Chupones (chupos o chupetes): beneficios y riesgos

Compartir:

¿Por qué algunos bebés quieren usar un chupón?

Chupar es un instinto natural en los bebés. Algunos bebés se chupan el pulgar o los demás dedos mientras que a otros bebés les gusta chupar un chupón (chupo o chupete). En niños mayores los chupones pueden ser una forma de sentirse seguros o cómodos.

¿Cuáles son algunos de los beneficios de usar un chupón?

Las chupones pueden tranquilizar a los bebés. Si su bebé está fastidiado o quisquilloso un chupón puede ayudar a calmarlo. Es probable que también lo relaje y le ayude a quedarse dormido.

Los chupones también pueden ayudar a calmar a su bebé durante procedimientos médicos comunes tales como cuando lo vacunan o le hacen una prueba de sangre.

Chupar un chupón puede disminuir el riesgo de su bebé de tener síndrome de muerte súbita del lactante o SIDS, si el bebé usa el chupón durante la siesta o durante la noche.

¿Cuáles son algunos de los riesgos de usar un chupón?

Si a un bebé se le da un chupón demasiado pronto éste puede tener dificultad para aprender a lactar bien. Probablemente es mejor esperar hasta que el bebé haya aprendido a lactar bien y haya cumplido por lo menos un mes de edad para darle a usar el chupón.

Un bebé que necesita un chupón para quedarse dormido puede despertarse muchas veces de noche hasta que tenga edad suficiente para ponerse él mismo el chupón en la boca en caso de que se le caiga.

Los bebés que usan chupones tienen más probabilidad de que les den infecciones del oído medio. Además, el uso regular del chupón después de los dos (2) años de edad puede causarle problemas con los dientes a su hijo. Estos problemas son más probables si su niño usa el chupón después de haber cumplido cuatro (4) años de edad.

Los chupones tienen gérmenes y éstos pueden hacer que su bebé se enferme si no se lavan con frecuencia.

¿Qué debo saber antes de darle un chupón a mi bebé?

  • Los chupones parecen ser más útiles en niños menores de seis (6) meses de edad. Los riesgos del uso del chupón pueden aumentar después de que el niño cumple dos años.
  • Jamás fuerce al bebé a que use un chupón. Si se le cae mientras el bebé duerme y el bebé no lo nota, no se lo vuelva a poner dentro de la boca.
  • No ponga nada sobre el chupón (por ejemplo azúcar) para que el bebé se acostumbre a éste.
  • Los chupones se deben limpiar y reemplazar con frecuencia. Asegúrese de comprar chupones de una sola pieza que puedan lavarse en la máquina lavaplatos. Los chupones de dos piezas pueden ser un peligro para asfixiarse.
  • Elija un chupón que tenga una tapa más ancha que la boca de su niño y que tenga agujeros para el aire,
  • Jamás le ate un chupón alrededor del cuello a su bebé ni se lo fije a su cuna. Hacer esto pone al niño en peligro de estrangulamiento.
  • Cuando su niño esté quisquilloso o perturbado intente calmarlo con otros métodos antes de ofrecerle el chupón. Estos incluyen cambiarlo de posiciones, mecerlo suavemente o cantarle suavemente. Antes de ofrecerle el chupón verifique si el bebé no necesita cambio de pañal o si no tiene hambre.
  • Su médico puede ayudarle a decidir cuándo el niño debe dejar de usar el chupón. Piense en quitarle el chupón cuando el niño tiene entre seis meses y un año de edad. El uso de chupones no se recomienda para niños mayores de cuatro (4) años.

Fuente

Risks and Benefits of Pacifiers by Sumi Sexton, MD, and Ruby Natale, PhD, PsyD (American Family Physician abril 15, 2009, http://www.aafp.org/afp/20090415/681.html)

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 02/11
Creado: 09/09

Compartir: