Cambios en su cuerpo durante el embarazo: tercer trimestre

Compartir:

¿Qué cambios puedo esperar en el tercer trimestre?

¡El tercer trimestre es la recta final de su embarazo! A medida que su bebé crece usted se sentirá más incómoda con su cuerpo y más pesada. Las actividades diarias —como levantarse de la cama o de un asiento—requerirán más esfuerzo.

El cansancio que usted sintió al comienzo de su embarazo puede volverlo a sentir; tomar siestas es una buena idea. Usted también puede volver a sentirse más emocional a medida que se prepara para el trabajo de parto, para el parto y para la maternidad.

Pero disfrutará sentir el bebé más. El "instinto de nido" puede aparecer y usted puede sentir urgencia por limpiar la casa y hacer las preparaciones finales antes de traer al bebé a la casa. Tómelo con calma para no agotarse.

¿Se me hará difícil dormir?

A medida que usted aumenta de tamaño usted puede tener dificultad para encontrar una posición cómoda para dormir y le puede costar trabajo cambiar de posición. Dormir de medio lado será lo mejor. Dormir sobre el lado izquierdo ayuda a la circulación de la sangre.

Dormir boca arriba será incómodo puesto que el peso del bebé pondrá presión sobre las venas que están en la parte baja de la espalda, haciendo que el retorno de la sangre de la parte inferior del cuerpo hasta el corazón sea más lento. Usted debe evitar del todo dormir boca abajo (sobre su estómago). Simplemente, cuando vaya a acostarse, recuerde tratar de quedarse dormida sobre el lado izquierdo, y si se despierta, regrese a esa posición antes de tratar de volver a quedarse dormida. Ponerse una almohada entre las rodillas o detrás de la espalda puede hacer que usted se sienta más cómoda.

Otras cosas que pueden interferir con el sueño pueden incluir:

  • Calambres en las piernas que podrían estar relacionados con la presión que el útero ejerce sobre los nervios y vasos sanguíneos que se dirigen a sus piernas.
  • Síndrome de las piernas inquietas, en el cual usted siente la necesidad de mover sus piernas, con frecuencia por causa de una sensación desagradable en las mismas.
  • Acidez estomacal, una sensación de ardor en la parte inferior del pecho, la cual puede empeorar a medida que su útero empuja su estómago fuera de su posición usual. Pregúntele a su médico si puede tomar un antiácido para chupar si lo necesita.
  • Congestión nasal causada por el aumento del flujo sanguíneo hacia las membranas mucosas de la nariz y de la boca.
  • Los movimientos de su bebé
  • La necesidad de orinar, la cual aumentará a medida que el bebé crece y cambia de posición.
  • Sueños raros que algunas mujeres tienen en las últimas semanas de embarazo.

¿Voy a querer tener sexo?

Usted podría perder el deseo de tener sexo en parte por el tamaño y porque usted está preocupada por alistarse para el trabajo de parto, el parto y la maternidad. Pero usted todavía puede tener sexo a menos que su médico le haya dicho lo contrario.

¿Qué más puedo notar en el tercer trimestre?

Venas várices. Estas son venas azuladas, hinchadas y a veces dolorosas que están por debajo de la superficie de la piel. Con frecuencia se pueden ver en la parte posterior de las pantorrillas o en el interior de las piernas.

Hemorroides. Estos son venas várices en el recto. Pueden asomarse fuera del ano y causar comezón (picazón o picor), dolor y a veces sangrado. Pregúntele a su médico acerca de tomar un ablandador para la materia fecal (No un laxante) si ya no lo ha hecho.

Causas incluyen:

  • Presión que el útero en crecimiento ejerce sobre las venas grandes que están detrás de éste, lo cual hace que la circulación sanguínea sea más lenta.
  • Hormonas del embarazo que hacen que las paredes de las venas se relajen y posiblemente se hinchen.
  • Estreñimiento que hace que usted tenga que hacer mucha fuerza para poder evacuar excrementos de consistencia dura.
  • Aumento en la retención de líquidos

Hinchazón. La retención de líquidos y una circulación sanguínea más lenta son los causantes de que haya hinchazón en las piernas, tobillos, pies, manos y cara.

Si la hinchazón en sus manos y cara es demasiado pronunciada, especialmente si está acompañada de dolor de cabeza, visión borrosa, mareo y dolor en la panza, llame a su médico. Estos pueden ser signos de una afección peligrosa llamada hipertensión inducida por el embarazo que también se conoce con el nombre de eclampsia.

Hormigueo y adormecimiento. La hinchazón de su cuerpo puede presionar los nervios trayendo como resultado el hormigueo y adormecimiento de las piernas, brazos y manos. La piel de su panza puede sentirla adormecida también puesto que está tan estirada.

El hormigueo y adormecimiento en las manos usualmente ocurre por el síndrome del túnel del carpo, cuya causa es la presión ejercida sobre un nervio de la muñeca. Una manera fácil de aliviar algunos de estos síntomas es usar férulas para las muñecas de noche mientras usted duerme. Por fortuna, el problema usualmente desaparece después del embarazo.

Dolor de espalda, pelvis y caderas. Esto pudo haber comenzado en el segundo trimestre. Usted tendrá que esforzar más su espalda a medida que aumenta el tamaño de su panza. Las caderas y la pelvis pueden dolerle a medida que las hormonas del embarazo aflojan las articulaciones entre los huesos de la pelvis para prepararlos para cuando nazca el bebé. Dormir con una almohada detrás de la espalda puede ayudarle con el dolor.

Dolor abdominal. Los músculos y ligamentos (bandas de tejido fuerte a manera de cordones) que sostienen el útero continúan estirándose a medida que su bebé crece y pueden dolerle.

Dificultad para respirar. A medida que el útero aumenta de tamaño hacia arriba esto puede hacer que los pulmones tengan menos espacio para expandirse. Usted puede darse cuenta que respira fuertemente haciendo más ruido.

Le crecen más los senos. Sus pezones pueden dejar escapar calostro. Si usted va a lactar, este líquido será el primer alimento para su bebé.

Flujo vaginal. El flujo vaginal puede aumentar hacia el final del embarazo. Si usted tiene cualquier flujo o si ve sangre llame a su médico inmediatamente.

Menos movimiento fetal. A medida que su hijo continúa creciendo, el espacio para que él se mueva dentro del útero se va haciendo más pequeño, por lo tanto, usted comenzará a notar menos movimientos durante el día. Si usted no siente que el bebé se mueve 10 veces en una hora, o si está preocupada por la falta de movimiento del bebé, llame a su médico enseguida.

¿Cuáles son los signos (señas) de que el trabajo de parto va a comenzar pronto?

Su bebé probablemente cambiará de posición; el bebé moverá la cabeza hacia abajo dentro de su pelvis. La gente podría notar que la panza la lleva más bajita y le dirán que se le ha "bajado".

El cuello de la matriz (el extremo inferior del útero) comenzará a hacerse más delgado (los médicos lo llaman "borramiento del cuello uterino") y a abrirse (los médicos lo llaman "dilatarse"). Su médico evaluará esto en las dos últimas semanas de embarazo. El médico le puede decir que usted tiene un cierto porcentaje de borramiento del cuello uterino y que está dilatada cierto número de centímetros.

Puede tener contracciones de Braxton Hicks (llamadas "parto falso") con mayor frecuencia y más fuertes.

Puede tener dolor de espalda y cólicos constantes, diarrea y gases antes de que el trabajo de parto comience.

¿Cómo puedo saber si estoy en trabajo de parto?

Si sus contracciones parecen estar ocurriendo con un patrón regular, y si el tiempo entre contracciones comienza a acortarse más y más, probablemente usted ya está en trabajo de parto. Las contracciones verdaderas del trabajo de parto usualmente son más dolorosas que las contracciones de Braxton Hicks. Si sus contracciones son tan dolorosas que usted no puede hablar, llame a su médico.

"Romper fuente" es otro signo de que usted va a comenzar su trabajo de parto. Esto ocurre cuando se raja el saco que envuelve al bebé y contiene el líquido amniótico, dejando escapar algo de este líquido. Llame a su médico o váyase el hospital si usted cree que esto le ha ocurrido. Sin embargo, muchas mujeres no "rompen fuente" hasta que el trabajo de parto no ha comenzado.

Hable con su médico sobre los signos de que ha comenzado el trabajo de parto. El médico le dirá lo que usted puede esperar y cuándo llamar o ir al hospital.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 02/11
Creado: 10/09

Compartir: