Enfermedad de células falciformes | Descripción general

Compartir:

¿Qué es la enfermedad de células falciformes?

La enfermedad de células falciformes, que también se llama anemia de células falciformes, es un problema hereditario (es decir, que se transmite de padres a hijos). Produce un tipo de hemoglobina defectuosa en los glóbulos rojos. La hemoglobina transporta oxígeno en la sangre. Por lo general, la enfermedad de células falciformes afecta a personas de raza negra y a latinos.

Los glóbulos rojos normales tienen forma de disco y son muy flexibles. En las personas que tienen enfermedad de células falciformes, algunos glóbulos rojos pueden endurecerse y cambiar de forma, de modo que parecen hoces o lunas crecientes. No se mueven bien a través de los vasos sanguíneos más pequeños. Esto puede detener o hacer más lento el flujo de sangre a ciertas partes del cuerpo, lo que hace que llegue menos oxígeno a estas áreas. Las células falciformes también mueren antes que las células sanguíneas normales, lo que puede provocar una falta de glóbulos rojos en el cuerpo. Para la mayoría de las personas, no existe una cura para la enfermedad de células falciformes.

La anemia de células falciformes puede provocar:

  • Manos y pies hinchados.
  • Ictericia (color amarillento en la piel y en la parte blanca de los ojos).
  • Anemia (la capacidad reducida de la sangre de transportar oxígeno a causa de una reducción en la cantidad de glóbulos rojos).
  • Dolor intenso.
  • Infección grave.
  • Daños en los órganos.

¿Qué les sucede a los glóbulos rojos en la enfermedad de células falciformes, y qué problema puede provocar esto?

Cuando los glóbulos rojos de las personas que tienen enfermedad de células falciformes no obtienen una cantidad suficiente de oxígeno, estas células cambian de forma. Se vuelven más largas y curvas. Algunas personas creen que se parecen al filo de una herramienta de corte que se llama "hoz". La imagen 1 muestra glóbulos rojos normales y la imagen 2 muestra células falciformes.

Las células falciformes pueden quedarse atascadas en los vasos sanguíneos e impedir que la sangre llegue a ciertas partes del cuerpo. Esto provoca dolor y puede producir daños en los órganos internos del cuerpo. Los vasos sanguíneos obstruidos en los brazos, las piernas, el pecho o el abdomen pueden provocar dolor intenso. Los niños que tienen la enfermedad de células falciformes podrían tener más infecciones debido a que tienen el bazo dañado a causa de las células falciformes. (Una de las principales funciones del bazo es proteger contra las infecciones). Cuando las células falciformes obstruyen el flujo de sangre a los órganos, y provocan dolor y otros problemas, esto se llama una "crisis de células falciformes" o una "crisis de dolor".

Los vasos sanguíneos obstruidos en el cerebro pueden provocar un accidente cerebrovascular. Esto puede provocar la muerte de las neuronas. Los accidentes cerebrovasculares afectan alrededor de 1 de cada 10 niños que tienen enfermedad de células falciformes.

Su médico puede realizar una prueba especial para ver si su hijo tiene riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Si su hijo tiene 2 años o más, usted debe preguntar a su médico si es necesario realizar la prueba. Si la prueba muestra un riesgo más alto de accidente cerebrovascular, su médico hablará con usted sobre el uso regular de transfusiones de sangre.

Si su hijo tiene debilidad en un brazo o en una pierna, habla de manera poco clara, se niega a caminar o tiene una conducta inusual, esto podría ser un signo de accidente cerebrovascular; llévelo al médico de inmediato.

Bibliografia

Vea una lista de los recursos que se usaron para desarrollar esta información.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 01/11
Creado: 09/90

Compartir: