Ejercicio durante el embarazo: lo que usted puede hacer para tener un embarazo saludable

Compartir:

¿Es seguro para mí hacer ejercicio durante el embarazo?

Verifique con su médico para asegurarse de que es seguro para usted hacer ejercicio durante su embarazo. A pesar de que se han hecho algunas preguntas acerca de los efectos del ejercicio en mujeres embarazadas, no existe prueba de que el ejercicio liviano tenga ningún efecto perjudicial para el embarazo. Los estudios no han mostrado ningún beneficio para el bebé, pero el ejercicio puede ayudarle a sentirse mejor y a mantener su peso. El ejercicio puede ayudar a aliviar o prevenir el malestar durante el embarazo. También le puede dar más energía y preparar su cuerpo para el trabajo de parto aumentando su nivel de energía y su fortaleza muscular. Si usted no tiene problemas médicos graves y su embarazo no es complicado, probablemente es seguro que usted haga algo de ejercicio.

¿Cómo debo comenzar un programa de ejercicio?

Es mejor chequear con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicio. Usted podría tener una condición médica que podría hacer que el ejercicio fuera perjudicial para usted o para su bebé. Si su médico lo aprueba, usted puede comenzar a hacer ejercicio al nivel que no le cause dolor, sensación de "falta de aire" o cansancio excesivo. Luego usted puede aumentar su nivel de actividad lentamente. Si se siente incómoda, le falta el aire o se siente muy cansada debe disminuir el nivel de su ejercicio. Si usted ya ha estado haciendo ejercicio es más fácil mantenerse haciéndolo durante el embarazo. Si usted no ha hecho ejercicio anteriormente necesita comenzar muy lentamente. Muchas mujeres se encuentran con el hecho de que tienen que disminuir el nivel de ejercicio durante el embarazo.

¿Cuáles son los tipos de ejercicio que son mejores cuando estoy embarazada?

Los ejercicios más cómodos son aquellos que no requieren que su cuerpo sostenga peso adicional. Nadar y montar en una bicicleta estática son buenas opciones. Caminar y hacer ejercicios aeróbicos de bajo impacto usualmente son bien tolerados. Usted y su médico necesitarán decidir qué es lo mejor para usted y para su bebé.

¿De qué tengo que tener cuidado?

Evite actividades que aumentan su riesgo de caídas o lesiones tales como deportes de contacto o vigorosos. Aún lesiones leves en el área del estómago pueden resultar graves cuando usted está embarazada. Después de los tres primeros meses de embarazo es mejor evitar hacer ejercicio mientras está acostada de espalda puesto que el peso del bebé puede interferir con la circulación sanguínea. También evite períodos largos en que está parada.

Cuando el clima está caliente haga ejercicio temprano en la mañana o tarde en la noche que le ayudan a prevenir calentarse demasiado. Si está haciendo ejercicio adentro asegúrese de que el cuarto esté suficientemente ventilado. Considere usar un abanico para ayudarle a mantenerse fresca. Tome líquidos en cantidad incluso si no siente sed.

Asegúrese de estar consumiendo una dieta bien balanceada. Normalmente, el embarazo aumenta sus requisitos alimenticios por 300 calorías al día aún sin hacer ejercicio.

¿Acerca de qué problemas debería hablarle a mi médico?

Escuche lo que su cuerpo le dicta. Hable con su médico si usted tiene cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Sangrado o secreción que le sale de la vagina
  • Dolor abdominal o vaginal súbito o fuerte
  • Contracciones que continúan durante 30 minutos después de haber parado de hacer ejercicio.
  • Dolor en el pecho
  • Sensación de "falta de aire"
  • Dolor de cabeza grave que no se le quita
  • Mareo y náuseas
  • Visión débil o borrosa

Fuente

Exercise During Pregnancy by Thomas W. Wang, M.D., and Barbara S. Apgar, M.D. (American Family Physician abril 15, 1998, http://www.aafp.org/afp/980415ap/wang.html)

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 08/10
Creado: 09/00

Compartir: