Sobrepeso y obesidad en la niñez: ayudar a su hijo a lograr un peso saludable

Compartir:

¿Qué ocasiona el aumento de peso en los niños?

En los niños que tienen buena salud, el aumento de peso suele ocurrir cuando el niño consume más calorías de las que quema. Los niños necesitan calorías adicionales para crecer y desarrollarse. Pero, al igual que con los adultos, si un niño ingiere más calorías de las que usa, el cuerpo almacena estas calorías adicionales como grasa.

¿Por qué es importante que mi hijo aprenda buenos hábitos de ejercicios y alimenticios?

Una buena nutrición y la actividad física pueden ayudar a que su hijo logre y mantenga un peso saludable. Si puede ayudar a que su hijo tenga buenos hábitos de ejercicios y alimenticios a una edad temprana, esos buenos hábitos seguirán beneficiando a su hijo cuando se convierta en una persona adulta. Mantenerse en buen estado físico evita los problemas de salud que el sobrepeso o la obesidad pueden provocar más adelante en la vida. Los problemas de salud asociados con el sobrepeso y la obesidad incluyen:

Un niño que tiene problemas de peso también puede tener la autoestima baja, ser molestado o sufrir maltratos por su peso, estar deprimido, sentirse mal respecto de su cuerpo, o aislado y solo. Estos sentimientos pueden interferir con la capacidad del niño de aprender, hacer amigos e interactuar con los demás.

Límite de tiempo frente a las pantallas

Intente limitar el tiempo frente a las pantallas a no más de 1 a 2 horas por día, o menos. El tiempo frente a las pantallas incluye jugar en el computador o a juegos de video, navegar por Internet o mirar televisión o DVD.

¿De qué manera puedo alentar a mi hijo para que sea más activo físicamente?

Su hijo es consciente de las decisiones que usted toma respecto de cómo vive usted su vida. Aunque usted puede no darse cuenta, lo que su hijo ve que usted hace influye las elecciones que él hace. Si su hijo ve que usted hace ejercicios habitualmente, habrá más probabilidades de que también él sea más activo.

Haga que la actividad física sea parte de la rutina común de la familia. Por ejemplo, puede sacar a pasear al perro cada mañana, o jugar a encestar el balón antes de la cena cada noche. El tipo de actividad física no es el mismo para cada familia. Pero busque alguna manera de incorporar ejercicios habituales en el estilo de vida de su familia.

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo a elegir opciones saludables respecto de las comidas?

Al enseñarle hábitos alimenticios saludables y alentarlo a seguirlos, usted le proporciona herramientas importantes para toda una vida saludable. También puede ganar terreno en cómo su hijo considera la alimentación saludable al darle un buen ejemplo.

Otro consejo a tener presente es evitar usar la comida como una recompensa. En cambio, recompense la buena conducta con una actividad familiar divertida, como jugar al boliche (bolos) o pasear en patines, en lugar de comprar helado o hamburguesas con papas fritas.

Ayudar a su hijo a elegir las opciones saludables de alimentos

  • Sea un modelo a seguir, elija alimentos saludables y bocadillos (“snacks” o refrigerios) para usted.
  • Tenga siempre en su hogar bocadillos saludables.
  • Enseñe a su hijo cómo elegir opciones saludables de entre los almuerzos escolares.
  • Limite las comidas en restaurantes de comidas rápidas. Cuando consuman comidas rápidas, elija las opciones más saludables que haya en el menú.
  • Elija recompensas “activas” en lugar de recompensas “pasivas”; prefiera el guante de béisbol antes que la malteada, o patinar sobre hielo antes que juegos de video.
  • Olvídese de la “regla del plato vacío”; permita que su hijo aprenda cuándo se siente lleno, y respete ese límite.
  • Sea perseverante en sus esfuerzos de incorporar opciones alimenticias saludables. Los niños no siempre se abren a cosas nuevas al primer intento; al ofrecer constantemente opciones saludables, mejoran las posibilidades de que su hijo desarrolle hábitos alimenticios saludables.

¿Cómo sé si debo preocuparme por los hábitos alimenticios o de actividades de mi hijo?

Puede ser un desafío darse cuenta de si algo en la conducta de un niño es para preocuparse realmente. Entre los signos que pueden justificar una llamada al médico de familia de su hijo se incluye cualquier cosa que le parezca inusual respecto de los hábitos y patrones comunes de su hijo.

¿Parece como si su hijo comiera por aburrimiento, para consolarse o como respuesta a otras emociones?

Esto se llama alimentación emocional. La alimentación emocional puede traer como consecuencia problemas de peso, o hacer que los problemas de peso ya existentes empeoren. También puede ser un indicador de que su hijo está luchando para controlar emociones como la depresión o el estrés.

Preste atención a los signos de advertencia de los trastornos alimentarios. Entre otros se incluye estar demasiado preocupado por las calorías, ansioso por el peso corporal, no comer nada, atracarse de comida o hacer ejercicios excesivamente. Si bien no son comunes en los niños, los trastornos alimentarios como la anorexia nerviosa y la bulimia pueden ocurrir, y el riesgo aumenta a medida que el niño crece y se convierte en un adolescente y luego en un adulto joven.

Si tiene alguna inquietud acerca de la conducta de su hijo, asegúrese de hablar con el médico del niño.

 

This content was developed with general underwriting support from The Coca-Cola Company.

Bibliografía

Vea una lista de los recursos que se usaron para desarrollar esta información.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Creado: 01/11

Compartir:


FamilyDoctor.org icon for Spanish version of nutrition deficiency questionnaire.