Cuidado al final de la vida: reanimación cardiopulmonar, RCP (CPR por sus iniciales en inglés)

Compartir:

¿Cuándo es importante la RCP?

La RCP puede hacerse cuando una persona deja de respirar y el corazón deja de latir; como cuando una persona tiene un ataque al corazón. Cuando es posible que la persona se mejore la RCP es importante.

Sin embargo, cuando un paciente tiene una enfermedad terminal en etapa avanzada (tal como cáncer) y se está muriendo, la RCP puede no ser la opción a elegir. Es importante para el paciente, miembros de familia y médico hablar acerca de este asunto antes de que surja la necesidad.

¿Qué sucede durante la RCP?

Durante la RCP se presiona el pecho con fuerza. Algunas veces se usa estimulación eléctrica en el pecho y medicamentos especiales. Esto usualmente se hace durante 15 a 30 minutos. También se puede colocar un tubo dentro del pulmón a través de la boca o nariz. Este tubo luego se conecta a una máquina para respirar (respirador).

¿Qué sucede si no se hace RCP?

La persona quedará inconsciente casi inmediatamente y morirá en un plazo de cinco a diez minutos.

¿Cuáles son los beneficios de la RCP?

Para un paciente con una enfermedad terminal en etapa avanzada y que se está muriendo, realmente no hay beneficio.

La RCP puede prolongar la vida en pacientes con un mejor estado de salud o que son más jóvenes. La RCP también puede prolongar la vida si se hace en un plazo de cinco a diez minutos después de que el corazón de la persona dejó de latir o de que la respiración se detuvo.

¿Cuáles son los riesgos de la RCP?

La presión en el pecho puede causar dolor en el pecho, fractura de las costillas o un pulmón colapsado. Los pacientes con tubos para respirar usualmente necesitan medicamentos para sentirse cómodos. La mayoría de pacientes que sobreviven, van a necesitar estar conectados a un respirador en la unidad de cuidado intensivo para poder respirar durante un tiempo.

Pocos pacientes —menos de un 10 % — en el hospital que han recibido RCP sobreviven y son capaces de funcionar de la manera que lo hacían antes. Muchos pacientes viven durante un tiempo corto después de la RCP pero de todas maneras mueren en el hospital. La RCP también puede prolongar el proceso de la muerte.

Los pacientes que tienen más de una enfermedad usualmente no sobreviven después de la RCP. Casi nadie con cáncer en etapa avanzada sobrevive a la RCP y vive lo suficiente para poder salir del hospital. De los pocos que lo hacen muchos se ponen más débiles o tienen daño cerebral. Algunos pacientes pueden necesitar vivir conectados a un respirador por el resto de sus vidas.

Fuente

Withholding and Withdrawing Life-Sustaining Treatment by RJ Ackermann, M.D. (American Family Physician octubre 01, 2000, http://www.aafp.org/afp/20001001/1555.html)

Alguna información de este panfleto proviene de Education for Physicians on End-of-Life Care Trainer's Guide, Module 11, withholding, withdrawing therapy. En: Emanuel LL, von Gunten CJ, Ferris FD. Education for physicians on end-of-life care/Institute for Ethics at the American Medical Association. Chicago, IL: EPEC Project, The Robert Wood Johnson Foundation, 1999.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 11/09
Creado: 01/05

Compartir: