Obesidad en la niñez

Compartir:

¿Por qué el sobrepeso y la obesidad son problemas para los niños?

Actualmente, la cantidad de niños y adolescentes que tienen sobrepeso o son obesos es mucho mayor que nunca antes. En los Estados Unidos de Norteamérica, casi uno (1) de cada tres (3) niños tiene sobrepeso o es obeso. Los niños con sobrepeso o que son obesos tienen riesgos de tener problemas de salud graves cuando crecen, entre otros:

La obesidad grave puede provocar problemas del hígado y artritis. Un niño que tiene problemas de peso también puede tener la autoestima baja, deprimirse, ser molestado o sufrir maltratos por su peso, sentirse mal respecto de su cuerpo, o aislado y solo. Estos sentimientos pueden interferir con la capacidad del niño de aprender, hacer amigos e interactuar con los demás.

¿Superará mi hijo su problema de peso a medida que crezca?

Su hijo probablemente no supere su problema de peso a menos que usted lo ayude a aprender a hacer elecciones más saludables. Los estudios han demostrado que los niños que tienen sobrepeso tienen probabilidades de ser adultos con sobrepeso. En un estudio, aproximadamente 80 % de niños con sobrepeso entre los 10 y 15 años también tuvieron sobrepeso cuando alcanzaron los 25 años. En otro estudio, los investigadores hallaron que 25 % de los adultos obesos habían tenido sobrepeso cuando niños.

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene sobrepeso o es obeso?

Algunas veces los problemas de peso de un niño son obvios. Pero como los cambios en el peso son comunes a medida que los niños crecen, puede ser difícil para usted decidir si su hijo tiene sobrepeso o no.

Su médico de familia puede ayudar a determinar si su hijo tiene un problema de peso al calcular su índice de masa corporal (IMC). El IMC es una medida aproximada de la grasa corporal, y se basa en la estatura (altura) y el peso de su hijo.

Muchos sitios web ofrecen calculadoras del IMC para ayudar a los adultos a determinar su IMC. Sin embargo, usted no debe usar estas calculadoras para medir el IMC de su hijo, porque los números del IMC de los niños se dividen en categorías llamadas percentiles. Los percentiles le permiten al médico comparar el IMC de su hijo con el de otros niños de la misma edad, peso y sexo. Si el IMC de su hijo es superior al 85% del resto de los niños de la misma edad, estatura y sexo, se considera que su hijo está pasado de peso. Si el IMC de su hijo es superior al 95% de los demás niños, se lo considera obeso.

¿Qué otras pruebas pueden ser necesarias?

En general no es necesario realizar otras pruebas. Si el médico desea confirmar que el peso adicional que tiene su hijo está relacionado con demasiada grasa corporal, puede realizar mediciones de pliegues de piel.

Es posible que el médico haga otras pruebas para saber si algún otro problema de salud podría causar el aumento de peso de su hijo. El médico puede sospechar que hay otros problemas de salud si su hijo tiene síntomas además de aumento de peso.

¿Es posible que el problema de peso de mi hijo sea causado por una enfermedad o un desequilibrio de hormonas, o por un medicamento que está tomando?

Posiblemente. En general, las enfermedades y los desequilibrios de hormonas provocarán otros síntomas además del aumento de peso. Asegúrese de informar al médico de familia si ha notado otros cambios inusuales en su hijo, como fatiga, estreñimiento o piel seca. Esta información ayudará a que el médico evalúe mejor el aumento de peso de su hijo.

El médico deseará saber qué medicamentos toma su hijo, incluidas las vitaminas y los suplementos herbales. Si el aumento de peso de su hijo ocurre después de que empezó a tomar un medicamento, comparta esta información con su médico. Algunos medicamentos pueden contribuir al aumento de peso.

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo con sobrepeso u obesidad?

Como padre o madre, o quien principalmente provee los cuidados al niño, usted tiene mucho poder. Los niños son mucho más fáciles de influir que los adultos. Su hijo seguirá su ejemplo, por lo tanto, esfuércese por ser un buen modelo a seguir. Enseñe a su hijo cómo consumir alimentos saludables y mantenerse activo. He aquí unos cuantos consejos:

  • Tenga siempre en su hogar bocadillos (“snacks” o refrigerios) listos, como frutas (manzanas y bananas, por ejemplo) y vegetales crudos (zanahorias y apio, por ejemplo). No lleve alimentos no saludables al hogar.
  • En las comidas que prepara, incluya proteínas con contenido bajo en grasa, vegetales y granos integrales.
  • Evite las comidas en restaurantes de comidas rápidas.
  • Elija las opciones más saludables disponibles cuando coman en restaurantes de comidas rápidas o con servicio a la mesa.
  • Limite el tiempo que se pasa delante del televisor, el computador o la consola de juegos a no más de una (1) a dos (2) horas por día.
  • Aliente a su hijo a estar activo. Intente que juegue activamente durante una (1) hora por día. Haga que la actividad física sea una cuestión familiar, como salir a caminar, andar en bicicleta o hacer tareas juntos.
  • Sea un buen modelo a seguir. Haga lo que dice, coma saludablemente y haga ejercicios.

 

This content was developed with general underwriting support from The Coca-Cola Company.

Bibliografía

Vea una lista de los recursos que se usaron para desarrollar esta información.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Creado: 01/11

Compartir:


FamilyDoctor.org icon for Spanish version of nutrition deficiency questionnaire.