Medicamentos de venta libre para la tos y el resfriado y su hijo


Compartir:

Los medicamentos de venta libre (OTC) son productos que puede comprar para su hijo sin una receta médica del médico. Los medicamentos de venta libre para la tos y el resfriado pueden ayudar a aliviar los síntomas comunes del resfriado como la tos, secreción nasal o nariz congestionada, fiebre, dolores de cuerpo y dolor de garganta. Aunque puede comprar estos medicamentos en su supermercado o farmacia local, eso no significa que sean inofensivos. Si se toman de una manera incorrecta, puede hacer que su hijo empeore y pueden incluso causarle daño.

¿Pueden los medicamentos de venta libre curar la tos o el resfriado de mi hijo?

No, los medicamentos de venta libre para la tos y el resfriado no curan la tos ni el resfriado y no reducen el tiempo que su hijo estará enfermo. Solamente pueden ayudar a aliviar los síntomas de su hijo. Lleve a su hijo al médico si sus síntomas empeoran o si no mejoran dentro de 7 días.

¿Son seguros para los niños los medicamentos de venta libre para la tos y el resfriado?

Cuando se usan de acuerdo con las instrucciones, los medicamentos de venta libre para la tos y el resfriado usualmente son seguros para los niños mayores de 4 años de edad y pueden ayudar a aliviar algunos síntomas. No debe dar estos medicamentos a un niño menor de 4 años de edad a menos que su médico le indique que está bien. El cuerpo de su hijo procesa el medicamento de manera diferente al cuerpo de un adulto. Por esta razón, algunos medicamentos de venta libre están hechos solo para niños o tienen instrucciones específicas para los niños. Asegúrese de leer y seguir la etiqueta de información del medicamento que se incluye en todos los medicamentos de venta libre. No dé a su hijo medicamentos hechos para adultos. Hable con su médico de cabecera si tiene alguna pregunta acerca de darle a su hijo medicamentos de venta libre para la tos y el resfriado.

¿Qué preguntas debo hacer antes de darle a mi hijo un medicamento de venta libre?

Si un médico, enfermero o farmacéutico recomienda que le dé a su hijo un medicamento de venta libre, asegúrese de hacer estas preguntas:

  • ¿Por qué recomienda este medicamento?
  • ¿Cuánto medicamento debo darle a mi hijo?  
  • ¿Con qué frecuencia debo dar a mi hijo este medicamento?
  • ¿Qué efecto debe tener este medicamento en los síntomas de mi hijo?
  • ¿Este medicamento ocasionará algún efecto secundario?
  • ¿Hay algo que mi hijo deba evitar comer o hacer mientras toma este medicamento?

¿Qué es una etiqueta de información del medicamento de venta libre?

Cada medicamento de venta libre tiene una etiqueta de información del medicamento impresa en el paquete. Esta etiqueta le proporciona información importante acerca de lo que el medicamento hace, cómo tomarlo de manera segura y quién no debe tomarlo.

¿Cómo leo una etiqueta de información de medicamento de venta libre?

Las etiquetas de información de medicamentos siempre describen la misma información en el mismo orden. Consulte la lista siguiente para obtener una explicación de lo que encontrará en cada sección de la etiqueta. Si tiene alguna pregunta acerca de un medicamento de venta libre, consulte con su médico de cabecera o farmacéutico.

  1. Ingrediente activo. El ingrediente activo es el compuesto químico del medicamento que funciona para aliviar los síntomas. Siempre es el primer elemento de la etiqueta. Podría haber más de 1 ingrediente activo en un producto.
  2. Usos. Esta sección enumera los síntomas que el medicamento debe tratar. Los usos algunas veces se llaman “indicaciones”.
  3. Advertencias.  Esta información de seguridad le indicará si debe hablar con un médico antes de dar el medicamento a su hijo, los posibles efectos secundarios del medicamento y qué otros medicamentos, alimentos o situaciones debe evitar su hijo mientras toma el medicamento.
  4. Instrucciones. Esta sección le indica cuánto medicamento debe darle a su hijo y con qué frecuencia se lo debe dar.
  5. Otra información.  Aquí se incluirá cualquier otra información importante, como la forma de almacenar el medicamento.
  6. Ingredientes inactivos.  Un ingrediente inactivo es cualquier cosa que contiene el medicamento que no tiene como propósito tratar un síntoma. Esto puede incluir preservantes, agentes aglutinantes y colorantes para alimentos. Esta sección es importante para las personas que saben que tienen alergias a los colorantes para alimentos u otros químicos.
  7. Preguntas o comentarios.  Se proporciona un número de teléfono gratuito del fabricante en caso que tenga alguna pregunta o desee compartir sus comentarios acerca del medicamento.

¿Cómo puedo estar seguro de que le estoy dando a mi hijo la cantidad correcta de medicamento?

Lea las instrucciones de la etiqueta de información del medicamento para saber cuánto medicamento debe darle a su hijo y con qué frecuencia debe dárselo. Si tiene alguna pregunta acerca de cuánto medicamento debe darle a su hijo, llame a su médico familiar o farmacéutico. Lleve un registro de cuáles medicamentos de venta libre le está dando a su hijo y cuándo le dio la última dosis. Si lleva a su hijo al médico, lleve esta lista de medicamentos con usted.

Siga estas sugerencias para asegurarse que está dando a su hijo la cantidad correcta del medicamento:

  • Use siempre un dispositivo de medición (como una cuchara hecha para medir medicamento o una jeringa o taza) que viene con el medicamento. No use una cuchara ordinaria de cocina para medir los medicamentos líquidos.
  • Si el medicamento líquido no incluye un dispositivo de medición, pida a su farmacéutico el dispositivo correcto que esté rotulado con cucharitas (tsp) y mililitros (ml).
  • Administre solo la cantidad recomendada en la etiqueta del medicamento. No asuma que más medicamento funcionará mejor o más rápido. Si administra a su hijo demasiado medicamento puede ser peligroso.
  • Una etiqueta de venta libre puede indicar dar el medicamento a su hijo “cada 6 horas”. Esto en general significa que el medicamento se puede tomar 4 veces al día. Usualmente no significa que debe levantar al niño durante la noche para tomar el medicamento.
  • Debe saber el peso de su hijo. La mayoría de instrucciones para los medicamentos de venta libre para niños incluyen categorías de edad y peso para ayudarle a saber cuánto medicamento debe dar a su hijo. Su hijo recibirá la dosis más eficaz si selecciona una dosis basada en el peso. Si no sabe el peso de su hijo, siga las recomendaciones de dosis basadas en su edad.
  • Si le da a su hijo un medicamento con receta médica, pregunte a su médico si está bien darle también a su hijo un medicamento de venta libre.
  • No combine más de un medicamento de venta libre para la tos y el resfriado a menos que el médico de su hijo le diga que está bien. Es posible que tengan ingredientes similares que al combinarlos resulten ser demasiado. Por ejemplo, muchos medicamentos de venta libre contienen acetaminofén y antihistamínicos.

Llame al Centro de envenenamiento de inmediato si considera que ha dado demasiado medicamento a su hijo o si su hijo toma mucho medicamento. El número disponible durante las 24 horas es 1-800- 222-1222. Un experto le indicará exactamente qué hacer.

¿Cómo puedo almacenar los medicamentos de venta libre de forma segura?

Por seguridad de su hijo, almacene todas las medicinas en un lugar alto y fuera del alcance y vista de niños pequeños. Mantener los medicamentos en un lugar frío y seco evitará que pierdan su eficacia antes de su fecha de vencimiento. No almacene los medicamentos en baños o gabinetes de los baños que con frecuencia son calientes y húmedos.

¿Qué debo hacer si mi hijo tiene una respuesta mala a un medicamento de venta libre para la tos o el resfriado?

Si su hijo responde mal a cualquier medicamento de venta libre, deje de darle el medicamento e informe a su médico de cabecera de inmediato. Si lleva un registro de los medicamentos que su hijo toma, lleve este registro a la cita de su hijo. Necesitará información importante acerca de lo que sucedió, incluso:

  • El nombre del medicamento.
  • Cuánto le dio.
  • Qué se usó para tratarlo.
  • Los efectos secundarios o una mala reacción.
  • Nombres de otros medicamentos que su hijo tomaba al mismo tiempo.

¿Qué más puedo hacer para aliviar los síntomas de la tos y el resfriado de mi hijo?

Hay varias cosas que puede hacer para ayudar a su hijo a sentirse mejor sin darle medicamento. Lo más importante es asegurarse que su hijo descanse suficiente y tome muchos líquidos. Otras formas de aliviar los síntomas sin usar un medicamento incluyen:

  • Administrar gotas nasales de solución salina. Las gotas de solución salina son una forma segura suave de combatir la secreción nasal.
  • Colocar un humidificador de niebla fría en la habitación de su hijo durante la noche puede ayudar a aliviar la secreción nasal o la tos. Para evitar el riesgo de sufrir quemaduras, no use un humidificador de niebla caliente. Asegúrese de mantener el humidificador limpio para prevenir la proliferación de bacterias.
  • Use su baño como un cuarto de vapor al cerrar la puerta y encender el agua caliente en la ducha. Siéntese en el cuarto de vapor con su hijo aproximadamente 15 minutos.
  • Aplicar un masaje con un ungüento tópico en el pecho de su hijo para aliviar la tos, si su hijo es mayor de 2 años.
  • Dar a su hijo un cucharadita y media de miel antes de dormir para reducir la tos durante la noche. Nota: nunca administre miel a niños menores de 1 año de edad.
  • Elevar la cabeza de su hijo para ayudar a aliviar la secreción nasal cuando está descansando.

 

La Asociación de productos de cuidado de salud del consumidor ha proporcionado el financiamiento y soporte para este material.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 10/13
Creado: 06/09

Compartir: