Vacuna antimeningocócica para preadolescentes y adolescentes

Compartir:

¿Por qué mi hijo necesita la vacuna MCV4?

La vacuna antimeningocócica conjugada (MCV4) protege contra 4 tipos de la enfermedad meningocócica, una infección que no es muy común, pero que puede ser muy peligrosa cuando ocurre. La meningitis meningocócica es una infección bacteriana que puede causar hinchazón del recubrimiento del cerebro y la médula espinal. Esto puede provocar daño cerebral, pérdida de audición y problemas de aprendizaje. La bacteria meningocócica también puede causar sepsis, que es una infección de la sangre. Esta infección puede ocasionar la pérdida de un brazo, de una pierna o de otras partes del cuerpo. Incluso si reciben tratamiento, alrededor de 1 de cada 10 personas que contraen la enfermedad meningocócica muere a consecuencia de ella.

La enfermedad meningocócica se puede propagar de una persona a otra. La bacteria que causa esta infección se puede propagar cuando las personas tienen contacto cercano o prolongado con la saliva de alguien, como por ejemplo a través de los besos o la tos, especialmente si viven en el mismo lugar. Los adolescentes y los adultos jóvenes tienen un mayor riesgo de contraer la enfermedad meningocócica.

La enfermedad meningocócica puede tornarse muy grave, muy rápidamente. La vacuna MCV4 es la mejor manera de proteger a los adolescentes contra la enfermedad meningocócica.

¿Cuándo se debe vacunar mi hijo?

Los adolescentes tienen mayor riesgo de contraer la enfermedad meningocócica. Los preadolescentes se deben aplicar la primera vacuna MCV4 cuando tienen 11 ó 12 años, antes de que sean adolescentes y el riesgo de contraerla sea mayor. Los adolescentes mayores necesitan una vacuna de refuerzo cuando tienen 16 años, de modo que queden protegidos cuando su riesgo de contraerla sea el más alto.

Los adolescentes que se han aplicado la vacuna MCV4 por primera vez cuando tenían 13, 14 ó 15 años de todos modos se tienen que aplicar la vacuna de refuerzo cuando tengan 16 años. Si sus hijos adolescentes mayores no se han aplicado ninguna vacuna MCV4, debe hablar con su médico para que se la apliquen lo antes posible. Esto es especialmente importante si se van a ir a vivir en una residencia universitaria o si entran al servicio militar.

¿Qué más debo saber sobre la vacuna?

Se han hecho varios estudios cuidadosos sobre la vacuna MCV4 y se ha probado que es segura y eficaz. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), la American Academy of Family Physicians, la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) y la Sociedad de Medicina y Salud Adolescente (Society for Adolescent Health and Medicine) la recomiendan.

Al igual que muchas vacunas, la vacuna MCV4 puede causar efectos secundarios leves, como enrojecimiento y dolor en el lugar que se aplicó la inyección (por lo general, en el brazo). A un número reducido de personas que se aplican la vacuna les da fiebre. Algunos preadolescentes y adolescentes se pueden desmayar después de que les aplican la vacuna MCV4 o cualquier otra vacuna. Sentarse o recostarse mientras le aplican la vacuna y alrededor de 15 minutos después de habérsela aplicado puede ayudar a evitar los desmayos. Los efectos secundarios graves de la vacuna MCV4 son poco frecuentes.

¿Cómo puedo obtener ayuda para pagar por estas vacunas?

El programa Vacunas para Niños (VFC, por sus siglas en inglés) provee vacunas a los niños de 18 años de edad y menores que no tienen seguro o están subasegurados, son elegibles para recibir Medicaid, son nativos americanos o nativos de Alaska. Usted puede obtener más información sobre el programa VFC ingresando en la página web de los CDC y escribiendo VFC en el cuadro de búsqueda.

¿Dónde puedo obtener más información?

Hable con el médico o el enfermero de su hijo para obtener más información sobre la vacuna MCV4 y las demás vacunas que podría necesitar su hijo. Usted también puede obtener más información sobre estas vacunas en el sitio web Vaccines for Preteens and Teens (Vacunas para preadolescentes y adolescentes) de los CDC.

 

Contenido proporcionado y mantenido por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. (CDC).

Compartir: