Diagnóstico prenatal: amniocentesis y MVC

Compartir:

¿Qué es el diagnóstico prenatal?

El diagóstico prenatal es una estrategia para que su médico pueda saber si su feto tiene un problema tal como el Síndrome de Down. La amniocentesis y el muestreo de las vellosidades coriónicas, MVC son análisis que ayudan a detectar trastornos genéticos antes del nacimiento. Algunos padres tienen un mayor riesgo de dar a luz a un bebé con trastornos genéticos u otro problema y pueden querer hacerse uno de estos análisis. Saber acerca de los problemas antes de que el bebé nazca puede ayudar a los padres a tomar decisiones acerca de la salud del infante. Ciertos problemas pueden tratarse antes de que el bebé nazca, mientras que otros pueden necesitar tratamiento especial inmediatamente después del nacimiento. En algunos casos, los padres pueden decidir no continuar el embarazo.

¿Todas las mujeres embarazadas se hacen estos análisis?

No. La amniocentesis y el MVC pueden considerarse en situaciones en las cuales los padres tienen un mayor riesgo de tener un infante con un trastorno genético. Las análisis pueden ser útiles si usted va a tener 35 años o más en el momento en que el bebé nazca. Las mujeres mayores de 35 años tienen un mayor riesgo de tener un bebé con una anormalidad cromosómica tal como el Síndrome de Down. Estos análisis pueden también ser útiles si usted ha tenido anteriormente un niño con Síndrome de Down u otro trastorno tal como espina bífida. El análisis también puede ser útil si usted o su pareja se sabe que son portadores de un trastorno genético tal como la fibrosis quística.

¿Qué es la amniocentesis?

Durante la amniocentesis, se remueve del útero una muestra de líquido amniótico (el líquido que está alrededor del bebé) y se manda al laboratorio para evaluación. La amniocentesis se realiza insertando dentro del útero (la matriz) una aguja fina a través del estómago y extrayendo una pequeña cantidad de líquido. Su cuerpo producirá más líquido para reemplazar aquel que fue sacado. El bebé no va a ser lastimado durante el procedimiento. Algunas mujeres sienten cólicos leves durante o después del procedimiento. Su médico puede pedirle que descanse durante el día del examen, pero por lo general, usted puede reanudar sus actividades normales al día siguiente.

¿Cómo se realiza el MVC?

El MVC se realiza removiendo una pequeña muestra de placenta —que proporciona la nutrición al bebé— del útero. Se remueve ya sea por medio de un catéter (un tubo delgado) o de una aguja. Para este examen se usa anestesia local. La muestra de placenta puede obtenerse a través de la cérvix. Un catéter se inserta dentro de la vagina y a través de la cérvix y se extrae la muestra. La muestra también puede obtenerse insertando una aguja dentro del abdomen y extrayendo algo de placenta. La mayoría de las mujeres se sienten bien después del examen; a pesar de ello, algunas pueden tener sangrado (manchado) leve después. El MVC usualmente se hace entre las semanas 10 y 12 del embarazo.

¿Cuándo se realizan los análisis?

La amniocentesis usualmente se realiza durante la quinceava (15) semana del embarazo o después. El MVC usualmente se realiza entre las semanas 10 y 12 del embarazo.

¿Un análisis es mejor que el otro?

Existen algunas situaciones en las cuales la amniocentesis es más apropiada que el MVC. La amniocentesis se prefiere si usted anteriormente tuvo un bebé con un defecto del tubo neural, o si usted, o su pareja, tiene un defecto del tubo neural. El MVC no detecta anormalidades del tubo neural.

La amniocentesis puede ser mejor si los resultados de otros análisis —como la prueba de la alfafetoproteína— durante su embarazo han sido anormales. La prueba de exploración selectiva en sangre puede demostrar que su infante tiene un riesgo mayor de tener un defecto del tubo neural u otro trastorno tal como el Síndrome de Down. El MVC puede ser mejor si usted y su médico quieren saber los resultados durante su primer trimestre.

¿Existen riesgos relacionados con estos análisis?

La amniocentesis y el MVC conllevan un pequeño riesgo de aborto espontáneo. Los resultados de algunos estudios sugieren que en un pequeño número de casos el MVC puede ocasionar defectos en los dedos de las manos o de los pies del infante. Sin embargo, esto solo parece ocurrir si el examen se hace antes de la novena (9) semana de embarazo. Su médico hablará con usted acerca de los riesgos y beneficios, y también sobre si los beneficios de saber acerca de una anormalidad potencial son mayores que los riesgos.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 08/10
Creado: 09/00

Compartir: