Comer en exceso en niños y en adolescentes

Compartir:

Mi hijo parece comer todo el tiempo. ¿Eso es normal?

Depende. Los niños y los adolescentes pueden pasar por ciclos. Por ejemplo, pueden comer más y aumentar un poco de peso justo antes de una fase de crecimiento acelerado de estatura. Este tipo de aumento de peso suele pasar rápidamente mientras el niño sigue creciendo.

¿Cuáles son los signos (señas) de que mi hijo puede tener un problema?

Si le preocupa que su hijo pueda tener un problema relacionado con el comer, observe su comportamiento y hable con el médico de familia. Hágase las preguntas que están abajo. Pueden ser signos de un problema.

  • ¿Ha notado si su hijo pequeño o adolescente come a escondidas?
  • ¿Su hijo parece estar avergonzado por comer?
  • ¿El hecho de que su hijo coma en exceso está impulsado por un hecho o cambio de humor específicos?
  • ¿Los antojos de alimentos de su hijo son específicos? Por ejemplo, un sabor de helado, una barra de dulce o un bocadillo (“snack” o refrigerio) salado específicos. Los antojos emocionales en general involucran un tipo de alimento o un alimento en particular. El hambre física puede satisfacerse con varios alimentos diferentes.
  • ¿Sospecha que su hijo está experimentando la alimentación emocional?

Qué puedo hacer para alentar a mi hijo pequeño o adolescente a comer más saludablemente?

Como padre o madre, o quien principalmente provee los cuidados al niño, usted tiene mucho poder. Los niños y los adolescentes son mucho más fáciles de influir que los adultos. Su hijo seguirá su ejemplo, por lo tanto, esfuércese por ser un buen modelo a seguir. Enseñe a su hijo cómo consumir alimentos saludables y mantenerse activo. Su guía es importante incluso para los adolescentes que se preparan sus propios bocadillos y comidas, y planifican sus propias actividades. He aquí unos cuantos consejos:

  • Tenga siempre en su hogar bocadillos listos, como frutas (manzanas y bananas, por ejemplo) y vegetales crudos (zanahorias y apio, por ejemplo). No lleve alimentos no saludables al hogar.
  • En las comidas que prepara, incluya proteínas con contenido bajo en grasa, vegetales y granos integrales.
  • Evite las comidas en restaurantes de comidas rápidas.
  • Elija las opciones más saludables disponibles cuando coman en restaurantes de comidas rápidas o con servicio a la mesa.
  • Limite el tiempo que se pasa delante del televisor, el computador o la consola de juegos a no más de una (1) a dos (2) horas por día.
  • Aliente a su hijo a estar activo. Intente que juegue activamente durante una (1) hora por día. Haga que la actividad física sea una cuestión familiar, como salir a caminar, andar en bicicleta o hacer tareas juntos.
  • Sea un buen modelo a seguir. Haga lo que dice, coma saludablemente y haga ejercicios.

¿Y con respecto al ejercicio?

La actividad física tiene muchos otros beneficios, incluidos:

  • Ayuda a quemar calorías en vez de almacenarlas como grasa corporal. Esto significa que ayuda a que los niños mantengan un peso saludable y disminuye el riesgo de que tengan sobrepeso o sean obesos.
  • Ayuda a mantener los niveles de azúcar en sangre más equilibrados y dentro de un límite saludable y normal. Esto es especialmente importante para los niños que tienen diabetes o están en riesgo de tenerla.
  • Disminuye la presión arterial y los niveles de colesterol.
  • Ayuda a fortalecer los huesos y los músculos, y aumenta la fortaleza y la resistencia.
  • Alivia el estrés y mejora el sueño y la salud mental.
  • Puede aumentar la autoestima al ayudar a que los niños se sientan más seguros y mejor con respecto a su cuerpo y su aspecto.

El ejercicio habitual también puede ayudar a prevenir problemas graves de salud en el futuro que se asocian con el sobrepeso y la obesidad, como enfermedad del corazón, diabetes, presión arterial alta, colesterol alto, asma, apnea del sueño y algunos tipos de cáncer.

¿Cuánto ejercicio necesita mi hijo?

Los niños de dos (2) años de edad y mayores necesitan como mínimo 60 minutos de actividad física cada día. No es necesario que se realicen estos 60 minutos de una sola vez. Su hijo simplemente necesita estar activo durante el día, incluso si hace ejercicios durante momentos de actividad más breves.

¿Qué puedo hacer para alentar a mi hijo pequeño o adolescente a estar más activo físicamente?

Comience a limitar el tiempo frente a la pantalla para toda la familia. El tiempo frente a la pantalla incluye mirar televisión o DVD, jugar a juegos de video o en el computador, o navegar por Internet. Estas son actividades sedentarias, es decir, generalmente se realizan mientras se está sentado o de pie quieto. Intente limitar el tiempo frente a la pantalla total a no más de una (1) a dos (2) horas cada día. Y recuerde, usted es un modelo a seguir para su hijo. Dé un buen ejemplo al limitar también el tiempo que usted pasa frente a la pantalla.

Además, aliente y promueva la actividad física. Encuentre algo que le guste a su hijo, como participar en deportes en equipo, bailar, jugar al aire libre o hacer trabajo voluntario.

¿Debería hacer que mi hijo siga una dieta para bajar de peso?

No, no lo haga si antes no habló con el médico de familia. Los niños necesitan incorporar calorías y nutrientes suficientes para crecer y convertirse en adolescentes y adultos saludables. Y dado que los niños crecen con ritmos diferentes, algunas veces es difícil decir si un niño realmente tiene un problema con el peso. Hable con su médico de familia si tiene inquietudes acerca del peso de su hijo pequeño o adolescente.

 

This content was developed with general underwriting support from The Coca-Cola Company.

Bibliografía

Vea una lista de los recursos que se usaron para desarrollar esta información.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Creado: 01/11

Compartir: