Uso, almacenamiento y desecho seguro de medicamentos opioides

Compartir:

¿Qué son los opioides?

Opioides (se pronuncia: "o-pi-oydes") son poderosos analgésicos que su médico puede recetarle para controlar el dolor agudo y crónico. Si usted abusa de los opioides o no los toma correctamente, pueden causarle una sobredosis e incluso la muerte.

La presentación de la mayoría de los opioides es en forma de píldora o tableta y se pueden tomar por vía oral. A veces, los médicos recetan un opioide potente que viene en forma de parche (como fentanilo o buprenorfina).

¿Cómo funcionan los opioides?

Los opioides bloquean las señales de dolor en el cerebro. Muchos opioides están disponibles en formas de acción breve y prolongada. Las formas de acción breve funcionan más rápido que las formas de acción prolongada, pero durante períodos más cortos. Las formas de acción prolongada, también conocidas como abreviaturas, ER y LA se utilizan para tratar el dolor prolongado. Los opioides probablemente no eliminarán de manera segura todo su dolor, pero mejorarán su funcionamiento diario.

Cada parche para el dolor contiene más medicamento que una sola píldora, ya que está diseñado para liberar el medicamento durante un período de tres días.

¿Cómo puedo tomar opioides de manera segura?

Los opioides pueden ocasionar efectos secundarios desagradables e incluso peligrosos si toma demasiados, si los toma con demasiada frecuencia o si los combina con alcohol, drogas ilegales o incluso otros medicamentos. Indique a su médico acerca de todos los demás medicamentos y suplementos que está tomando para evitar interacciones no deseadas o peligrosas de los medicamentos. Cuando surta su receta médica, revise el empaque para asegurarse de que es el medicamento correcto que le recetaron. Lea y siga las instrucciones de la etiqueta cuidadosamente.

¿Cuáles son los signos de la administración excesiva o sobredosis?

Cualquier persona que usa opioides corre el riesgo de una administración excesiva o sobredosis si usan demasiado. Usted está en riesgo de administración excesiva o sobredosis si nunca ha tomado opioides.

Algunos signos de administración excesiva de medicamentos incluyen:

  • pronunciación inarticulada, tropezarse al caminar, mareo o confusión
  • somnolencia excesiva o dificultad para permanecer alerta
  • dificultad para despertarse

Algunos signos de sobredosis incluyen:

  • no puede permanecer despierto o si está despierto no puede hablar ni mantenerse despierto
  • dificultad para respirar, incluyendo respiración lenta y superficial o períodos en los que deja de respirar
  • debilidad, falta de consciencia
  • piel pálida o fría o uñas o labios azules
  • ritmo cardíaco lento o interrumpido

¿Qué debo hacer si alguien ha tomado demasiado de este medicamento?

Si considera que alguien ha tomado mucho medicamento, intente animarle con una o más de las técnicas siguientes:

  • hablar en voz alta
  • pellizcar la oreja
  • frotar sus nudillos en el centro de su pecho

Si la persona responde, debe mantenerla despierta durante un mínimo de 2 horas. Vigile a la persona para asegurarse de que no se desarrollen problemas adicionales como dificultad para respirar.

Si la persona no responde:

  • Llame al 911 de inmediato e informe al operador que tiene una emergencia médica.
  • Proporcione al operador toda la información posible, incluyendo su dirección y cualquier problema respiratorio que pueda tener la persona.
  • Si la persona tiene dificultad para respirar, el operador puede preguntarle si tiene capacitación para dar reanimación cardiopulmonar (RCP). Es posible que le pidan que de RCP si tiene capacitación para hacerlo.
  • Después de llamar al 911, quédese con la persona hasta que lleguen los servicios de emergencia, incluso si la persona despierta.

Cualquier persona de la que se sospeche que toma una sobredosis de opioides debe consultar con un médico y es posible que sea considerada para recibir asesoría y tratamiento adicional según sea apropiado.

¿Se puede revertir una sobredosis de opioides?

Naloxona es un medicamento con receta médica que bloquea los efectos de los opioides. Revierte rápidamente los problemas respiratorios que resultan de una sobredosis de opioides. Naloxona se puede administrar por medio de una inyección a una persona que ha sufrido una sobredosis.

Diez estados de EE. UU. permiten actualmente que los familiares y amigos de las personas que toman opioides reciban capacitación para administrar naloxona si se sospecha de una sobredosis. Si usted vive en uno de los siguientes estados, considere preguntar a su médico sobre la capacitación.

  • California
  • Connecticut
  • District of Columbia
  • Illinois
  • Massachusetts
  • New Mexico
  • Nueva York
  • North Carolina
  • Rhode Island
  • Virginia
  • Estado de Washington

¿Cómo almaceno opioides de manera segura?  

El abuso de los opioides es un problema de seguridad pública importante. Los adolescentes y adultos jóvenes comúnmente obtienen estos medicamentos de sus propios gabinetes de medicamentos en donde otro familiar los ha almacenado.

Todos los opioides se deben almacenar en su empaque original dentro de un armario cerrado con llave, caja de seguridad o en un lugar donde otros no tengan fácil acceso a ellos.

Anote con cuidado cuándo y cuánto medicamento toma para llevar un control de cuánto queda.

Si piensa que alguien ha tomado su medicamento, comuníquese de inmediato con la policía para presentar una denuncia.

¿Cómo desecho los opioides de manera segura?

Muchas comunidades tienen programas de recolección de medicamentos. Pida a su médico de cabecera más información o visite U.S. Drug Enforcement Administration's Office of Diversion Control (Oficina de Fármacos de la Administración de  Control de Drogas de EE. UU.) para obtener más información. También puede llamar a la compañía local de administración de desechos para preguntar si cuentan con un programa para retirar medicamentos en su comunidad.

Los opioides, tanto en su presentación en píldora como en parche, vienen a menudo con instrucciones para desechar el medicamento sin usar con el fin de prevenir el uso no intencionado o el abuso ilegal.

La FDA recomienda siempre desechar en el inodoro los parches para el dolor ya usados y los sobrantes. Incluso los parches ya usados tienen todavía suficiente medicamento para ser peligrosos o mortales para mascotas, niños y otras personas con baja tolerancia a los opioides. Para desechar un parche para el dolor, dóblelo a la mitad para que los lados pegajosos queden juntos y luego deséchelo de inmediato en el inodoro.

¿Qué hago si mi comunidad no permite que se desechen en el inodoro las píldoras sin usar?

Si su comunidad emite una advertencia para que no deseche por el inodoro los medicamentos que no se usaron, en su lugar, tome los siguientes pasos:

  • Retire la información personal de la etiqueta de la receta médica y guarde el medicamento en su envase original.
  • Agregue agua a las píldoras sólidas. Además, agregue al envase una sustancia no tóxica y de mal sabor como granos de café o arena para gatos.
  • Selle el envase con cinta adhesiva y colóquelo dentro de un segundo envase sin identificar, luego colóquelo en la basura.

Si no está seguro acerca de cómo desechar un medicamento, pregunte a su médico.

Lo que debe y no debe hacer al usar opioides

Lo que debe hacer

  • Retire siempre los parches usados para el dolor antes de aplicar un nuevo parche.
  • Hable con su médico antes de cambiar la dosis de su analgésico. Si omite una dosis, no tome dos dosis sin discutirlo con su médico.
  • Esté atento a las señales de administración excesiva de medicamentos y pida a otras personas que observen si se presentan esas señales.
  • Al tomar dosis líquidas, use un dispositivo de medición preciso y mida solo la cantidad que le recetaron.

Lo que no debe hacer

  • No comparta los opioides.
  • No combine los opioides con alcohol ni drogas callejeras.
  • Nunca corte, mastique, triture ni disuelva las tabletas o cápsulas de opioides.
  • Nunca corte ni doble un parche para el dolor que piensa usar.
  • Nunca tome su analgésico mientras se encuentre en la oscuridad para evitar tomarse la píldora o cantidad incorrecta.
  • Nunca aplique más de un parche para el dolor a la vez.
  • Nunca succione un parche para el dolor.
  • No exponga un parche contra el dolor a una fuente de calor, como una almohadilla de calor, mientras el parche está adherido a su piel.
  • No cambie los parches para el dolor con demasiada frecuencia.
  • No conduzca un vehículo ni opere maquinaria pesada hasta que se haya acostumbrado a los efectos del medicamento.

Bibliografia

Vea una lista de los recursos que se usaron para desarrollar esta información.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Creado: 07/13

Compartir: