Nutrición y salud mental

Compartir:

¿Puede una dieta deficiente afectar mi salud mental?

Es probable que usted sepa que los alimentos que come afectan al cuerpo. Reducir el consumo de comida chatarra y elegir opciones más saludables ayudan a mantener el corazón saludable, los músculos fuertes y un peso adecuado. Su estado de ánimo también puede verse afectado por lo que come. Por ejemplo, ¿alguna vez se ha sentido deprimido después de comer mucha comida rápida? ¿Tiene una perspectiva más positiva después de comer una ensalada verde o verduras salteadas?

Los investigadores médicos están estudiando los efectos de las elecciones alimenticias sobre el estado de ánimo y la salud mental. Esto se llama a veces la conexión "alimentos-estado de ánimo". Hay muchas preguntas que aún no se han respondido. Por ejemplo, ¿las deficiencias de vitaminas hacen que las personas se sientan más deprimidas? ¿Los suplementos dietéticos solo mejoran el bienestar emocional de las personas que tienen deficiencias nutricionales? ¿Qué cantidad de un determinado suplemento mejorará la salud mental de una persona?

Las enfermedades mentales son graves. En algunos casos, incluso pueden poner la vida en peligro. Si está luchando contra problemas de salud mental, hable con su médico de familia. Este puede ayudarlo a encontrar el tipo adecuado de tratamiento.

¿Qué nutrientes pueden contribuir con la buena salud mental?

Los estudios sobre la conexión "alimentos-estado de ánimo" han sido limitados y han mostrado resultados variados. Debido a que todavía quedan tantas preguntas, no se recomiendan los cambios alimenticios como sustituto de un tratamiento profesional para los problemas de salud mental como la depresión.

Las limitadas evidencias sugieren que determinados nutrientes pueden contribuir con el bienestar emocional. Todos estos nutrientes son parte de una dieta equilibrada. Es probable que una nutrición apropiada lo haga sentir mejor física y emocionalmente.

Los ácidos grasos omega-3 se encuentran en los pescados y mariscos, como el salmón, el arenque, las sardinas y la caballa. También pueden encontrarse en las semillas de lino, el aceite de semillas de lino y las nueces.

El triptófano es un aminoácido (una parte constitutiva de las proteínas) que el cuerpo necesita para poder producir una sustancia química que se llama serotonina. Las personas que tienen depresión, por lo general, tienen un bajo nivel de serotonina. Los estudios han examinado el uso del triptófano para tratar la depresión, pero no hay suficiente evidencia científica para recomendar su uso.

El triptófano puede encontrarse en las carnes rojas, los productos lácteos, la soya y el pavo.

El magnesio es un nutriente que ayuda al cuerpo a producir energía. También ayuda a que los músculos, las arterias y el corazón funcionen en forma adecuada. Algunos investigadores están estudiando si los pacientes que toman magnesio adicional se recuperan con mayor rapidez de la depresión.

El magnesio puede encontrarse en alimentos como las verduras de hojas verdes, las nueces y los aguacates.

El ácido fólico y la vitamina B-12 son vitaminas B que desempeñan un papel importante en el metabolismo (el ritmo de los procesos del cuerpo) y en la producción de células sanguíneas. También están relacionados con unas sustancias químicas que se llaman dopamina y noradrenalina. En muchos casos, las personas que están deprimidas no tienen cantidad suficiente de estas sustancias químicas. Aumentar los niveles de ácido fólico y vitamina B-12 de una persona puede aumentar su respuesta a los medicamentos que tratan la depresión.

El ácido fólico se encuentra en alimentos como las verduras de hojas y las frutas. La vitamina B-12 se encuentra principalmente en el pescado, los mariscos, la carne y los productos lácteos.

 

Este contenido fue desarrollado con el apoyo general de Nature Made®.

Bibliografía

Vea una lista de los recursos que se usaron para desarrollar esta información.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Creado: 09/11

Compartir: