Resfriados y gripe | Infecciones respiratorias durante el embarazo

Compartir:

Obtenga más información sobre esta condición

H1N1

¿Qué es una infección respiratoria viral?

Una infección respiratoria viral es una enfermedad contagiosa que puede afectar el tracto respiratorio (la respiración) y provocar otros síntomas. La gripe y el resfriado común son ejemplos de infecciones respiratorias virales. Otros ejemplos de virus respiratorios son:

  • Varicela (viruela boba).
  • Quinta enfermedad.
  • Citomegalovirus.
  • Rubéola (que también se llama sarampión alemán).

¿Qué sucede si me veo expuesta a una infección respiratoria viral cuando estoy embarazada?

Las mujeres embarazadas pueden verse expuestas a personas con infecciones virales en el trabajo y en el hogar. La mayoría de las veces, la mujer no contrae la infección. Incluso si contrae la infección, la mayoría de los virus no dañarán al bebé. Sin embargo, algunos virus pueden provocar un aborto espontáneo o defectos de nacimiento en el bebé.

Si usted, mientras está embarazada, se ve expuesta a una persona que tiene varicela, la quinta enfermedad, citomegalovirus o rubéola debe informar a su médico de inmediato. Su médico querrá saber qué grado de contacto ha tenido con la persona que tiene la infección.

A continuación se enumeran algunas preguntas que podría hacerle su médico:

  • ¿Tocó o besó a la persona que tiene la infección?
  • ¿Por cuánto tiempo estuvo en contacto con la persona que tiene la infección?
  • ¿Cuándo se enfermó la persona que tiene la infección?
  • ¿Un médico diagnosticó la enfermedad de la persona que tiene la infección? ¿Se realizó alguna prueba?

¿Qué debo hacer si me veo expuesta a la varicela?

La varicela es provocada por un virus y es muy contagiosa. Puede ser grave durante el embarazo. A veces, la varicela puede provocar defectos de nacimiento. Si usted ha tenido varicela en el pasado, es poco probable que la contraiga de nuevo y su bebé estará bien. Si usted no ha tenido varicela o no está segura de esto, debe consultar a su médico de inmediato. Su médico le hará un análisis de sangre para ver si es inmune.

Muchas personas que no recuerdan haber tenido varicela son inmunes de todos modos. Si el análisis de sangre muestra que no es inmune, usted puede tomar medicamentos para hacer que la enfermedad sea menos grave y posiblemente ayudar a proteger a su bebé de la varicela.

¿Qué debo hacer si me veo expuesta a la quinta enfermedad?

La quinta enfermedad es un virus común en los niños. La mitad de los adultos es susceptible de tener la quinta enfermedad y puede contraerla de los niños.

Los niños que tienen la quinta enfermedad, por lo general, desarrollan un sarpullido en el cuerpo y tienen síntomas parecidos a los del resfriado. Podrían tener mejillas rojas que tienen el aspecto de haber sido abofeteadas o pellizcadas. Los adultos que tienen la quinta enfermedad, por lo general, no tienen el sarpullido tipo "mejilla abofeteada". Los adultos que contraen la quinta enfermedad, por lo general, tienen mucho dolor en las articulaciones.

Si usted tiene la quinta enfermedad en la primera etapa del embarazo, podría tener un aborto espontáneo. La quinta enfermedad también puede provocar defectos de nacimiento en su bebé (como anemia grave). Si usted se ve expuesta a la quinta enfermedad, llame a su médico. Es posible que su médico le realice un análisis de sangre para ver si es inmune. Es posible que usted también necesite realizarse una ecografía para ver si el bebé ha contraído la infección. 

¿Qué sucede si me veo expuesta al citomegalovirus?

Por lo general, el citomegalovirus no provoca ningún síntoma, por lo que probablemente usted no sepa que lo tiene. Es la infección más común que se puede transmitir de la madre al bebé. El citomegalovirus afecta a 1 de cada 100 mujeres embarazadas. Puede provocar defectos de nacimiento (como pérdida de audición, discapacidades del desarrollo o, incluso, la muerte del feto).

Es importante prevenir el citomegalovirus debido a que no existe una manera de tratarlo. Las mujeres que trabajan en guarderías y en un entorno de atención médica tienen el riesgo más alto de contraer la infección. Las mujeres embarazadas que tienen estos trabajos deben lavarse las manos después de manipular pañales y evitar frotar su cara con la de los bebés o besarlos. Si usted piensa que se ha visto expuesta a una persona que tiene el citomegalovirus, debe consultar a su médico de inmediato.

¿Qué sucede si me veo expuesta a la rubéola (sarampión alemán)?

A partir de 1969, casi todos los niños han recibido la vacuna contra la rubéola, por lo que, hoy en día, es una enfermedad poco frecuente. En la primera visita prenatal, todas las mujeres embarazadas deben realizarse una prueba para ver si son inmunes a la rubéola. Las mujeres que no son inmunes a la rubéola deben recibir la vacuna después de que nazca el bebé. Es incluso mejor realizarse la prueba antes de quedar embarazada, a fin de poder recibir la vacuna si la necesita.

Si usted se ve expuesta a la rubéola cuando está embarazada y no es inmune, pueden producirse defectos de nacimiento graves o la muerte del feto. Los síntomas de la rubéola en los adultos son, por lo general, dolor articular y, en ocasiones, una infección del oído. Hable con su médico si usted está experimentando estos síntomas.

¿Qué sucede si me veo expuesto a la gripe?

La gripe casi nunca provoca defectos de nacimiento. Puede ser más grave para la madre si tiene gripe mientras está embarazada. Usted podría enfermarse gravemente. Si usted estará embarazada durante la temporada de gripe (desde octubre hasta marzo), debe recibir la vacuna inyectable contra la gripe en otoño.

Nota sobre las vacunas

A veces, la cantidad de una vacuna determinada no alcanza para la cantidad de personas que la necesitan. Lea aquí sobre la escasez de vacunas.

¿Qué sucede con otras infecciones virales?

La mayoría de los demás virus respiratorios (como el sarampión común, las paperas, la roséola, la mononucleosis y la bronquiolitis) no parecen aumentar el riesgo normal de tener defectos de nacimiento. En los embarazos normales, el riesgo de tener defectos de nacimiento graves es solo del 2% al 3%. Para protegerse de todos los virus infecciosos, lávese las manos con frecuencia (en especial, después de utilizar el baño o antes de una comida).

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 02/14
Creado: 01/96

Obtenga más información sobre esta condición

H1N1

Compartir: