Las grasas y su hijo

Compartir:

¿Por qué algunas grasas son “buenas” y otras son “malas”?

En realidad, el cuerpo de su hijo necesita una determinada cantidad y un determinado tipo de grasa en su dieta para absorber nutrientes y para tener buena salud. Por ejemplo, las vitaminas A, D, E y K son solubles en grasa. Esto significa que requieren de la grasa para que el cuerpo las absorba. Las grasas son útiles porque proporcionan una sensación de llenura o “saciedad”. Los niños menores de dos (2) años todavía están desarrollando su cerebro y sistema nervioso, y algunas grasas son importantes para este proceso. Por esta razón, los niños menores de dos (2) años no deben tomar leche con bajo contenido en grasa (1 %) o leche desnatada.

Algunas grasas (llamadas “grasas buenas”) pueden ayudar a reducir los niveles de colesterol total. Los ácidos grasos omega-3 son particularmente beneficiosos. Aparentemente disminuyen algunos factores de riesgo de enfermedad del corazón.

Pero comer demasiadas grasas, y en especial determinados tipos de grasas, puede traer como consecuencia niveles altos de colesterol, sobrepeso y obesidad. Estas afecciones pueden traer como consecuencia una serie de problemas de salud a medida que su hijo se convierte en adulto;por ejemplo enfermedad del corazón, diabetes, presión arterial alta y muchas más.

¿Cuánta cantidad de grasa en la dieta es aceptable?

La American Heart Association (Asociación Cardiaca Estadounidense) proporciona estas pautas sobre las grasas para los niños (de dos [2] años de edad y más) y los adultos estadounidenses:

  • Limitar la ingesta total de grasas a menos de 25 % a 35 % de calorías totales por día.
  • Limitar la ingesta de grasas saturadas a menos de 7 % de calorías totales por día.
  • Limitar la ingesta de grasas trans a menos de 1 % de calorías totales por día.
  • La grasa restante debe provenir de fuentes tales como grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, como frutos secos, semillas, pescado y aceites vegetales.
  • Limitar la ingesta de colesterol a menos de 300 mg por día para la mayoría de la gente; si hay presente enfermedad del corazón o los niveles de colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL) están por encima de 100 mg/dL, limitar la ingesta de colesterol a menos de 200 miligramos por día.

¿Cómo puedo saber si un alimento tiene demasiada grasa o grasa “mala”?

Para obtener información sobre alimentos empacados, puede leer el rótulo de información nutricional para saber qué contiene ese alimento, incluso la cantidad de grasa total, de grasa saturada y trans.

Fuentes de grasas buenas

  • Grasas monoinsaturadas: se encuentran en los aceites de canola, oliva, aguacate, maní y derivados de otros frutos secos (nueces), al igual que en las legumbres (granos secos y arvejas [chícharos]), aceitunas, semillas, frutos secos, mantequillas derivadas de frutos secos y en los aguacates frescos.
  • Grasas poliinsaturadas: se encuentran en los aceites vegetales como el de maíz, girasol y cártamo, al igual que en las semillas de sésamo, girasol, maíz, en los fríjoles de soya (soja), y en muchas otras variedades de granos, leguminosas, frutos secos y semillas.
  • Ácidos grasos omega-3: usualmente se encuentran en los mariscos tales como salmón, arenque, sardinas y caballa. También pueden encontrarse en las semillas de linaza, en el aceite de linaza y en las nueces.

Fuentes de grasas malas

  • Grasas saturadas: usualmente se encuentran en los productos de origen animal, tales como la carne de res, ave, los huevos y los productos lácteos tales como el queso, la crema y la leche entera o con un contenido graso equivalente al 2 %. Los aceites de palma, coco y otros aceites tropicales, al igual que la manteca de cacao también contienen grasas saturadas. Muchos bocadillos (“snacks” o refrigerios) tales como postres, papitas fritas de paquete y papas fritas tienen un contenido alto en grasas saturadas.
  • Grasas hidrogenadas: comunes en la margarina y la materia grasa para repostería.
  • Grasas trans: son un tipo de grasas hidrogenadas fabricadas por el hombre y que usualmente se encuentran en los alimentos procesados tales como galletas, tortas, roscas tipo “doughnuts”, galletas saladas, bocadillos y alimentos congelados, y también en las comidas fritas tales como las papas fritas y los anillos de cebolla fritos.

Este contenido se desarrolló con el apoyo de un fondo educativo provisto por la Coca-Cola Company.

Bibliografía

Vea una lista de los recursos que se usaron para desarrollar esta información.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Creado: 01/11

Compartir: