Control del dolor después de la cirugía: medicamentos para el dolor

Compartir:

¿Cuáles son los beneficios de tomar medicamentos para el dolor después de la cirugía?

La gente solía pensar que simplemente tenía que aguantarse el dolor intenso después de una cirugía. Hoy en día, sus médicos y enfermeros pueden hacer muchas cosas antes y después de la cirugía para prevenir o aliviar su dolor. El tratamiento del dolor le puede ayudar a usted de las siguientes maneras:

  • Usted puede sentirse más cómodo lo cual ayudará a que su cuerpo sane.
  • Usted puede mejorarse más rápido. Si siente menos dolor puede comenzar a caminar y a recuperar su fortaleza más rápidamente. Es probable que hasta salga del hospital más pronto.
  • Usted puede tener menos complicaciones después de la cirugía. Las personas cuyo dolor está bien controlado parece que tienen mejor postoperatorio. Por ejemplo, no parecen tener tantos problemas tales como neumonía y coágulos de sangre.

Muchos tipos de medicamentos están disponibles para ayudar a controlar el dolor. Algunos de estos incluyen medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), opiáceos y anestésicos locales.

¿Cuándo se usan medicamentos AINE?

Para dolor leve después de la cirugía a usted le pueden dar AINE. Estos medicamentos disminuyen la hinchazón y la sensibilidad al tacto y alivian dolor leve a moderado. Algunos ejemplos de estos medicamentos son aspirina e ibuprofeno (un nombre de marca: Motrin).

¿Cuáles son los beneficios de los medicamentos AINE?

Usted no se hará adicto a estos medicamentos. Dependiendo de qué tanto dolor usted tenga estos medicamentos se lo podrán quitar o por lo menos disminuirán su necesidad de tomar otro medicamento más fuerte tal y como la morfina.

¿Cuáles son los problemas de los medicamentos AINE?

La mayoría de los AINE interfieren con la coagulación de la sangre. Pueden también causar náusea, sangrado estomacal o problemas renales. Si su dolor es fuerte, usualmente usted también tendrá que tomar un opiáceo.

¿Cuándo se usan opiáceos?

Los opiáceos tales como la morfina y la codeína son medicamentos que se usan con mayor frecuencia para el dolor agudo, como en terapia a corto plazo después de la cirugía.

¿Cuáles son los beneficios de los opiáceos?

Los opiáceos funcionan bien para el dolor fuerte. Estos no causan sangrado en el estómago o en otras partes del cuerpo. Es raro hacerse adicto a los opiáceos después de la cirugía.

¿Cuáles son los problemas relacionados con los opiáceos?

Los opiáceos pueden causar somnolencia, náusea, constipación o comezón. También pueden interferir con la respiración o la eliminación de orina.

¿Y con respecto a los anestésicos locales?

Los anestésicos locales tales como la bupivacaína pueden darse a manera de inyección cerca de su incisión o a través de un tubo pequeño en su espalda. Estos medicamentos bloquean los nervios que mandan señales de dolor a su cerebro.

¿Cuáles son los beneficios de los anestésicos locales?

Los anestésicos locales, o inyecciones en el lugar de la incisión, bloquearan el dolor solamente en esa área del cuerpo. Existe poco o ningún riesgo de somnolencia, constipación o problemas de la respiración cuando usted usa un anestésico local. Los anestésicos locales disminuyen su necesidad de opiáceos.

¿Cuáles son los problemas con los anestésicos locales?

Se requieren varias inyecciones para mantener un alivio continuo del dolor, pero demasiado anestésico local puede causar problemas. Incluso dosis promedio pueden hacer que usted sienta vértigo o que sienta debilidad en sus piernas.

¿Cómo se da el medicamento para el dolor?

Los medicamentos pueden darse por la boca (en forma líquida o en tableta) o a través del recto (supositorio), o pueden ser inyectados dentro de la piel, músculo o una vena.

¿Cuáles son los beneficios y problemas de los medicamentos orales?

La aspirina, el ibuprofeno o la codeína pueden tomarse por la boca. Las tabletas y los líquidos causan menos malestar que las inyecciones que se ponen en un músculo o en la piel. Éstos pueden funcionar tan bien como las inyecciones. No son costosos y son fáciles de tomar cuando usted sale del hospital para su casa. Por otro lado, estos medicamentos no se pueden usar si usted no debe tomar nada por la boca o si tiene náuseas o está vomitando. Algunos de estos medicamentos también vienen como supositorios rectales y por lo tanto usted los puede tomar aun cuando tenga náuseas. Con los medicamentos orales el alivio del dolor puede retardarse pues primero usted tiene que pedir el medicamento y luego esperar a que se lo traigan.

¿Cuáles son los beneficios y problemas de los medicamentos inyectados?

Los medicamentos que se administran inyectados en la piel o en un músculo funcionan incluso si usted está con náuseas o vomitando. Sin embargo, el lugar de la inyección por lo general duele por un tiempo corto.

Los medicamentos para aliviar el dolor pueden inyectarse en una vena a través de un tubo pequeño llamado catéter intravenoso (IV). La punta del tubo se mantiene dentro de su vena durante todo el tiempo que el medicamento está siendo usado. El medicamento que se administra de esta manera atraviesa su cuerpo rápidamente y por lo tanto comienza a actuar rápidamente. Este método de alivio para el dolor funciona bien para dolor breve.

Con una bomba de analgesia controlada por el paciente (PCA) usted puede controlar sus propias dosis de medicamento para el dolor. Cuando usted comienza a sentir dolor oprime el botón para inyectar medicamento dentro de su vena; para esto debe haberse colocado primero un pequeño tubo dentro de la vena. Si usted usa la bomba PCA tiene que aprender cómo usarla y cuándo usarla.

El medicamento para el dolor también se puede poner dentro de la espalda a través de un tubo pequeño llamado catéter epidural. Este método funciona bien cuando a usted le están haciendo cirugía en el pecho o en el estómago. Esto requiere que un médico con entrenamiento especial, llamado anestesiólogo, le coloque un tubo pequeño dentro de la espalda. Esta persona también vigila que no vaya a haber problemas que pueden ocurrir varias horas después de que el medicamento para el dolor es administrado.

 

Adaptado de Pain Control after Surgery: A Patient´s Guide (Control del dolor después de la cirugía: una guía para el paciente) AHCPR Pub. No. 92-0021. Rockville, MD: Agency for Health Care Policy and Research, Public Health Service, U.S. Department of Health and Human Services, 1993.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 11/10
Creado: 09/00

Compartir: