Hepatitis C | Descripción general

Compartir:

¿Qué es la hepatitis?

La hepatitis es una inflamación del hígado. La inflamación provoca dolor e hinchazón. La hepatitis puede ser provocada por muchos factores. La mayoría de las veces, la hepatitis es provocada por uno de los 5 virus de la hepatitis (A, B, C, D o E). Todos los tipos de hepatitis provocan inflamación del hígado, lo cual interfiere en su capacidad de funcionar. La falta de suministro de sangre al hígado, el veneno, los trastornos autoinmunes, el consumo excesivo de alcohol, una lesión en el hígado y tomar determinados medicamentos también pueden provocar hepatitis. Con menor frecuencia, las infecciones virales como la mononucleosis o el citomegalovirus pueden provocar hepatitis.

Hay 2 tipos principales de hepatitis: la hepatitis aguda (de poca duración) y la hepatitis crónica (que dura, al menos, 6 meses). Si usted tiene hepatitis aguda, el hígado podría inflamarse en forma muy repentina, y usted podría tener náuseas, vómitos, dolor abdominal, fiebre y dolores por todo el cuerpo. O también es posible que no tenga ningún síntoma. La mayoría de las personas se recuperan de la inflamación aguda en unos pocos días o en unas pocas semanas.

Sin embargo, a veces la inflamación no desaparece. Cuando la inflamación no desaparece en 6 meses, la persona tiene hepatitis crónica.

¿Cómo afecta la hepatitis al hígado?

El hígado descompone los productos de desecho presentes en la sangre. Cuando el hígado está inflamado, no realiza bien la tarea de eliminar los productos de desecho. Un producto de desecho presente en la sangre, que se llama bilirrubina, empieza a acumularse en la sangre y en los tejidos cuando el hígado no funciona en forma adecuada. La bilirrubina hace que la piel de una persona que tiene hepatitis adquiera un color naranja amarillento. Esto se llama ictericia. También es posible que la bilirrubina y otros productos de desecho provoquen comezón, náuseas, fiebre y dolores por todo el cuerpo.

¿Qué es la hepatitis C?

Hay 6 virus que causan hepatitis. A cada virus de la hepatitis se lo nombra con una letra del alfabeto: hepatitis A, hepatitis B, hepatitis C, hepatitis D y hepatitis E. La hepatitis C por lo general se propaga a través del contacto con productos de la sangre. Las personas que utilizan drogas por vía intravenosa (IV) pueden contraer hepatitis C cuando comparten agujas con alguien que tiene el virus. Los trabajadores de atención médica (como los enfermeros, los técnicos de laboratorio y los médicos) pueden contraer estas infecciones si se pinchan accidentalmente con una aguja que se utilizó en un paciente que tenía la infección. Usted también tiene un riesgo más alto si recibió una transfusión de sangre o un trasplante de órganos antes de 1992 (se hicieron mejoras en la tecnología utilizada en las pruebas de detección en sangre en 1992).

La mayoría de las personas no se sienten indispuestas cuando contraes la infección con hepatitis C por primera vez. En cambio, el virus permanece en el hígado y provoca inflamación crónica del hígado.

La mayoría de las personas que tienen la infección por hepatitis C no experimentan ningún síntoma durante años. Sin embargo, la hepatitis C es una enfermedad crónica (que significa que no desaparece). Si usted tiene hepatitis C, es necesario que un médico lo controle con atención porque puede provocar cirrosis (formación de cicatrices en el hígado) y cáncer de hígado.

Fuente

Hepatitis C: Part II. Prevention Counseling and Medical Evaluation by LA Moyer, R.N., EE Mast, M.D., M.P.H., and MJ Alter, Ph.D. (American Family Physician enero 15, 1999, http://www.aafp.org/afp/990115ap/349.html)

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 05/10
Creado: 09/00

Compartir: