Vacuna contra el HPV para preadolescentes y adolescentes

Compartir:

¿Por qué mi hijo necesita la vacuna contra el HPV?

Esta vacuna protege contra la mayoría de los cánceres causados por la infección por el virus del papiloma humano (HPV, por sus siglas en inglés). El HPV es un virus muy común que se propaga entre las personas cuando tienen contacto sexual con otra persona. Cada año, alrededor de 6 millones de personas, incluidos los adolescentes, desarrollan una infección por el HPV. La infección por el HPV puede provocar cáncer de cuello uterino en las mujeres y cáncer de pene en los hombres. El HPV también puede provocar cáncer de ano, cáncer de garganta y verrugas genitales tanto en los hombres como en las mujeres.

¿Cuándo se debe vacunar mi hijo?

Se recomienda que los preadolescentes, tanto varones como mujeres, se apliquen la vacuna contra el HPV a la edad de 11 ó 12 años, de modo que queden protegidos antes de que se expongan al virus. Si su hijo adolescente aún no ha recibido la vacuna, hable con su médico para que se la apliquen lo antes posible.

La vacuna contra el HPV se administra en 3 dosis. La segunda dosis se debe aplicar 1 ó 2 meses después de la primera dosis. La tercera dosis se debe administrar 6 meses después de la primera dosis. Asegúrese de que su hijo reciba las 3 dosis para tener la mejor protección.

¿Qué más debo saber sobre la vacuna contra el HPV?

Hay dos vacunas contra el HPV. Las niñas y las mujeres jóvenes deben recibir cualquiera de ellas para prevenir el cáncer de cuello uterino. Una de las vacunas contra el HPV también protege contra las verrugas genitales y el cáncer de ano tanto en las mujeres como en los hombres. Los varones deben aplicarse esta vacuna para prevenir el cáncer de ano y las verrugas genitales. Las niñas pueden aplicarse esta vacuna para prevenir el cáncer de cuello uterino, el cáncer de ano y las verrugas genitales.

Se han realizado estudios muy cuidadosos de ambas vacunas contra el HPV y dichos estudios han mostrado que no existe ninguna preocupación grave de seguridad con ellas. Entre los eventos adversos leves comunes que se han notificado en estos estudios se encuentran dolor en el brazo en el que se aplicó la inyección, fiebre, mareos y náuseas.

Algunos preadolescentes y adolescentes se pueden desmayar luego de recibir la vacuna contra el HPV o cualquier otra vacuna. Los preadolescentes y los adolescentes deben sentarse o recostarse cuando reciben la vacuna y quedarse así alrededor de 15 minutos después de la inyección. Esto puede ayudar a prevenir los desmayos y cualquier lesión que podría producirse al desmayarse.

Los efectos secundarios graves de la vacuna contra el HPV son poco frecuentes. Es importante decirle al médico o al enfermero si su hijo tiene alguna alergia grave, entre ellas, alergia al látex o a la levadura. No se recomienda la vacuna contra el HPV para las mujeres embarazadas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), la American Academy of Family Physicians, la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) y la Sociedad de Medicina y Salud Adolescente (Society for Adolescent Health and Medicine) recomiendan la vacunación contra el HPV.

¿Cómo puedo obtener ayuda para pagar por estas vacunas?

El programa Vacunas para Niños (VFC, por sus siglas en inglés) provee vacunas a los niños de 18 años de edad y menores que no tienen seguro o están subasegurados, son elegibles para recibir Medicaid, son nativos americanos o nativos de Alaska. Usted puede obtener más información sobre el programa VFC ingresando en la página web de los CDC y escribiendo VFC en el cuadro de búsqueda.

¿Dónde puedo obtener más información?

Para obtener más información sobre las vacunas contra el HPV y las demás vacunas para los preadolescentes y los adolescentes, hable con el médico o el enfermero de su hijo. También hay más información disponible en el sitio web Vaccines for Preteens and Teens (Vacunas para preadolescentes y adolescentes) de los CDC.


Contenido proporcionado y mantenido por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. (CDC).

Compartir: