. Los niños mayores deben comenzar a comer en el término de 12 a 24 horas después de empezar a tomar una ORS. Evite los alimentos con mucho azúcar y mucha grasa, como helado, gelatina, pudín y alimentos fritos. Estos podrían irritar el estómago y el tubo digestivo de su hijo. Es mejor evitar los productos lácteos durante 3 a 7 días.

Es posible que su médico le recomiende que le dé a su hijo alimentos suaves durante las primeras 24 horas. Los alimentos suaves incluyen bananas, arroz, puré de manzana, tostadas, galletas saladas y cereales sin azúcar. Si su hijo mejora con estos alimentos, puede agregar otros alimentos en las próximas 48 horas.

La mayoría de los niños pueden regresar a su dieta habitual alrededor de 3 días después que la diarrea se detiene. Si su hijo ha estado vomitando, espere 6 horas después de la última vez que vomitó antes de ofrecerle alimentos. Intente ofrecerle pequeñas cantidades de alimentos suaves. No obligue a su hijo a comer. Es posible que su hijo no tenga mucha hambre durante algunos días después de vomitar.

¿Debo darle medicamentos a mi hijo para detener la diarrea?

Es probable que no. Por lo general, la diarrea no dura mucho. Si es provocada por una infección, la diarrea es una manera del cuerpo de librarse de la infección. Es posible que dar medicamentos que detengan la diarrea, en realidad, interfieran en los esfuerzos del cuerpo por curarse. Por lo general, tampoco se necesitan antibióticos. Hable con su médico de familia si piensa que su hijo necesita medicamentos.

Llame a su médico si su hijo está vomitando o tiene diarrea y:

  • Es menor de 6 meses.
  • Es mayor de 6 meses y tiene una fiebre de más de 101.4 °F.
  • Tiene signos de deshidratación (vea el recuadro que aparece antes).
  • Ha estado vomitando por más de 8 horas o está vomitando con mucha fuerza.
  • Tiene sangre en las heces.
  • Tiene sangre en el vómito.
  • No ha orinado en 8 horas.
  • Es posible que haya tragado algo que podría ser venenoso.
  • Tiene el cuello rígido.
  • Es indiferente o está inusualmente somnoliento.
  • Ha tenido dolor abdominal por más de 2 horas.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 11/10
Creado: 01/99

Compartir: