Ataque cardíaco | Medicamentos

Compartir:

Obtenga más información sobre esta condición

Consejos para recuperarse y estar bien

Si usted ha tenido un ataque cardíaco, probablemente su médico le haya recetado medicamentos que usted deberá tomar durante mucho tiempo. Estos medicamentos ayudan a mejorar el flujo de sangre al corazón, prevenir la formación de coágulos de sangre y reducir los riesgos de tener problemas cardíacos adicionales en el futuro.

A continuación, se incluye una descripción general de los medicamentos que, por lo general, se recetan para tratar el ataque cardíaco e información sobre sus beneficios, sus riesgos y sus efectos secundarios. Si tiene alguna pregunta o inquietud sobre los medicamentos que está tomando, asegúrese de consultar a su médico para obtener más información.

Inhibidores de la ACE

Los inhibidores de la ACE son un grupo de fármacos que pueden ayudar si el corazón no está bombeando bien la sangre. Este tipo de medicamentos mejora el flujo de sangre ayudando a abrir (dilatar) las arterias y a reducir la presión arterial.

Si usted tiene ACS, su médico podría recomendarle que tomara un inhibidor de la ACE, solo o en combinación con otros medicamentos, como un diurético o un betabloqueante.

Efectos secundarios. Los inhibidores de la ACE, por lo general, no provocan efectos secundarios molestos. El efecto secundario más común es una tos seca. Los efectos secundarios menos frecuentes incluyen mareos, disminución del apetito, fatiga (sentirse sin energía), problemas en los riñones y el aumento del nivel de potasio en la sangre.

Riesgos. Debido a que los inhibidores de la ACE pueden provocar defectos de nacimiento, las mujeres embarazadas no deben tomar este tipo de medicamentos.

En raras ocasiones, los inhibidores de la ACE pueden provocar una reacción alérgica grave (que se llama reacción anafiláctica) que provoca hinchazón en determinadas áreas del cuerpo. Esta reacción es más común en las personas de raza negra y en las personas que fuman. Puede poner la vida en peligro. Usted debe recibir atención médica inmediata si después de tomar un inhibidor de la ACE se produce hinchazón.

Aspirina

Su médico podría recomendarle que tome una dosis baja de aspirina todos los días. La aspirina ayuda a impedir que se formen coágulos en la sangre. Los coágulos de sangre pueden obstruir las arterias que llevan sangre y oxígeno al corazón (que se llaman arterias coronarias). Las obstrucciones en las arterias coronarias aumentan el riesgo de tener un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

Efectos secundarios. Los efectos secundarios comunes de la aspirina incluyen náuseas y malestar estomacal. Algunas personas se sienten nerviosas o tienen dificultad para dormirse cuando toman aspirina. Llame a su médico si sus síntomas son graves.

Riesgos. La aspirina puede aumentar su riesgo de tener úlcera estomacal y sangrado gastrointestinal (sangrado en el estómago y el intestino). Los médicos, por lo general, recetan una dosis baja de aspirina (entre 81 mg por día y 162 mg por día) en el caso de las personas que tienen ACS. La dosis baja brinda los mismos beneficios que una dosis más alta, pero trae aparejado un menor riesgo de provocar sangrado interno.

Hable con su médico sobre los riesgos y los beneficios de la terapia con aspirina. Este le recetará la dosis de aspirina que sea adecuada para usted y le indicará exactamente cómo tomarla.

Betabloqueantes

Los betabloqueantes son un grupo de fármacos que reducen la frecuencia cardíaca y la presión arterial. También ayudan a mejorar el flujo de sangre al corazón, a reducir el dolor de pecho y a prevenir daños adicionales al corazón.

Si usted ha tenido un ataque cardíaco, es posible que su médico le recete un betabloqueante. Es posible que le recomiende que tome un betabloqueante, solo o en combinación con otros medicamentos, como un diurético o un inhibidor de la ACE.

Efectos secundarios. Los efectos secundarios de los betabloqueantes tienden a ser leves. Los efectos secundarios comunes incluyen manos frías, fatiga, mareos y debilidad. Los efectos secundarios menos comunes incluyen falta de aire, dificultad para dormir, depresión y disminución del impulso sexual.

Riesgos. Los betabloqueantes no se recomiendan en el caso de las personas que tienen asma. Este tipo de medicamentos puede desencadenar ataques de asma graves.

Los betabloqueantes pueden hacer que sea difícil reconocer los signos de un nivel bajo de azúcar en la sangre (como los latidos cardíacos rápidos) en las personas que tienen diabetes. Si usted tiene diabetes, es probable que su médico le indique que se controle a menudo el nivel de azúcar en la sangre.

La suspensión abrupta de los betabloqueantes aumenta el riesgo de tener problemas cardíacos. Si necesita dejar de tomar betabloqueantes, es importante hacerlo en forma gradual, de acuerdo con las instrucciones de su médico.

Fármacos antiplaquetarios

Los fármacos antiplaquetarios se recetan, a veces, junto con terapia de aspirina. Este tipo de medicamentos ayuda a prevenir los coágulos de sangre no permitiendo que determinadas células presentes en la sangre (que se llaman plaquetas) se aglutinen. Esto reduce el riesgo de que se produzcan obstrucciones en las arterias coronarias, las cuales pueden provocar un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular.

Efectos secundarios. Algunos efectos secundarios comunes de los fármacos antiplaquetarios incluyen náuseas, malestar estomacal, dolor de estómago, diarrea, comezón y sarpullido. Hable con su médico si experimenta efectos secundarios mientras toma este medicamento.

Riesgos. Debido a que los fármacos antiplaquetarios previenen la formación de coágulos de sangre, también pueden aumentar el riesgo de sangrado grave en algunas personas.

Diuréticos

Los diuréticos (que también se llaman píldoras para orinar) ayudan al cuerpo a eliminar el exceso de sodio (sal) y de líquido. Este tipo de medicamentos reduce la presión arterial disminuyendo la cantidad de líquido que fluye a través de los vasos sanguíneos.

Los diuréticos se recetan habitualmente para tratar la presión arterial alta. A veces, se usan en combinación con betabloqueantes e inhibidores de la ACE.

Efectos secundarios. Los efectos secundarios comunes de los diuréticos incluyen el aumento de la orina, el aumento de la sed, fatiga, calambres musculares y presión arterial baja. Los efectos secundarios menos comunes incluyen el aumento del nivel de azúcar en la sangre, el aumento del colesterol, periodos menstruales irregulares en las mujeres e impotencia en los hombres.

Riesgos. Las personas que toman diuréticos pueden tener una cantidad de potasio en la sangre que sea demasiado alta o demasiado baja, según el tipo de diurético que tomen.

Estatinas

Si usted ha tenido un ataque cardíaco, es posible que su médico le recete una estatina. Las estatinas son un grupo de fármacos que se usan para reducir los niveles de colesterol "malo" (que también se llama LDL o lipoproteína de baja densidad). Las estatinas también ayudan a aumentar los niveles de colesterol "bueno" (que también se llama HDL o lipoproteína de alta densidad).

La mayoría de las personas que toman estatinas deberán continuar tomando este tipo de medicamentos durante el resto de su vida.

Efectos secundarios. El dolor muscular es el efecto secundario más común de las estatinas. El dolor puede ser leve o intenso. Los efectos secundarios menos comunes incluyen náuseas, diarrea, gases y estreñimiento. Las personas que toman estatinas también pueden desarrollar sarpullido. Este efecto secundario es más común cuando se toma estatina en combinación con otro fármaco que se usa para reducir los niveles de colesterol (que se llama niacina).

Usted tiene un riesgo más alto de presentar efectos secundarios a causa de las estatinas si:

  • Es una mujer.
  • Tiene 65 años o más.
  • Tiene una enfermedad del hígado o de los riñones.
  • Tiene diabetes tipo 1 o tipo 2.
  • Toma varios tipos de medicamentos.

Algunas personas pueden sentirse desalentadas por los efectos secundarios provocados por las estatinas. Sin embargo, por lo general los efectos secundarios no ponen la vida en peligro. Su médico puede ayudarlo a descubrir maneras de manejarlos. Si a usted le preocupa los efectos secundarios, hable con su médico sobre los riesgos y los beneficios de tomar estatinas.

Riesgos. En algunas personas, las estatinas pueden provocar daño hepático. Es probable que su médico le recomiende que se realice una prueba de la función hepática en forma periódica.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 03/14
Creado: 01/11

Obtenga más información sobre esta condición

Consejos para recuperarse y estar bien

Compartir: