Mascotas y parásitos

Compartir:

¿Mis mascotas pueden hacerme enfermar?

Los animales domésticos tales como perros, gatos, pájaros y reptiles pueden ser portadores de enfermedades que hacen que la gente se enferme. Las buenas nuevas es que esto no ocurre con mucha frecuencia. La mayoría de las enfermedades transmitidas de la mascota a la persona se pueden evitar si usted sigue unas cuantas reglas con sentido común.

¿Qué puedo hacer para evitar las enfermedades que las mascotas le transmiten a las personas?

Lo más importante es tratar de no tocar productos de desecho animal (orina o materia fecal) o los objetos que se ensucian con estos productos de desecho. Por ejemplo, lávese las manos minuciosamente (incluso por debajo de las uñas) después de limpiar una alfombra ensuciada por el animal o de recoger los excrementos del mismo.

No permita que los niños pequeños jueguen en cajas de arena que no estén cubiertas y que pudieran estar siendo usadas por gatos del vecindario para defecar. Mantenga a los niños alejados de la tierra en parques que puedan ser usados por perros del vecindario.

Evite el contacto oral con su mascota; especialmente compartir comida o besar a la mascota en la boca.

Las mujeres embarazadas y la gente con un sistema inmunitario debilitado jamás deben limpiar las cajas donde los gatos defecan (hacen sus evacuaciones intestinales). Las personas que limpian cajas donde se eliminan excrementos se deben lavar las manos cuidadosamente enseguida terminan. La arcilla para gatos untada de excrementos puede transmitir una enfermedad llamada toxoplasmosis. La toxoplasmosis puede causar defectos de nacimiento graves en el feto si la madre se infecta durante el embarazo.

Los reptiles (por ejemplo los lagartos, serpientes y tortugas) son portadores de una bacteria (un germen) que puede enfermar a las personas. Si usted tiene una mascota o un reptil, siempre debe lavarse las manos después de tocar la mascota o cualquier cosa dentro de su jaula. Usted también debe asegurarse de lavar la jaula, el área alrededor de la jaula y cualquier cosa que use para limpiar la jaula. Los niños menores de cinco (5) años de edad y la gente con sistema inmunitario debilitado no deben tocar reptiles ni las cosas que estén en las jaulas de los mismos.

¿Qué puedo hacer para mantener mi mascota saludable?

Haga que su mascota reciba tratamiento para los gusanos y demás parásitos y también que reciba las vacunas exactamente como su veterinario le recomienda. Esto no solamente mantiene al animal sano sino también disminuye el riesgo que usted tiene de contraer parásitos y enfermedades de su mascota.

Por la misma razón, es importante controlar las pulgas y garrapatas en sus mascotas. Las pulgas y garrapatas pueden hacerle la vida miserable a usted y a su mascota, y lo que es peor aún, le pueden hacer enfermar.

No le dé carne cruda a su mascota. No deje que su gato o perro cace y coma animales salvajes. Es así como los gatos adquieren el parásito de la toxoplasmosis. Mantenga sus mascotas alejadas de animales salvajes o animales callejeros que pueden estar sin vacunar o enfermos.

¿Y con respecto a los niños y las mascotas?

Es buena idea mirar a los niños que están comenzando a caminar mientras juegan con las mascotas. Los niños pequeños tienen mayor probabilidad de contraer infecciones de las mascotas pues ellos gatean por el suelo con los animales, los besan, les ponen los dedos en la boca a los animales y luego se ponen sus propios dedos sucios dentro de la boca.

Los niños pequeños también tienen mayor probabilidad de ser mordidos o aruñados por las mascotas puesto que ellos tratan a las mascotas como juguetes. Enséñeles a sus niños como tratar a las mascotas de la familia y a evadir mascotas ajenas. Puede ser más seguro esperar hasta después de que el niño pase la etapa en que apenas comienza a caminar antes de conseguir una mascota.

Los niños menores de cinco (5) años también deben evitar el contacto con:

  • Animales que se pueden acariciar en zoológicos y granjas
  • Polluelos
  • Patitos
  • Anfibios; por ejemplo ranas, renacuajos y salamandras
  • Reptiles; por ejemplo tortugas, lagartos y serpientes

Si usted está planeando adquirir una mascota, podría considerar adoptar un gato o perro adulto en vez de uno pequeño. De este modo, podría evitar la etapa de entrenamiento para aprender a defecar y orinar a horas adecuadas y los problemas que esto conlleva. Las mascotas adultas que han sido bien cuidadas tienen menos probabilidad de trasmitir enfermedades o de enfermarse ellas mismas. Tenga cuidado de no hacerse cargo de animales enfermos o callejeros: éstos tienen mayor riesgo de enfermarlo a usted o a sus niños.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 02/10
Creado: 01/06

Compartir: