Terrorismo: ayudando a los niños a lidiar con sus sentimientos

Compartir:

Los niños no están ciegos al mundo que los rodea. Ellos ven las noticias. Ellos escuchan lo que están hablando los adultos. Sin embargo, los niños no pueden descifrar lo que realmente es una amenaza. Necesitan la ayuda de sus padres y de otros adultos que se preocupan por ellos para poder enfrentar sus miedos. Este folleto tiene por objeto ayudar a los padres a reconocer cuando los niños están molestos y da sugerencias acerca de cómo hablar con ellos sobre sus miedos.

¿Cómo puedo saber si mi niño está preocupado?

Aquí hay una serie de cosas en las que debe fijarse que podrían significar que su niño está atemorizado:

  • Pérdida de interés en las actividades normales
  • Cambio de apetito o del sueño
  • Está lloroso
  • Vuelve a mostrar hábitos anteriores tales como orinarse en la cama, chuparse el dedo pulgar o a tener dificultad para compartir con otros niños.
  • Tiene dificultad para separarse de sus padres

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo o hija?

Cree un entorno seguro para su niño en casa en donde sea aceptable hacer preguntas. Al escuchar con atención lo que su niño dice usted puede reconfortarle y explicarle cualquier malentendido. Aclárele al niño que él está sano y siga haciendo las actividades de la vida cotidiana lo más parecido a cuando todo es normal. Preste atención a qué tanta televisión su niño está mirando. Es posible que quiera apagar la televisión o por lo menos mirarla juntos y hablar acerca de lo que están viendo.

¿Qué más puedo hacer?

Muéstrele a su niño que usted no está demasiado preocupado. Recuerde que los niños con frecuencia perciben el humor de los adultos que los rodean. A pesar de que usted haya hecho un gran esfuerzo para proteger a su niño del miedo, él o ella puede percibir sus miedos o los de otros adultos o parientes. Con frecuencia los niños piensan que el malestar es una seña de que no deberían hacer preguntas ni hablar acerca de sus preocupaciones. Inclusive les podría parecer a los niños que han hecho algo mal. Dele a su niño amplia oportunidad de hacer preguntas y de expresar sus sentimientos. Algunas veces puede ser más fácil preguntar acerca de cómo están reaccionando los demás niños como una forma para entablar la conversación.

¿Cuánta información le debo dar a mi niño?

La cantidad y el tipo de información que usted le da a su niño depende de muchas cosas. Estas incluyen la edad del niño, las experiencias pasadas y la etapa del desarrollo. Comience con los hechos básicos y luego haga preguntas para verificar la comprensión de su niño. Recuerde que los detalles gráficos no son necesarios.

¿Qué sucede si necesito más ayuda?

Si usted es incapaz de hablar con su niño acerca de los miedos de él o de ella o si necesita más consejo hable con su médico de familia.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 11/10
Creado: 01/02

Compartir: