Compartir:

¿Qué son los yesos y las férulas?

Los yesos y las férulas son envolturas duras que se usan para dar apoyo y proteger huesos, ligamentos, tendones y otros tejidos lesionados. Estos ayudan a que los huesos rotos sanen manteniendo los extremos que se han roto juntos y lo más derechos que sea posible. Los yesos y las férulas también pueden ayudar a aliviar el dolor y la hinchazón y protegen el área lesionada evitando que ésta se haga más daño.

¿Cuál es la diferencia entre un yeso y una férula?

Todos los yesos son hechos a la medida con fibra de vidrio o con vendas enyesadas. Un yeso envuelve toda la extensión de una lesión y solamente puede removerse en el consultorio de un médico.

Una férula es como la mitad de un yeso. La parte dura de la férula no envuelve toda la extensión del área lesionada como sí lo hace un yeso. En vez de ello, por lo general existen dos áreas duras conectadas por un vendaje elástico u otro material para mantener la férula en su lugar. A diferencia de los yesos, las férulas se pueden remover o ajustar con facilidad. Las férulas pueden hacerse a la medida a partir de fibra de vidrio o de vendas enyesadas, o pueden venir ya listas. Las férulas vienen en muchas formas y tamaños para distinto tipo de lesiones.

¿Cuánto tiempo se deja puesto un yeso o una férula?

Una férula usualmente se deja puesta durante varios días a unas pocas semanas. Si el lugar de su lesión está muy hinchado, es posible que usted necesite una férula hasta que le baje la hinchazón. Es posible que después de que le baje la hinchazón usted todavía requiera un yeso. Además, si su lesión está hinchada, tanto la férula como el yeso pueden requerir ajuste durante los primeros días. A medida que la hinchazón baja el yeso o la férula puede ponerse muy flojo. Si la hinchazón aumenta, la férula o el yeso puede quedar muy apretado.

Los yesos que se mantienen en buena condición pueden dejarse puestos por varias semanas. Su médico le dirá durante cuánto tiempo va a tener que dejarse el yeso puesto.

¿Qué pasa si el dolor empeora?

Algunas personas tienen dolor leve e hinchazón si no dejan descansar el área lesionada lo suficiente. Para evitar esto, este importante recordar lo siguiente:

  • Mantenga el área lesionada por encima del nivel de su corazón; por ejemplo, levántela colocándola encima de almohadas.
  • Mientras descansa mueva los dedos de las manos y de los pies.
  • Póngase hielo si es necesario. El hielo puede usarse durante 15 a 30 minutos sobre el yeso o la férula con tal de que no moje el yeso o la férula ni toque la piel durante mucho tiempo.
  • Hable con su médico antes de tomar calmantes para el dolor.

¿Cuándo debo llamar a mi médico?

Llame a su médico enseguida si tiene:

  • Más dolor
  • Entumecimiento, hormigueo o comezón (picor o picazón) sobre el área lesionada o cerca de ella.
  • Problemas de la circulación; si su piel, uñas, dedos de las manos o de los pies se le decoloran, empalidecen, se le ponen morados, grises o fríos al tacto, o si usted tiene dificultad para mover los dedos de las manos o de los pies.
  • Sangrado, pus, drenaje o malos olores que provienen del yeso
  • Un yeso o férula roto o dañado

Su médico puede tener que ajustarle, removerle o cambiarle el yeso o la férula.

¿Puedo tomar un baño en tina o en ducha si tengo un yeso o una férula?

Sí. Pero asegúrese de mantener el yeso o la férula seco, especialmente durante el baño en tina o en la ducha. Los yesos y las férulas que están hechos de envolturas de yeso se pueden romper si se mojan. Los yesos de fibra de vidrio son resistentes al agua, pero el revestimiento interno de estos absorberá el agua. Y si la humedad queda atrapada dentro del yeso o de la férula, ésta puede irritarle la pie o causarle una infección.

Cuando usted se baña en la tina o se ducha, envuélvase el yeso o la férula con dos capas de plástico, y asegúrese de ponerse un bolsa plástica muy bien amarrada sobre esto. Esto lo hará resistente al agua, pero no a prueba de agua, por lo tanto, no meta el yeso o la férula directamente dentro del agua.

¿Qué mas debo saber si tengo un yeso o una férula?

Cuide bien de su yeso o férula para facilitar el proceso de curación apropiada de su lesión. También recuerde:

  • Jamás se meta objetos dentro del yeso o férula. Estos podrían quedar atrapados, romperse o lesionarle la piel.
  • No deje que le entre tierra o arena dentro del yeso o férula.
  • No se aplique talco o desodorante dentro de un yeso. Si tiene demasiada comezón llame a su médico.
  • Jamás rompa pedazos de su yeso o férula ni trate de ajustárselos por cuenta propia. Si necesitan ajuste llame a su médico.
  • Revise el yeso y la piel expuesta todos los días. Si usted nota que el yeso o la férula están dañados o que tiene una lesión llame al médico.

¿Cómo se quita un yeso?

El médico usará una sierra especial con una cuchilla que vibra pero no da vueltas. Ésta corta a través de la capa externa pero no del revestimiento.

Jamás se quite un yeso por cuenta propia. Usar cualquier tipo de sierra casera o de materiales para cortar podría causar lesiones graves en su piel, vasos sanguíneos y miembro lesionado.

Otras Organizaciones

Fuente

Principles of Casting and Splinting by Anne S. Boyd, MD, Holly J. Benjamin, MD, and Chad Asplund, MAJ, MC, USA (American Family Physician enero 01, 2009, http://www.aafp.org/afp/20090101/16.html)

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 09/10
Creado: 09/10

Compartir: