Precaución al usar mochilas

Compartir:

Los niños llevan muchas cosas en sus mochilas: tareas, libros, almuerzo, suéteres, equipo de deporte… La lista sigue y sigue. Y aunque la mochila de su hijo puede ser lo suficientemente grande para llevar todo eso, no está libre de riesgo. Las mochilas que no se usan correctamente o que son muy pesadas pueden provocar problemas en las articulaciones o en los músculos de los niños, lo que puede dar como resultado dolor de espalda, cuello y hombros.

Estudios médicos recientes han demostrado que las mochilas que usualmente llevan los niños pesan tanto como la cuarta parte o más de su propio peso corporal. Sin embargo, esto ejerce mucha presión en los hombros y en la espalda. Los niños no deben llevar un peso mayor del 10% al 15% de su propio peso corporal en sus mochilas. Así que, por ejemplo, si su hijo pesa 80 libras, la mochila no deberá pesar más de 8 a 12 libras. Utilice la balanza de su cuarto de baño para pesar la mochila de su hijo cuando esté completamente llena.

 ¿Qué puedo hacer?

No puede controlar cuántas tareas tiene su hijo, pero hay muchos pasos que puede seguir para asegurarse de que su hijo no esté cargando mucho peso en la mochila.

  • Evalúe comprar un segundo juego de los libros escolares más pesados para mantenerlos en casa. Esto elimina la necesidad de llevar y traer los libros de la escuela a la casa y de la casa a la escuela.
  • Asegúrese siempre de que su hijo lleve la mochila con los tirantes sobre ambos hombros y no solo en uno. Esto asegura que el peso se distribuya de manera uniforme, ejerciendo menos presión en los músculos y en las articulaciones.
  • Ajuste los tirantes de los hombros y la cintura de tal manera que queden ajustados al cuerpo.
  • Asegúrese de que la mochila descanse en medio de la espalda de su hijo. Esto coloca la mochila sobre los músculos más fuertes de la espalda y del abdomen.
  • Anime a su hijo a que lleve solo lo absolutamente necesario.
  • Enseñe a su hijo a levantar una mochila pesada de manera segura. Su hijo debe doblar las rodillas y ejercer fuerza con las piernas. Esto protege la espalda y los hombros.
  • Coloque los artículos más pesados en el fondo de la mochila.

Cómo escoger la mochila adecuada

  • Con dos tirantes para hombros, anchos y acolchados
  • Parte trasera acolchada
  • Tirantes que se abrochan alrededor de la cintura
  • Mochila fabricada con material liviano

 ¿De qué debo estar pendiente?

Observe a su hijo y la manera como lleva la mochila. Si ve marcas rojas en los hombros u observa que su hijo está encorvado o inclinado, o si su hijo se queja acerca de cualquier tipo de dolor o entumecimiento en la espalda o en los hombros, es posible que la mochila sea muy pesada.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Creado: 04/13

Compartir: