Nutrición: alimentación saludable para los niños

Compartir:

¿Qué es la nutrición?

La nutrición se refiere a todo lo que su hijo come y bebe. El cuerpo de su hijo usa los nutrientes de los alimentos para funcionar apropiadamente y mantenerse sano. Los nutrientes incluyen carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales. En las cantidades correctas, estos nutrientes le dan a su hijo la energía para crecer, aprender y estar activo. El cuerpo de su hijo almacena lo que no se necesita para la energía como grasa corporal.

¿Por qué es importante una nutrición apropiada?

Una mala nutrición puede causar problemas de salud, sobrepeso y obesidad. Algunos de los problemas de salud asociados con una mala nutrición pueden ser graves e incluso pueden producir la muerte, en especial cuando su hijo crece y entra en la adolescencia y luego en la edad adulta. Al ayudar a su hijo a aprender hábitos alimenticios saludables, puede ayudar a prevenir estos problemas de salud.

Evitar los problemas de peso ahora tiene muchos beneficios para su hijo. Primero, es mucho más fácil mantener un peso saludable que bajar de peso. Y los niños que mantienen un peso saludable durante la niñez tienen más probabilidades de mantener un peso saludable como adultos.

¿Realmente puedo lograr una diferencia?

¡Sí! Elegir alimentos saludables y estar físicamente activos no es algo que resulte natural para todos. Pero, al igual que con todo, estas opciones saludables pueden aprenderse y convertirse en un hábito. Como padre o madre, o persona encargada del cuidado de un niño, usted es un modelo a seguir y tiene la posibilidad de influir en el entorno del niño. Incluso cambios pequeños en los hábitos de ejercicios y alimenticios de la familia pueden tener una gran influencia en la salud de su hijo.

Efectos posibles del sobrepeso o la obesidad en los niños

Los puntos positivos de una buena nutrición en la niñez

  • Peso saludable según la altura
  • Bienestar mental: sentirse bien
  • Pensar con claridad y buen desempeño escolar
  • Huesos y músculos fuertes
  • Buen nivel de energía
  • Capacidad de combatir las enfermedades
  • Cicatrización saludable de heridas
  • Recuperación fácil de enfermedades o lesiones
  • Riesgo disminuido de enfermedad del corazón, derrame cerebral (embolia o apoplejía), diabetes, cáncer y enfermedades de los huesos como osteoporosis en el futuro

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a elegir alimentos saludables?

Comience asegurándose de que tiene opciones de alimentos saludables y tentadores disponibles para su hijo, e inclúyalo en el proceso. En el supermercado (tienda), permita que su hijo seleccione las frutas y los vegetales que disfruta comer. Aliente a su hijo a probar cosas nuevas. Señale opciones con colores que tienten la vista, opciones crocantes o cremosas que tienten por su textura y asegúrese de incluir una amplia variedad, así su hijo puede probar diferentes cosas.

Consulte abajo para obtener algunas pautas básicas. Consulte con el médico de familia para saber qué cosas son apropiadas según las necesidades específicas de su hijo.

  • Ofrezca varias opciones de frutas y vegetales cada día.
    • No se sienta mal si no puede encontrar siempre frutas y vegetales frescos; las frutas y vegetales congelados y enlatados también son buenas opciones.
    • Si decide usar frutas enlatadas, busque aquellas que contengan sus propios jugos o un jarabe ligero, en lugar de un jarabe espeso.
  • Proporcione fuentes de proteínas saludables, como pescado, huevos, nueces de distintas clases (frutos secos) y carnes magras como el pollo y el pavo.
  • Sirva panes integrales y cereales.
  • Ase los alimentos, o hágalos a la parrilla o hervidos en lugar de freírlos.
  • Ofrezca leche, queso y productos lácteos con contenido bajo en grasa.
  • Limite las comidas rápidas, para llevar y la comida chatarra.
    • Cuando coman en restaurantes de comida rápida, o en otro tipo de restaurantes, elija las opciones más saludables del menú, por ejemplo, frutas en lugar de papas fritas y pollo a la parrilla con mostaza en lugar de una hamburguesa con queso y salsa cremosa.
    • Elija ensaladas con salsa de ensaladas (aderezos) con contenido bajo en grasa en lugar de alimentos fritos.
    • Pida pizza con masa fina en lugar de masa alta, y un tamaño pequeño en lugar de mediano, o tamaño mediano en lugar de grande
  • Aliente a su hijo a tomar mucha agua o leche en vez de bebidas con agregado de azúcar, como jugos de fruta, bebidas de fruta endulzadas con azúcar, refrescos carbonatados, bebidas para deportistas, bebidas que proporcionan energía, leche endulzada o con sabores especiales o té helado endulzado.
  • Lea los rótulos. El rótulo de información nutricional en los alimentos empacados muestra diversa información útil, incluida la ración (service size), las calorías y los nutrientes por porción, y mucho más.
  • Cuando lea los rótulos, tenga presente que los ingredientes se indican en orden de predominancia. Es decir, si por ejemplo usted lee el rótulo de un cereal, lo mejor sería que el primer ingrediente fuera un cereal y no miel de maíz de alta fructosa o con fructosa, ni sacarosa/azúcar.
  • No haga que su hijo comparta únicamente los juguetes; también es bueno compartir los alimentos. Por ejemplo, en vez de servir una botella de jugo entera, divida y comparta.
  • Incluya el desayuno en las comidas diarias familiares. El desayuno es muy importante para darle a su hijo la energía que necesita para alimentar su aprendizaje.
  • Evite los bocadillos (“snacks” o refrigerios) fritos. Elija papitas de paquete y roscas tipo “pretzel” asadas, o palomitas (crispetas) de maíz sin mantequilla.
  • No le insista a su hijo para que “deje el plato vacío”. Usted tiene la tarea de garantizar que su hijo tenga opciones alimenticias saludables en el hogar, pero permita que sea su hijo quien decida cuánto comer. No lo obligue a comer.
  • Evite usar los postres o las golosinas como recompensas o consuelo. De esta manera, es posible que su hijo valore más esos alimentos que las opciones nutritivas.
  • Sea un buen modelo a seguir para su hijo. Asegúrese de que elige opciones saludables de alimentos y de que incorpora los ejercicios en su vida.
  • Haga que toda la familia participe en una dieta más saludable.
  • Consuman las comidas y los bocadillos juntos, como familia, tan seguido como sea posible.
  • Coman a la mesa, no frente al televisor.
  • Aliente a su hijo a comer lentamente y a dejar de comer cuando comienza a sentir que está lleno.
  • Dedique tiempo a compartir actividades que requieran moverse con su hijo o hija; realicen caminatas en familia y jueguen juntos al aire libre todos los días.

Algunas veces puede ser difícil conseguir que los niños prueben alimentos nuevos. No se desanime. Proponerle a su hijo opciones saludables constantemente con el tiempo mejorará las posibilidades de que su hijo desarrolle hábitos alimenticios saludables.

 

This content was developed with general underwriting support from The Coca-Cola Company.

Bibliografía

Vea una lista de los recursos que se usaron para desarrollar esta información.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Creado: 01/11

Compartir:


FamilyDoctor.org icon for Spanish version of nutrition deficiency questionnaire.