Enfermedad respiratoria ocupacional: sus pulmones y el lugar de su trabajo

Compartir:

¿Quiénes tienen riesgo de tener enfermedad respiratoria ocupacional?

Si el aire que usted respira en su lugar de trabajo tiene una cantidad excesiva de polvo, humo, gases, vapores o rocíos usted puede tener riesgo de desarrollar una enfermedad pulmonar. Los trabajadores que fuman tienen un riesgo mucho más alto de tener enfermedad pulmonar si están expuestos a substancias en el lugar de trabajo que pueden causar enfermedad pulmonar. La mala ventilación, trabajar en espacios cerrados y el calor aumentan el riesgo de enfermedad. La contaminación del aire exterior también puede aumentar el riesgo de enfermedad pulmonar en personas que tienen trabajos que los exponen a substancias que pueden causar enfermedad pulmonar.

¿Qué substancias en el lugar de trabajo le pueden hacer daño a mis pulmones?

Muchas substancias que se encuentran en el lugar de trabajo pueden causar problemas con la respiración o enfermedad pulmonar. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Polvos derivados de cosas tales como madera, algodón, carbón, asbestos, sílice y talco. El polvo a partir de granos de cereal, café, pesticidas, derivados de medicamentos o enzimas, metales y fibra de vidrio también puede hacerle daño a sus pulmones.
  • Humos tales como los que provienen de metales que están siendo calentados y enfriados rápidamente. Este proceso produce partículas sólidas y finas que son transportadas por el aire. Ejemplos de trabajos que implican exposición a humos a partir de metales y otras substancias que se calientan y enfrían rápidamente incluyen soldador, fundidor, personas que trabajan en las calefacciones para casas, los que trabajan haciendo cerámicas, en fabricación de plástico y en operaciones con caucho (hule).
  • Humo a partir de la quema de materiales orgánicos. El humo puede contener una variedad de polvos, gases y vapores dependiendo de lo que se esté quemando. Los bomberos tienen un alto riesgo.
  • Gases tales como formaldehído, amonio, cloro, dióxido de azufre, ozono y óxidos nitrosos. Estos gases se pueden encontrar en trabajos donde ocurren reacciones químicas y en trabajos que operan bajo temperaturas elevadas tales como soldaduría de distintas clases, fundición, secar hornos y trabajar con calefacciones.
  • Vapores que son una forma de gas que despiden todos los líquidos. Los vapores, tales como lo que despiden los solventes, usualmente irritan la nariz y la garganta primero, antes de afectar los pulmones.
  • Rocío o aerosoles a partir de pinturas, lacas por ejemplo barnices, fijadores para el cabello, pesticidas, productos de limpieza, ácidos, aceites y solventes tales como trementina.

¿Qué tipo de problemas de respiración pueden ocurrir después de haber sido expuesto a tales substancias?

Algunas substancias pueden hacer que a usted se le irriten las vías respiratorias superiores o la nariz y la garganta, o solamente la garganta, y que le den síntomas como de gripe tales como nariz con mucosidad e irritación en la garganta.

Las infecciones virales y las alergias producen los mismos síntomas. Usted debe comenzar a sospechar de una enfermedad relacionada con el trabajo si su nariz y garganta con frecuencia están irritadas y los problemas de respiración al parecer ocurren cuando está en el trabajo. Respirar substancias en el trabajo también le puede dar bronquitis, síntomas como de gripe, asma y enfisema.

Una persona con bronquitis que tiene una tos persistente que produce moco o esputo y dura por lo menos de tres meses a un año. Fumar cigarrillo es la causa más común de bronquitis, pero las toxinas del trabajo también pueden jugar un papel.

Si usted nota que con frecuencia tiene lo que parece ser una gripe, su enfermedad puede ser por causa de algo a lo cual usted está expuesto en el trabajo. La siguiente lista tiene algunas enfermedades pulmonares relacionadas con el trabajo que le pueden hacer sentir como que usted tiene gripe:

  • Alveolitis alérgica (también conocida como "pulmón de granjero") puede ocurrir después de exposición excesiva a heno mohoso.
  • Fiebre por inhalación de humos de metal ocurre después de inhalar humos de metales tales como en soldaduría y otras operaciones con metales.
  • La fiebre por humos de polímeros puede ocurrir después de respirar los humos de polímeros tales como el teflón.

Un trabajador con una de estas condiciones desarrolla problemas de respiración, tos, fiebre, dolores musculares y malestar general (una sensación de cansancio y falta de energía) entre cuatro y seis horas después de haber sido expuesto a la substancia. Si tales síntomas ocurren una y otra vez cuando usted está en el trabajo, este patrón es una clave de que su enfermedad puede estar relacionada con su trabajo.

Si usted desarrolla asma por primera vez cuando es adulto, la enfermedad puede estar relacionada con algo a lo cual usted está expuesto en el trabajo. Los síntomas de asma incluyen sibilancias (resuellos), presión en el pecho, una tos seca y persistente o dificultad para respirar.

El enfisema usualmente ocurre en la gente de más edad que fuma. Sin embargo, las personas que han trabajado con polvo de carbón, asbestos o sílice durante 20 años o más pueden desarrollar enfisema. Pueden tener una tos, fatiga, presión en el pecho y dificultad para respirar.

¿Qué debo hacer si pienso que hay algo en el aire del trabajo que me está haciendo enfermar?

Vaya a ver a su médico si piensa que el aire en su trabajo le está enfermando. Su médico probablemente le hará algunas de las siguientes preguntas:

  • Cuándo comenzó a tener sus síntomas
  • Con qué frecuencia tiene síntomas
  • A qué hora del día los síntomas son peores
  • Si usted se siente mejor algunos días
  • Cómo cree usted que sus síntomas se relacionan con el trabajo

Probablemente encontrará utilidad en llevar un registro escrito de las cosas que le dice a su médico. Asegúrese de tener en cuenta su turno o las horas de trabajo y los días de semana que trabaja y que tiene libres. Trate de recordar trabajos previos, pasatiempos y hábitos de fumar; cualquier cosa que pudiera haberle afectado los pulmones. Si su médico le ha enviado una forma de historial de salud ocupacional, trate de completarla lo máximo que sea posible.

A su médico puede serle útil saber todos los ingredientes anotados en los contenedores de los materiales que usted usa en su lugar de trabajo. Haga una lista de estos ingredientes y escriba cualquier precaución o precauciones y medidas de primeros auxilios que estén impresas en el rótulo.

Pídale a su empleador las copias de las hojas de datos de seguridad de materiales (Material Safety Data Sheets, MSDS) de su lugar de trabajo. Estas hojas contienen información acerca de los productos que usted usa en su lugar de trabajo. Todos los empleadores están obligados por ley a completar estas formas y usted tiene derecho a verlas. Tráigalas consigo a su cita con el médico.

¿Cómo puedo prevenir que algo a lo cual estoy expuesto en mi lugar de trabajo me dañe los pulmones?

Si fuma, deje de hacerlo. Esto es lo más importante que puede hacer por su salud en general, independientemente de los riesgos que haya en su trabajo. Los fumadores tienen un riesgo mayor de desarrollar algunas enfermedades pulmonares relacionadas con el trabajo que las personas que no fuman.

Use un respirador. Un respirador es un dispositivo que usted se pone sobre su boca y nariz que limpia el aire antes de que éste entre en su cuerpo. A usted le deben adecuar y entrenar a usar un respirador apropiadamente. Con el tiempo, a usted le deben volver a adecuar el respirador y entrenar a usarlo. El respirador debe limpiarse cuidadosamente después de cada uso y debe chequearse para asegurarse de que funcione correctamente. Use un respirador como medida temporal hasta que usted no tenga que exponerse más a la substancia dañina.

Si usted está expuesto a substancias dañinas en su lugar de trabajo, hable con su supervisor sobre la necesidad de ventilación adecuada y nuevos procedimientos para eliminar su exposición. Un cambio de ingredientes, prácticas de trabajo o maquinaria pueden disminuir los peligros en el aire. Los sistemas de ventilación pueden remover los agentes contaminantes y las toxinas del aire para disminuir la exposición a estos y prevenir su acumulación. La ventilación con tubos de escape local puede usarse para remover el aire contaminado en el punto donde éste se genera por un proceso tóxico o una máquina. En algunos trabajos las personas pueden ser separadas de los peligros.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 04/08
Creado: 10/01

Compartir: