Antihistamínicos: comprensión de sus opciones de medicamentos de venta libre


Compartir:

¿Qué tipos de antihistamínicos de venta libre están disponibles?

Los medicamentos de venta libre (OTC) son medicamentos que puede comprar sin una receta médica del médico. Los antihistamínicos ayudan a aliviar o prevenir los síntomas de la alergia. Se encuentran disponibles dos tipos de antihistamínicos de venta libre: antihistamínicos de primera y segunda generación. Ambos tipos pueden ser útiles para las alergias. Los antihistamínicos de primera generación algunas veces también se utilizan en los medicamentos para el resfriado de venta libre.

¿Cómo funcionan los antihistamínicos?

Cuando su cuerpo es expuesto a alérgenos, produce histaminas. Las histaminas se fijan a las células en su cuerpo y ocasiona que se hinchen y tengan fugas de líquido. Esto puede ocasionar picazón, estornudos, secreción nasal y ojos llorosos. Los antihistamínicos evitan que las histaminas se fijen en sus células y ocasionen los síntomas.

Los antihistamínicos de primera generación también funcionan en la parte del cerebro que controla la náusea y los vómitos. Esta es la razón por la cual pueden ayudar a evitar la quinetosis. Ya que uno de los efectos secundarios más comunes de los antihistamínicos de primera generación es sentirse somnoliento, algunas veces se utiliza para ayudar a las personas que tienen problemas para dormir (insomnio).

Antihistamínicos de venta libre de primera generación

  • Bromfeniramina (1 nombre de marca: Dimetapp Cold and Allergy Elixir)
  • Clorfeniramina (1 nombre de marca: Chlor-Trimeton)
  • Dimenhidrinato (1 nombre de marca: Dramamine)
  • Difenhidramina (2 nombres de marca: Benadryl Allergy, Nytol, Sominex)
  • Doxilamina (2 nombres de marca: Vicks NyQuil, Alka-Seltzer Plus Night-Time Cold Medicine)

Antihistamínicos de venta libre de segunda generación

  • Loratadina (2 nombres de marca: Alavert, Claritin)
  • Cetirizina (1 nombre de marca: Zyrtec)
  • Fexofenadina (1 nombre de marca: Allegra)

Nota: ambos tipos de antihistamínicos se combinan con frecuencia con otros medicamentos, tales como analgésicos o decongestionantes. Muchos de los nombres de marca anteriores son para estos medicamentos de combinación, lo que significa que tratan varios síntomas al mismo tiempo. En general, es buena idea tratar solamente los síntomas que tiene. Por ejemplo, si solamente tiene secreción nasal, no elija un medicamento que también trate el dolor de cabeza y la fiebre.

¿Cómo debo tomar de forma segura los antihistamínicos de venta libre?

Lea las instrucciones en la etiqueta de datos del medicamento para saber cuánto medicamento debe tomar y con qué frecuencia. Si tiene alguna pregunta acerca de cuánto medicamento debe tomar, llame a su médico de cabecera o farmacéutico. Lleve un registro (PDF de 1 página; Acerca de los PDF) de los medicamentos de venta libre que usa y cuándo los toma. Si necesita ir al médico, lleve esta lista con usted.

Siga estas sugerencias para asegurarse que está tomando la cantidad correcta del medicamento:

  • Tome solo la cantidad recomendada en la etiqueta del medicamento. No asuma que más medicamento funcionará mejor o más rápido. Tomar más de la cantidad recomendada puede ser peligroso.
  • Si toma un medicamento con receta médica, pregunte a su médico si está bien tomar también un antihistamínico de venta libre.
  • No use más de 1 antihistamínico de venta libre a la vez a menos que su médico le indique que está bien. Es posible que tengan ingredientes activos similares que resulten ser demasiado medicamento.

¿Cómo puede almacenar de forma segura los antihistamínicos de venta libre?

Almacene todas las medicinas en un lugar alto y fuera del alcance y vista de niños pequeños. Mantener los medicamentos en un lugar frío y seco evitará que pierdan su eficacia antes de su fecha de vencimiento. No almacene los medicamentos en baños o gabinetes de los baños que con frecuencia son calientes y húmedos.

¿Cuáles son los efectos secundarios más comunes de los medicamentos antihistamínicos de venta libre?

Los adultos saludables generalmente no experimentan efectos secundarios debido a los antihistamínicos. Sin embargo, los efectos secundarios pueden ser un problema para los adultos mayores o personas que tienen problemas de salud.

Los antihistamínicos de primera generación pueden hacerlo sentir soñoliento. Esto puede afectar su capacidad de conducir u operar maquinaria y podría dificultar que piense con claridad. El alcohol puede aumentar el mareo ocasionado por los antihistamínicos. Los antihistamínicos también pueden ocasionarle que sienta seca su boca y sus ojos. Esto también puede ocasionarle dolor abdominal y dolores de cabeza. Es menos probable que los antihistamínicos de segunda generación le ocasionen estos efectos secundarios.

¿Podrían los antihistamínicos de venta libre ocasionar problemas con cualquier otro medicamento que tomo?

Los antihistamínicos pueden interactuar con otros medicamentos que tome. Si toma alguno de los siguientes medicamentos, hable con su médico antes de tomar un antihistamínico de primera generación:

  • Píldoras para dormir
  • Tranquilizantes
  • Relajantes musculares

Los antihistamínicos se combinan con frecuencia con descongestionantes o analgésicos. Si toma 1 de estos medicamentos de combinación, es importante que comprenda cada uno de los ingredientes activos y las interacciones que pueden tener con otros medicamentos que esté tomando.

Asegúrese de no tomar demasiado antihistamínico. La mayoría de los medicamentos para alergias y resfriados de venta libre contienen antihistamínicos y también algunos medicamentos de receta médica. Si toma más de 1 de estos medicamentos, puede obtener mucho más antihistamínico del que desea.

Los antihistamínicos de segunda generación tienen menos probabilidades de interactuar con otros medicamentos que tome.

¿Quién no debería tomar antihistamínicos?

Hable con su médico antes de usar un antihistamínico de primera generación si tiene alguno de los siguientes problemas de salud:

  • Glaucoma
  • Dificultad para orinar (a causa de una glándula prostática agrandada)
  • Problemas para respirar, como asma, enfisema o bronquitis crónica
  • Enfermedad de la tiroides
  • Enfermedad del corazón
  • Presión arterial alta

Si tiene enfermedad del riñón o del hígado, hable con su médico antes de tomar un antihistamínico de segunda generación.

 

La Asociación de productos de cuidado de salud del consumidor ha proporcionado el financiamiento y soporte para este material.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 10/13
Creado: 09/05

Compartir: